WARP Magazine no. 78: Especial de David Bowie #BowieByWARP | WARP.la

WARP Magazine no. 78: Especial de David Bowie #BowieByWARP


1947 -2016


THE GIFT OF SOUND AND VISION: Número especial dedicado en su totalidad al Hombre Que Cayó A La Tierra.

ENTRAR

WARP Magazine no. 78: Especial de David Bowie #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

Todos recordaremos el 10 de enero de 2016 como la fecha en la que dejamos de compartir el espacio temporal con David Bowie, un genio sonoro que supo arroparse de diferentes disciplinas artísticas, para así, entregar piezas que fueron más allá de la música a través de una carrera brillante y llena de matices, fascinante hasta el último momento.

Hoy celebramos a David Bowie con un especial para todos aquellos que han disfrutado de su trabajo a través de los años y para quienes están dispuestos a empezar este viaje fantástico. Dedicado en su totalidad a su arte, su legado y herencia musical. A su vida, a la manera en la que, a lo largo de 69 años se atrevió hacer lo que creyó más honesto para consigo mismo, y sobre todo, lo que significó un reto y lo desafió, reinventándose en el proceso en una veintena de ocasiones (o más).

Gracias, por enseñarnos que todos podemos ser héroes, aunque sea por un día.

Gracias por todo, David. ★

WRP78 bowie

En nuestro número especial encontrarás una línea del tiempo que recorre sus 69 años de vida (¡uno por uno!), sus colaboraciones destacadas, sus personajes, su experiencia en el teatro, su influencia sobre la moda, la relevancia de su carrera como actor, parte de su experiencia de la ocasión en la que visitó México, su visión y aporte a la tecnología, una interpretación de su álbum final, reseñas de sus álbumes, así como una fina selección de fotografías del artista. Esta una guía muy completa sobre este increíble músico, y finalmente tenemos el honor de compartirla con ustedes. #BowieByWARP

WARP Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision disponible físicamente a partir del 15 de febrero en los siguientes establecimientos:

Sanborn’s

Walmart Supercenter

Superama

Mega Comercial Mexicana

Fresko Market

City Market

Liverpool

Palacio de Hierro

También puedes encontrar la edición digital sin costo y con special features a través de nuestra aplicación para iOS.

Mi Encuentro Con David Bowie #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

MI ENCUENTRO CON DAVID BOWIE

@Julia Palacios

Ahora sabemos que Bowie se estaba despidiendo. Su último disco, “Blackstar”, sonaba un tanto extraño. Era Bowie, pero era diferente. Me preguntaban mi opinión. “Bowie siempre cambia –respondía–, siempre explora, y ‘Blackstar’ es su nueva reinvención”. Sin imaginar el desenlace, sabía con certeza que así era, que así tenía que ser, sobre todo porque acababa de tener un encuentro directo con él a través de la exposición “David Bowie Is”, que pude ver en París en marzo de 2015, apenas unos meses atrás.

Como regalo previo a su muerte, la exposición contenía todo, todo y más de David Bowie. Todo lo que es, todo lo que era. Una inmersión exhaustiva a la persona y al personaje, o más bien a los inagotables personajes a los que dio vida. La música, la moda, el arte, el teatro, el cine, su vida, su infancia, su proceso creativo y docenas de etcéteras sorprendentes y un tanto abrumadores. Todo esto con música y sonidos ambientales que acompañaban a los visitantes a través de audífonos personales, en una curaduría sonora excepcional.

La exposición “David Bowie Is” me tocó profundamente. Un homenaje a un genio, a una de las figuras más complejas y talentosas en la historia de la música y la cultura popular del último siglo. Ahí, me reencontré con Bowie. Por una parte, en un proceso de aprendizaje y resignificación al descubrirlo, redescubrirlo y reafirmarlo, por otra, la nostalgia de haberlo conocido, el momento breve que me había tocado y dejado huella.

davisis2

David Bowie Is.

En la exposición lo podía imaginar, sentir, a través del recorrido se hacía tan presente. Me conmovió una escena de David Bowie virtual cantando en un programa de televisión inglesa de los años 70. ¡Ahí estaba prácticamente! O escucharlo narrando su vida íntima, la locura de su familia disfuncional y de cómo la música había sido el refugio que lo salvó. Había objetos, cientos de objetos. Escritos de su puño y letra con los cuales se le podía adivinar durante el proceso creativo. Y la ropa, atuendos de personajes, trajes memorables de conciertos, de películas, obras de teatro y portadas de discos, David para imaginarlo ahí, con su cuerpo esbelto que todo lo exploró. Y ahí estaba también una servilleta con lápiz labial que se limpió de algún maquillaje, como objeto fetichizado que había tocado su boca y un guiño simbólico a su fascinación por disfrazarse.

