Comparte tu adiós para Gustavo Cerati #HastaSiempreCerati

// Por: AleAltamirano

Jue 4 septiembre, 2014

La noticia, triste e inesperada pese a su condición, es un hecho, Gustavo Adrián Cerati Clark, “El Maestro”, por fin descansa en paz después de mantener un prolongado estado en coma que duró 4 años.

La ola de sentimientos encontrados que invade en estos momentos a su familia, ex-compañeros y amigos de banda (Soda Stereo y todos los proyectos alternos que Gustavo realizó), gente cercana y amigos que no forman parte de la industria, además de la gente de los medios que alguna vez tuvieron la fortuna de intercambiar palabras con el músico, es muy difícil de describir con palabras, y es que más allá de lo que cada uno de nosotros realicemos en nuestra vida y la forma en que nos acercamos a Gustavo, absolutamente todos tenemos algo en común, y es que ante todo somos fans de la obra de “El Maestro”.

Es por eso que los invitamos a reflexionar sobre todo lo que Cerati les ha dejado a cada uno de ustedes a través de su música, y compartan un mensaje, de la manera en que ustedes quieran, para despedir a un grande, que sin duda permanecerá entre nosotros hasta la eternidad a través de su legado.

Para dejar su mensaje de despedida de la manera más fácil, den clic aquí y comenten en la foto el amor y respeto con el que quieran despedir a un grande, utilizando el hashtag #HastaSiempreCerati.

Descanse en Paz Gustavo Adrián Cerati Clark. (1959 – 2014)

A continuación les compartimos un texto muy personal de despedida para Gustavo Cerati:

Creías que estabas lejos

Además de ser argentina nací en 1982, el mismo año que Soda Stereo, y los escucho desde que tengo memoria. Eran otras épocas en mi país, apenas se reinstauraba la democracia luego de años de dictadura, represión y miles de personas desaparecidas. Esto dio lugar a que muchos grupos que estaban ocultos vieran la luz.

A fines de los años ochentas mueren en un periodo muy corto los tres vocalistas de las bandas que lideraban el rock nacional en ese entonces: Federico Moura de Virus, Miguel Abuelo de Los Abuelos de la Nada y Luca Prodan de Sumo. Esto dejó un espacio para que Soda Stereo se hiciera grande, muy grande.

En ese momento la escena se dividió en dos; Soda y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota; al que le gustaba Soda era considerado un cheto (fresa) y quienes escuchaban a los Redondos eran de barrio. Yo escuchaba a Soda.

Me acuerdo ver el MTV Unplugged y soñar con verlos en vivo… No me imaginaba que un año después anunciarían su separación.

Yo tenía 15 años y mis papás no me dejaban ir a conciertos sola, lo cual no me impedía hacerlo. Los boletos no eran caros gracias a una economía de un dólar igual a un peso.

Llegó el 20 de septiembre de 1997 y junto con una amiga llegamos a River Plate. No era la primera vez que iba a un concierto en el gigante estadio de mi equipo de futbol, pero fue el primero que iba de manera independiente, rebelde, a ver el último concierto de la mejor banda de rock argentino y porque no latinoamericano. Fue épico.

Soda me siguió acompañando en muchos momentos de mi vida después de eso. Es que eso es lo bueno que tiene la música, no importa si deja de existir quien la crea, el legado ahí está y estará por siempre, es una conexión única entre el universo, el artista y nosotros los mortales.

Conocí a Gustavo en un antro de Buenos Aires en 2007 y tuve un mini romance de 10 días con él. Fue un cierre de ciclo perfecto para mi. Pude darme cuenta de lo maravilloso que es conocer un lado humano, un lado hermoso de un ídolo. Platicamos mucho, incluso vino a mi cumpleaños 25 y conoció a mis amigos.

Soda Stereo y Gustavo me van a seguir acompañando por siempre… Son esas conexiones que trascienden todo, incluso la muerte.

Gigi Kenigsberg.