Jules Basement, el secreto más oscuro y elegante de Polanco #CityGuide

// Por: Ceci Yegros

Mie 18 julio, 2018

Una noche decides seguir a tus amigos para pasar un buen rato de tragos y música, cuando notas que estás frente a una fonda típica mexicana. No es malo, pero sin dudas la situación puede resultar un poco confusa. Al llegar al lugar y frente a un enorme refrigerador, un hombre trajeado pregunta tu nombre y revisa una lista de invitados, y una vez que confirma que de hecho formas parte de ella, las puertas del refri se abren. 

Después de bajar unas escaleras, el sótano se convierte en el lugar que esperabas ver desde el inicio de la noche… y mucho más. De eso se trata Jules Basement, considerado por muchos como el speakeasy bar por excelencia. 

El térmico speakeasy, recordemos, empezó a utilizarse en la década del treinta para referirse a los venues que distribuían alcohol en la época de la prohibición en los Estados Unidos. Los bares se mantenían en secreto y sumaban clientes con el famoso “de boca en boca”. Hoy, es un concepto que se revive netamente por la experiencia y el hecho de formar parte de una “intriga”, o simplemente ingresar a un selecto grupo de clientes. Y créanme, vale mucho la pena. 

“Anyone can yak it up, but only Jules Basement knows how to speakeasy”

El interior del sótano de Jules es oscuro y vivaz al mismo tiempo. Con una iluminación tenue y unas enormes calaveras blancas que casi evocan al Korova Milk Bar que creó Kubrick hace ya más de cuarenta años, nos sumergimos en un ambiente surreal y al mismo tiempo elegante. El blanco reluciente de los cráneos se contrasta con el negro del moderno mobiliario. 

Este ambiente casi distópico se refuerza con la mejor música: Desde tremendos instrumentistas de jazz, hasta los más exquisitos DJs. 

La estrella del lugar es su mixología. Cada trago es elaborado de manera cuidadosa dependiendo siempre del gusto de los clientes, lo cual refuerza la ya gran experiencia dentro del local. Algunos de sus más reconocidos cócteles son el Oscar Wilde, con whiskey Jameson, néctar de manzana y puré de maracuyá; el Flor de Sangre, con tequila Gran Centenario plata, jamaica, miel de agave, jugo fresco de limón y espuma de jícama con chile; o el Mamie Z, que lleva mezcal joven, extracto de ginseng y jalea real, jarabe ahumado de agave, jengibre, jugo de limón, angostura bitters y soda. 

Además, Jules Basement presenta los Cocktail Sessions, noches temáticas donde los mejores tragos son adaptados y creados para un grupo selecto de clientes.

Lugares hay muchos, pero un verdadero concepto es difícil de encontrar en la ciudad, y Jules cumple con todos las expectativas. Elegancia, misterio y exclusividad.

  • Dirección: Julio Verne, 93. Polanco.
    Reservaciones: 5280-1278 
    Web: www.julesbasement.com
    E-Mail:
    jules@julesbasement.com 
    Horario: Martes a Sábados – 20:00 a 02:00.

.