“David Bowie Is” llegó para permitirme abrazar a David Bowie, o más bien para que él me abrazara a mí, un nuevo encuentro para recordarme la creatividad sin límites, de atreverse a abrir puertas, o simplemente de atreverse, de las posibilidades de reinventarse cada día, de concluir, sólo para comenzar nuevamente. Y es que 18 años antes había tenido la fortuna de entrevistarlo. Quizás, de los momentos más importantes de mi vida en los medios de comunicación, o más bien, de mi vida.

david bowie earthling tour

Earthling Tour 1997. Foto: George De Sota

Por fortuna no era fan. Siempre he sostenido que no hay que conocer a los ídolos para evitar alguna decepción de la cual pueda ser difícil reponerse. A David Bowie lo admiraba profundamente y me parecía una de las personas más propositivas, innovadoras, talentosas, geniales y sobre todo inteligentes en la escena del rock, aunque en ese momento, en el fondo, tenía la remembranza de un “crush” de adolescente con su dentadura un tanto irregular.

Una semana antes de su presentación en el Autódromo Hermanos Rodríguez (hoy Foro Sol) me avisaron que tenía que entrevistarlo para la televisión. Bowie llegaba por fin a México durante la gira del álbum Earthling, en octubre de 1997. Iba a darme una entrevista privada de diez minutos, privilegio envidiable para todo periodista y para mí como historiadora del rock, aún más.

No había escuchado Earthling y decidí no preguntar nada del álbum, ni de la gira, ni de México, ni del concierto. Eso lo iba a decir de mil maneras en la rueda de prensa. Quería aprovechar mis minutos sola con él y sólo me preocupaba sonar inteligente. Me puse a estudiar. Internet era un tanto incipiente y la información accesible estaba en libros, periódicos, revistas y en la memoria. Me emocionaba/preocupaba ver sus ojos. Aunque muy nerviosa, sabía que no me iba a imponer mi ídolo, pero sí me imponía estar frente a David Bowie y hablar con él.

Llegó el día. Entré al cuarto acondicionado para la entrevista. Incienso, flores, el sillón para Bowie y el mío. Las cámaras estaban ya listas y una persona del staff probaba las luces del lugar donde él estaría sentado y daba instrucciones. Me harían una señal cuando faltaran tres minutos para concluir. Apareció. Traía lentes oscuros, así que el problema de distraerme con sus ojos estaba solucionado. Su dentadura había sido modificada. Problema resuelto también. Traía zapatos-tenis, playera y unos pantalones cortos que dejaban ver los tatuajes en sus pantorrillas: poemas escritos en somalí para homenajear a su esposa, la supermodelo Iman. No me pareció muy alto –siempre lo había imaginado más alto, quizás por su figura esbelta–. Sonriente, tranquilo. Nos presentaron y comenzó la entrevista.

“David, tú que has sido de todo, desde personaje del espacio, extraterrestre, hasta vampiro, ¿a qué le tienes miedo?” Guardó silencio un instante y soltó una carcajada: “I am afraid I am not afraid of anything” (Me temo que no le temo a nada), respondió mientras volteaba a ver a los miembros de su staff, con complicidad.

Watson_David-Bowie

Little Wonder. Foto: Albert Watson

“Acabas de participar en la película Basquiat, en el papel de Andy Warhol quien, como tú, era un coleccionista compulsivo. Platícame de tus colecciones, la de libros, la de arte, ¿cuántos libros tienes?”. Silencio nuevamente, suspiro largo. “¡Ah mis libros! Tengo alrededor de diez mil y pienso que ya no me alcanzará la vida para poder leerlos todos (…) Siempre me ha fascinado el arte y me he dedicado en años recientes a coleccionar el trabajo de artistas ingleses contemporáneos, para promoverlos y apoyarlos. Pienso que es importante y es mi manera de contribuir a la divulgación del arte de forma concreta”.[1]

“Si pudieses crear hoy un personaje con el impacto que tuvo Ziggy Stardust, ¿qué se te ocurre crear?” Con una leve sonrisa nostálgica, me respondió: “El mundo ha cambiado desde entonces y las posibilidades actuales son inmensas, eso lo veo muy de cerca través de mi hijo, con quien comparto mucho de lo que sucede”.[2]

Las señales para concluir se dieron y agradecí. Mientras nos quitaban los micrófonos, le dije: “Fíjate que además de trabajar en televisión, también soy académica en la universidad y soy astróloga. Saqué tu carta astral, pero por ninguna parte encontré tu hora de nacimiento, ¿me la puedes dar?” Sonrió y me dijo inmediatamente: “Mi hora de nacimiento es secreta, como mi mantra personal, pero recientemente he estado muy concentrado en la numerología, ¿qué tanto sabes de ello?

De ahí se derivó otra conversación, totalmente espontánea, informal. Sus asistentes lo llamaban para irse a la siguiente entrevista. Ahí me encontré verdaderamente con Bowie. Sus palabras breves, puntuales y significativas que me tocaron el corazón.

———————————————————————————————–

[1] En 1995 acababa de presentar su primera exposición individual en Londres, poco después abrió su propia editora de libros de arte y una galería virtual.

[2] El cineasta Duncan Jones en ese momento tenía 26 años y ya incursionaba como camarógrafo en televisión y cine.

———————————————————————————————–

Este texto lo puedes encontrar en nuestra versión impresa de la revista WARP Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision, un especial dedicado a David Bowie en su totalidad. Para conocer los puntos de venta, haz clic aquí.

También disponible con contenido exclusivo y sin costo a través de nuestra aplicación para iOS.

wm 78 david bowie

 

Ilustraciones en honor a David Bowie por artistas mexicanos #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

Como ya les hemos mencionado, los tributos a David Bowie no cesan en ningún ámbito. Así como hay tributos de parte de músicos, también están los artistas visuales que han homenajeado al camaleón musical por medio de sus creaciones.
A continuación dejamos una galería conformada por diez obras de artistas mexicanos a quienes también les pesó la partida de David Bowie.

Debajo de las obras se encuentra el nombre de la autor. Al final de la galería, algunos de estos artistas nos dijeron qué fue lo que los inspiró para realizar su obra. También se encuentran disponibles en la versión digital de Warp Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision a través de nuestra aplicación iOS.

Amy Clara: Él siempre hablo de otros mundos y mi canción favorita es ‘Starman’, siempre lo imaginé llegando en su nave…

Ana Carla Carbajal: La razón por la que lo hice fue principalmente porque David Bowie es uno de los artistas que han logrado un impacto muy fuerte en mi vida. A través de su música y sus múltiples facetas despertó en mi la fascinación con la androginia y las distintas maneras en las cuales puedes verte frente al espejo. Puedes ser la misma persona, pero también puedes jugar con todos esos ángeles o demonios que duermen en nuestro interior.

Nayely Bernache: Hice la ilustración porque considero que Bowie fue una persona que sin duda se adelantó a su época y logró inspirar a muchos otros artistas tanto musicalmente hablando como en otras formas de expresión artística, ya sea visuales o teatrales, e inclusive en la moda.

Jorge García-Yebra: La primera vez que me gustó algo de su música fue cuando salió el video de ‘Little Wonder’, mi impresión fue que ¿cómo un hombre de un aspecto tan maduro podía tener un sonido tan fresco? Además me pareció maravilloso que ese video fuera dirigido por Floria Sigismondi que es alguien que he admirado desde la adolescencia. Un par de años después lo vi tocando con Placebo ‘Without You, I’m Nothing’ y me dejó boquiabierto, en ese momento parecía tener una especia de aura que lo hacía inmortal para mi.

Steph Quijano: Elegí este atuendo por que no fue el mas cotidiano y le da una imagen misteriosa.

Dissonance. El arte sonoro de David Bowie en vivo #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

Por: Andrea Paz

El hombre, David Robert Jones, se vistió y desvistió de todos los personajes que dieron vida a su leyenda, pero fueron sus shows en vivo los que nutrieron monstruosamente a una industria que no sólo vivía de la música, sino también del espectáculo. Él fue la mente detrás de toda tendencia, de fondo y forma, de arte e inteligencia, de innovación y ficción.

Así que hoy, cada que presenciemos un grandilocuente concierto, recordemos que de una u otra forma, lo notemos o no, hay algo sobre el escenario que está inspirado en David Bowie, pues mucha de la música, el arte y la cultura contemporánea tienen un antes y un después de él, prueba de ello son sus más importantes giras a lo largo de su carrera.

Ziggy Stardust Tour
1972

Sin duda su más recordado alter ego: Ziggy Stardust. El extraterrestre que cayó a
la Tierra no sólo dio voz a las minorías que probaban una transformación sexual, también despertó valentía en los jóvenes que probaban, por primera vez, la excitación de tener un ídolo. Esta fue la primera gran gira de Bowie al lado de su banda The Spiders From Mars, con la que no sólo recorrió todo Reino Unido tocando éxitos como ‘Hang Onto Yourself’, ‘The Supermen’, ‘Queen Bitch’ y temas provenientes de “Aladdin Sane” (1973), sino que llegó hasta los Estado Unidos y Japón.

Un 3 de julio de 1973 –como el nombre del disco lo anunciaba– el mítico personaje murió. Esa noche, en el teatro Hammersmith Odeon, de Londres, Bowie se limitó a decir: “Esta ha sido la mejor gira de nuestras vidas. Y de todos los conciertos de esta gira, este será el que más recordemos. No sólo porque es el cierre, sino porque es el último que hacemos juntos”.

bowie mick rock

Serious Moonlight Tour
1983

Esta gira sobrevivió de mayo a diciembre de 1983 pero, una vez más, Bowie recorrió el mundo incluyendo a países como Australia, Nueva Zelanda y Hong Kong. Ya recuperado de los estragos que le causó su “dieta blanca” y de regreso de su vida en Berlín, el intérprete se enfundó en elegantes trajes para interpretar todos los éxitos que sus fans esperaban escuchar, desde su álbum homónimo hasta el reciente “Let’s Dance”. Ya como superestrella, llenó estadios enteros en los que el soul, rock, glam, funk y new wave retumbaron en miles de almas. El tour es recordado, además, porque por primera vez interpretó en vivo covers a ‘Imagine’ y ‘Across the Universe’. De este tour nació la cinta “Serious Moonlight”, que básicamente es el concierto que ofreció en Vancouver y también, muchos años después, tendríamos un DVD que incluyó el documental “Ricochet”.

David-Bowie-1983-Serious-Moonlight-Tour

Glass Spider Tour
1987

Aunque decir que David Bowie siempre fue un adelantado a su tiempo resulta ya en un lugar común, al recordar espectáculos como el Glass Spider Tour es inevitable no llegar a esa conclusión, siendo el show en vivo más grande de su carrera. Promocionando la placa “Never Let Me Down”, las 86 presentaciones
que dio alrededor del mundo no fueron sólo conciertos, fueron toda una obra de arte, llena de extravagancia y dramatismo.

De estos shows también existe un DVD a través del cual podemos ser testigos de cómo, al apagarse las luces, una araña gigante se posaba sobre el escenario y uno de los guitarristas, con lentes que simulan ojos de araña, iniciaba con los primeros acordes de ‘Glass Spider’, mientras Bowie, siempre con ropas futuristas, bajaba por los aires para entonces seguir con ‘Day In, Day Out’. Quizás el disco no sea uno de los básicos en la discografía del Camaleón, pero sí es el material que puso a prueba su ingenio e innovación, y marcó la forma en que se montarían los espectáculos masivos a partir de entonces.

davidbowie-w500

Sound+Vision Tour
1990

En esta ocasión, Bowie salió de gira por los cinco continentes sin tener un disco nuevo por presentar, así que Sound+Vision Tour es catalogado como el “tour de los éxitos”, pues hacía un recorrido por sus mejores canciones. Además, con esta serie de conciertos se retiraría por un tiempo de los escenarios, por lo que cada fecha superó las ventas de Serious Moonlight Tour y Glass Spider Tour.

Sound+Vision retomó la simplicidad y la belleza de sus composiciones, ya que no hizo despliegue alguno de imponentes escenografías, vestuario o bailarines, pues le bastaron arreglos orquestales para versiones alternas de algunas canciones y una sencilla banda.

Dissonance
1995
“No voy a tocar lo que todos quieren que toque. Acabo de terminar un álbum nuevo muy extraño. Y vamos a tocar algunas cosas selectas al estilo de la trilogía de Berlín, y algo del nuevo álbum. Eso no es lo que la gente quiere ver, pero es lo que necesito hacer. Y ustedes nos van a opacar cada noche.” Con esas palabras Bowie definió está gira al lado de Nine Inch Nails. Reznor y compañía, promovían “The Downward Spiral” y vivían su mejor momento en cuanto a popularidad.

La solución del Camaleón fue sencilla, NIN tocaría su set, después David y sus músicos se integrarían en el escenario formando una gran banda e interpretando temas de ambos, la participación de Reznor terminaría cada noche junto a su mentor interpretando ‘Hurt’ y entonces sí, el escenario le pertenecería completamente a Bowie. Este experimento fue apreciado durante 26 noche a lo largo de Estados Unidos y Canadá.

bowie reznor

Earthling Tour
1997
El disco que le dio sentido a esta gira lleva el mismo nombre y a Bowie de
espaldas en la portada, vistiendo una chaqueta con la bandera de Reino Unido, diseñada por Alexander McQueen. Una vez más, el genio hizo con su experimentación musical que la escena de ese momento se adaptara a él, marcando el sonido de los 90-2000 y de las –hoy enormes– bandas que entonces nacieron. El material apareció en febrero y Bowie, junto a su banda, comenzó a ensayar para la gira en abril de 1997.

Los shows, en comparación con los anteriores, fueron más bien de bajo perfil, pero en esencia llenos de instrumentos electrónicos, luces led, techno excéntrico y sonidos maquinales que fueron los primeros en crear atmósferas oscuras, caóticas y decadentes, en donde cada uno de los asistentes vivió una extraña sensación vibrante, pues les abrió la puerta hacia la música contemporánea sin siquiera saberlo.

1996 VH1 Fashion Awards

A Reality Tour
2003

Con 112 presentaciones, David Bowie se despidió de los escenarios acompañado del álbum del mismo nombre. Ya sin personajes, maquillaje y zapatos altos, lo más emotivo estuvo presente en el setlist que recorría 30 años de nostalgia en su composición. De todas las giras en las que se aventuró, esta fue la más extensa después de Outside Tour. Lamentablemente, algunas fechas tuvieron que ser canceladas debido a que durante su concierto del 25 de junio de 2004, en Alemania, Bowie sufrió de dolor en el pecho para después ser diagnosticado con una arteria obstruida y ser operado de emergencia. Así, puso fin a su paso por enormes escenarios.

UK: The Nokia Isle of Wight Festival 2004 - Day Three

———————————————————————————

Este texto lo puedes encontrar en nuestra versión impresa de la revista WARP Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision, un especial dedicado a David Bowie en su totalidad. Para conocer los puntos de venta, haz clic aquí.

También disponible con contenido exclusivo y sin costo a través de nuestra aplicación para iOS.

wm 78 david bowie

Una Vida En Canciones #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

A lo largo de una carrera tan brillante como la de David Bowie, tan ecléctica pero sobre todo tan prolífica, es difícil llegar a un acuerdo respecto a los temas que integran la playlist de ensueño, o al menos una que refleje con exactitud los matices sonoros del músico. En WARP Magazine nos dimos a la tarea de escoger y desmenuzar 20 temas representativos, recordando el porqué de su importancia histórica dentro de la música moderna. A la vez, escogimos cinco de las canciones más experimentales y oscuras dentro de la discografía de Bowie, para recordar que el escuchar su obra es una tarea que esconde recompensas para aquellos que deciden emprender el profundo viaje.

‘Space Oddity’
Álbum: “David Bowie (Space Oddity)”, 1969.
Esta canción fue escrita en el contexto de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, en plena Guerra Fría. Habla de la misión fallida de Major Tom, quien se pierde por siempre en el espacio. Sin embargo, también se puede interpretar como una manera de inyectar romanticismo a la alienación y el desapego de un ser que siente que no encaja en la sociedad. La BBC le pidió a Bowie esta canción para usarla como música de fondo durante su transmisión del alunizaje del Apolo 11, en 1969. Bowie se preocupó al pensar que si la misión a la luna fallaba, la gente asociaría su música con el fracaso y no alcanzaría el éxito.

‘The Man Who Sold The World’
Álbum: “The Man Who Sold The World”, 1970.
Grabada con Tony Visconti en el bajo y, por primera vez, con el núcleo de la banda que posteriormente se convertiría en The Spiders From Mars (Mick Ronson en la guitarra y Woody Woodmansey en la batería), esta pieza no fue un sencillo promocional del disco, aunque es una de sus canciones más reconocidas. La letra, por otra parte, está basada en el poema “Antigonish”, de William Hughes Mearns, y es una proyección sicológica en la que probablemente habla con otra de sus personalidades, pues fue escrita en un momento en el que trataba de encontrarse a sí mismo.

‘Life On Mars?’
Álbum: “Hunky Dory”, 1971.
Una balada con melodía penetrante, acompañada de un bello arreglo de cuerdas creado por Mick Ronson y un exquisito piano interpretado por Rick Wakeman, miembro de la banda de rock progresivo Yes. David Bowie la definió como una canción de amor, aunque lo único que realmente se podría asociar con una relación interpersonal es la frase inicial. La letra hace referencia a lo apabullante que puede ser la industria del entretenimiento para una niña inteligente, y ella misma se pregunta si habrá vida en Marte, probablemente por su deseo de huir a otro planeta.

‘Moonage Daydream’
Álbum: “The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars”, 1972.
Originalmente fue grabada con la banda Arnold Corns, pero Bowie la regrabó con The Spiders From Mars para el álbum de Ziggy Stardust, que lo colocó como una fuerza mayor en la música moderna. Además de la voz y la guitarra acústica, también ejecutó la parte del saxofón. ‘Moonage Daydream’ es la canción previa al descenso a la Tierra del mesías espacial. La letra hace referencia a los escritos orwellianos, la dualidad de género, la religión y su posición contra la industria.

‘The Jean Genie’
Álbum: “Aladdin Sane”, 1973.
Canción con un sonido totalmente basado en el blues, con influencia directa de Bo Diddley. Fue compuesta en el departamento de la actriz Cyrinda Fox, una de las personalidades favoritas de Andy Warhol, y se dice que el título es un tributo al escritor y activista político francés Jean Genet. Sin embargo, la letra aparentemente describe muy bien a Iggy Pop, pues es de la época en la que comenzaban a ser amigos. Con ‘The Jean Genie’ Bowie manifestó que una canción debe tener carácter e influencia en las personas, no sólo musicalmente, sino como forma de vida.

‘Rebel Rebel’
Álbum: “Diamond Dogs”, 1974.
Definitivamente el track más destacado de “Diamond Dogs”, álbum de 1974 que incluía temas como ‘Sweet Thing’ y ‘Future Legend’. ‘Rebel Rebel’ sería parte originalmente de un musical de Broadway sobre Ziggy Stardust, pero éste no se concretó. La canción se convirtió en todo un himno del glam, al hablar de la tendencia andrógina que definió al mismo Bowie y a toda una generación, caracterizada por el gender bending.

‘Golden Years’
Álbum: “Station To Station”, 1976.
‘Golden Years’ se lanzó como sencillo en 1975, en una versión mucho más corta de la que apareció en el trabajo de estudio que introdujo su personificación como The Thin White Duke. La canción fue escrita por Bowie especialmente para Elvis Presley pero, de acuerdo con fuentes cercanas, El Rey la rechazó. Nunca se ha sabido con certeza a quién se refiere en la letra, pero de acuerdo con Angie Bowie, su primera esposa, el tema fue escrito para ella haciendo hincapié en esta crisis de la mediana edad y lo que significa el amor para una pareja que envejece.

‘Sound And Vision’
Álbum: “Low”, 1977.
Uno de los éxitos más inesperados de Bowie –en gran parte gracias a la BBC que decidió utilizarla en sus comerciales de la época–, ‘Sound and Vision’ marca el distanciamiento de Bowie con el público americano como parte de su rehabilitación. La canción iba a ser completamente instrumental, hasta que se añadieron las vocales de Mary Hopkin, esposa de Tony Visconti, y posteriormente la voz de Bowie, quien decidió mantener el estilo minimalista del álbum sin ninguna letra compleja.

‘Heroes’
Álbum: “Heroes”, 1977.
Considerada por muchos como la mejor canción de David Bowie, ‘Heroes’ fue el tema que sirvió como catalizador para la caída del muro de Berlín, cuando éste la interpretó en el edificio Reichstag de Alemania del Oeste el 6 de junio de 1987.
Los temas que toca hablan del triunfo del amor sobre una fuerza contraria, en específico, el de una pareja que se reúne todos los días bajo una torreta del muro. Bowie escribió el tema junto a Brian Eno durante su estadía en Berlín, basándose ligeramente en la canción ‘Hero’, de Neu!, banda alemana de la época. Además, el artista escogió el show conducido por Marc Bolan para estrenar el tema en televisión.

‘Ashes To Ashes’
Álbum: “Scary Monsters (And Super Creeps)”, 1980.
En palabras del mismo Bowie, una oda a la infancia, repleta de mensajes que hablan de su propio viaje como artista y todas sus complicaciones morales, como el abuso de drogas. Una secuela de ‘Space Oddity’, en la que Major Tom ha recuperado el contacto con el con la Tierra, recibiendo críticas que lo tachan de junkie; el tema destaca por su complejidad vocal que se basa en diferentes capas de voz. Su video musical, dirigido por David Mallet, se convirtió en el más caro de la época con un costo de 250 mil euros, y en éste el Camaleón aparece como Pierrot, en una serie de situaciones que se contraponen con las de otros personajes.

‘Let’s Dance’
Álbum: “Let’s Dance”, 1983.
La década de los 80 tiene como firma distintiva a Bowie, la moda, la música, las letras y el estilo de vida reflejado por éste. El mejor ejemplo de lo anterior es ‘Let’s Dance’, material altamente comercial del que se desprende el single del mismo nombre, una de sus canciones con mayores ventas de toda su carrera. La letra es una alegoría a la pista de baile como escenario de una relación amorosa dominada por el enamoramiento. El virtuoso del blues Stevie Ray Vaughan fue quien interpretó el icónico solo de esta canción.

‘Absolute Beginners’
Álbum: “Absolute Beginners: The Original Motion Picture Soundtrack”, 1986.
Este sencillo fue creado y producido por David Bowie para la película del mismo nombre, estelarizada por él mismo. Bowie conservaba una cercana amistad con el director de la cinta, Julien Temple, con quien ya había trabajado dos años antes para el corto “Jazzin’ For Blue Jean”. “Absolute Beginners” se grabó en Abbey Road Studios y, a grandes rasgos, saca el lado romántico de las baladas pop de los 80, buscando un equilibrio entre el enamoramiento y el amor racional.

‘Little Wonder’
Álbum: “Earthling”, 1997.
El primer sencillo del álbum número 21 en la discografía de Bowie. Su video, dirigido por Floria Sigismondi, fue nominado en los Brit Awards del año siguiente. Para los que no han escuchado la letra del track con atención, incluye referencias a los nombres de los siete enanos de Blanca Nieves. Musicalmente, por otra parte, el cantautor está lejos de las tendencias pop mostradas al principio de aquella década, y para esta fase Bowie experimentó con el jungle y la electrónica, influencia de proyectos como The Young Gods y Nine In Nails.

‘Thursday’s Child’
Álbum: “Hours”, 1999.
Una colaboración más con su viejo compañero Reeve Gabrels (Tin Machine, The Cure). El resultado arrojó ‘Thursday’s Child’, uno de los brillantes tracks del álbum “Hours”. Según reveló el mismo Bowie en el episodio grabado para “Storytellers”, de VH1, la canción fue “secretamente” dedicada a Eartha Kitt, y en ella el músico se aparta de su lado salvaje de mediados de los 90 para entregarnos un tema clásico, más apegado a lo hecho durante los años 70.

‘Lazarus’
Álbum: “Blackstar”, 2016.
La famosa despedida. Del álbum “Blackstar”, la canción se dio a conocer en diciembre de 2015, un mes previo al fallecimiento del artista. El video, disponible pocos días antes del incidente, ya es oficialmente conocido como el mensaje de agradecimiento y último adiós que Bowie dejó para todos nosotros. Incluso en la letra se pueden leer frases como: “Mira arriba, estoy en el cielo / Tengo cicatrices que no se pueden ver / Tengo el drama, que nadie más se puede robar / Ahora todos me conocen.”

Deep Cuts:

‘Aladdin Sane’
Álbum: “Aladdin Sane”, 1973.
El track que da título a uno de los álbumes más ambiciosos del artista. No sólo retrata el momento en el que David se aleja de su etapa glam para moverse a terrenos más experimentales, con bases rock pero con mayor ambición sonora, sino que líricamente está inspirada en la novela de Evelyn Waugh, “Vile Bodies” (1930), una sátira de la sociedad británica de aquella época que el artista consideraba aún describía a la misma sociedad de entonces. El alucinante solo de piano es cortesía de Mike Garson (NIN, The Smashing Pumpkins) quien, basado en su experiencia avant garde y con la guía de Bowie, creó uno de las partes más memorables (si no es que la más) en la discografía del autor.

‘Subterraneans’
Álbum: “Low”, 1977.
Qué mejor manera de cerrar uno de los álbumes más desafiantes y exquisitos en la carrera del músico que con ‘Subterraneans’, un track prácticamente instrumental grabado durante su estancia en Berlín, que intenta reflejar la desesperanza y la miseria padecida por aquellos atrapados en el lado Este de la capital alemana. El uso del saxófono para crear atmósferas acentúa el dramatismo implícito en la pieza. La participación de Brian Eno del lado de los sintetizadores sólo hace del track uno de los experimentos más memorables del perfil ambient en la discografía del Camaleón, una canción fundamental para el post industrial que se generaría más de una década después.

‘Brilliant Adventure’
Álbum: “Hours”, 1999.
Con poco menos de dos minutos de duración, Bowie nos entregó un corte capaz de remitirnos a lo más profundo de nuestro ser. Otro track instrumental con aires de medio oriente. Con la participación de Reeves Gabrels en el koto, la canción fue pensada, primero, como una secuencia musical de acompañamiento para el videojuego “Omikron: The Nomad Soul”, para el cual Bowie componía el score. El track, como mucho de ese trabajo, terminó en el disco “Hours”. Sintetizadores, flautas y algunas atmósferas hacen de este corte minimalista uno de los más oscuros y maravillosos de David.

‘The Loneliest Guy’
Álbum: “Reality”, 2003.
Mike Garson aparece de nueva cuenta para dotar de misterio y magia el trabajo de Bowie. Catalogada como una de las mejores canciones del álbum, ‘The Loneliest Guy’ nos muestra a un músico que no se cansa de probar nuevos recursos musicales y que se encuentra en constante evolución. La letra nos entrega a un hombre reflexionando respecto a su vida, tomando conciencia de lo afortunado que es de estar solo, pues no tiene más que cuidar de sí mismo, no sin antes pasar por un ejercicio depresivo y devastador. Haciendo uso mínimo de los recursos a su alrededor, David demostró una vez más cómo sacar el mayor provecho de ellos.

‘Girl Loves Me’
Álbum: “Blackstar”, 2016.
Incluso al final, el incansable autor se preocupó por entregar piezas que significaran un reto para sus escuchas y para todos aquellos dispuestos a poner a prueba sus gustos musicales. ‘Girl Loves Me’ es un gran ejemplo, empezando con la letra y las referencias a Anthony Burgess (“A Clockwork Orange”), utilizando el nadsat, lenguaje utilizado en su novela futurista. El contenido erótico y romántico, disfrazado y de manera sutil, está presente a lo largo de la canción. Del lado musical tenemos un reclamo e insatisfacción altamente matizado por percusiones electrónicas, con atmósferas y arreglos de cuerdas que crean un sentimiento de incomodidad y, al mismo tiempo, la necesidad de escuchar el tema hasta el final.

———————————————————————————————
Este texto lo puedes encontrar en nuestra versión impresa de la revista WARP Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision, un especial dedicado a David Bowie en su totalidad. Para conocer los puntos de venta, haz clic aquí.

También disponible con contenido exclusivo y sin costo a través de nuestra aplicación para iOS.

wm 78 david bowie

Hazy Cosmic Jive: David Bowie y sus mensajes del futuro #BowieByWARP

// Por: Staff

Vie 12 febrero, 2016

Por: Alejandro Escobedo

Hazy Cosmic Jive

– He’d like to come and meet us, but he thinks he’ll blow our minds. –

david bowie black-scarfEn la historia de los grandes geeks que ha producido la raza humana, Bowie fue muy peculiar en su manera de comunicarnos los mensajes del futuro. En 1996 logró algo sin precedentes en la industria de la música, distribuyó en línea su más reciente sencillo en ese momento, ‘Telling Lies’, sumando más de 300,000 descargas, en una era en la que el límite máximo de velocidad eran 56 kbps. Realmente hay que tomar un momento para reflexionar en su visión del mundo basado en ese suceso y el tiempo en el que lo hizo, porque en ese año las grandes corporaciones encargadas de las telecomunicaciones todavía no comprendían en su totalidad qué se podía y no se podía hacer con una red masiva como el Internet. Pero Bowie lo veía y lo sabía, porque en 1998 creó su propio proveedor de servicios de Internet, BowieNet, compitiendo directamente con America Online, que tenía el propósito de hacer proliferar una comunidad interactiva para sus fans, con todo y sus propias direcciones de correo, a través de una experiencia audiovisual en la que podías acceder, sin censura, a contenido exclusivo de Bowie como música y videos. Con su empresa, Ultrastar, creó efectivamente una de las primeras redes sociales centradas en la música, en la que él mismo conducía chats en vivo y proveía espacio para que los fans también publicaran sus propios sitios web y mensajes en foros. Myspace y la tienda de iTunes no se lanzaron hasta el año 2003, y Bowie en 1999 ya había cerrado tratos para ofrecer descargas pagadas de música online. En una entrevista de forma muy acertada él dijo que “una pieza de trabajo artístico no está terminada sino hasta que tu audiencia viene y agrega en ella su propia interpretación; la obra de arte se trata del espacio gris que queda en medio. De ese espacio gris es de lo que se tratará el siglo XXI”, lo cual habla de su visión más allá del mero marketing o la masificación de su obra.

A BowieNet le siguieron ideas radicales como el banco en línea BowieBanc, que emitía cheques y tarjetas de crédito con su rostro impreso. Después creó Bowie Bonds, con los que era posible invertir en el retorno de ventas de sus discos, mucho antes de que existiera la idea de ‘crowdfunding’ fondear proyectos independientes.

Brixton pound notes, a local currency introduced for use only in the south London borough of Brixton, are displayed for a photograph in Brixton on January 11, 2016, following the announcement of Bowie's death. British music icon David Bowie died of cancer at the age of 69, drawing an outpouring of tributes for the innovative star famed for groundbreaking hits like "Ziggy Stardust" and his theatrical shape-shifting style. The Brixton pound is one local currency that has been introduced in a small number of towns and cities across the UK. The currency can be exchanged for British pounds sterling, but can only used in shops participating in the scheme within the distributing town. AFP PHOTO / CHRIS RATCLIFFE / AFP / CHRIS RATCLIFFE

En todas las facetas que tuvo, se involucró de forma estrambótica en el medio que se atreviera a contenerlo, y un claro ejemplo de esto fue su participación en un videojuego para la consola Dreamcast en 1999 llamado Omikron: The Nomad’s Soul. En este juego de rol futurista, cyperpunk y distópico, Bowie interpretó a un programa de inteligencia artificial, Boz, que se oponía al gobierno. Pero no se quedó ahí, porque en ese mismo videojuego era el líder de una banda rebelde que tocaba conciertos ilegales llamada ‘The Dreamers’, cuyas composiciones fueron incluidas después en su álbum ‘Hours…’.

Así nos trajo David Bowie mensajes del futuro a lo largo de su prolífica vida como alienígena del rock. Como ícono de la ciencia ficción se hizo presente con ideas del apocalipsis y viajes interestelares creando a una de sus muchas caras, Ziggy. A ojos de muchos era un loco que se atrevía, que vivía lo que expresaba sin preguntarle a nadie si le gustaba. Era un verdadero icono geek con estilo, un total nerd de su propio arte. Era Jareth, el rey de los Goblins, señor del Laberinto al mismo tiempo que podía ser el alienígena que vino a nuestro planeta creando tecnología para buscar y transportar agua para salvar a su propio mundo. Era el gran Nikola Tesla, visionario e incomprendido inventor de la corriente alterna y de monstruosas bobinas electrificadas. Bowie vivía y respiraba en estos mundos increíbles e intangibles.

david-bowie 1456123

 

Starman Jones, el hombre que espera en el cielo y nos trae noticias justo antes del fin del mundo, viajó a través de hoyos negros entre varios universos para convertirse el avatar del infinito y del futuro. La música es su medio interestelar, pero para que el mensaje viva, al final debe morir él junto con el rock. Let all the children boogie.

Este texto lo puedes encontrar en nuestra versión impresa de la revista WARP Magazine no. 78: The Gift Of Sound And Vision, un especial dedicado a David Bowie en su totalidad. Para conocer los puntos de venta, haz clic aquí.

También disponible con contenido exclusivo y sin costo a través de nuestra aplicación para iOS.

wm 78 david bowie