Born To Die

Calificación

6.5

Lana de Rey

// Por: Javier Cuellar

Mar 31 enero, 2012

Artista: Lana de Rey

Más allá de lo insultante que pueda resultar el encasillar a alguien en “pop music”, de las estadísticas de YouTube, del fuera de tono que tuvo en un spot televisivo o, paradójicamente, de la maestría que mostró su voz durante su reciente presentación en “Saturday Night Live”, casi como en los últimos años de vida de Ian Brown en los Stone Roses, posiblemente todo esto quede de lado tras la llegada de “Born to Die” y la crítica se centre realmente en las canciones que contiene.

Por otra parte, existe la posibilidad de que Lana de Rey esté interpretando a un personaje porque, aunque parezca dudoso, la cantautora lo ha demostrado. Sin embargo, lo que realmente decepciona de este álbum no es el sonido, que comprensiblemente se adhiere bien a los tracks ‘Video Games’ y ‘Blue Jeans’, con una orquestación suntuosa, twangs de doble pico en guitarra y batería con mucho bum-bum. Tampoco es la voz, eso está bien, aunque algo chillona en las notas altas. El problema es la letra, que en contraste con la descripción de ‘Video Games’ siendo una historia seductora de amor mundano y ella nos quiera aparentar totalmente otra cosa. Imprudencia en demostrar su estilo de vida expresada a través de slangs del hip hop ‘yo’ ‘imma ride or die’, y,  a un poco a Ali Gishly, ‘booyah’ y la profundidad de su amor a través de clichés de novelas románticas ‘you are my one true love’. Es “Mills” y “Booyah”. El problema es que Lana Del Rey no tiene un personaje lírico para interpretarlo durante todo el álbum.

Lo mejor que se puede hacer es ignorar la letra, hecho bastante fácil teniendo la magnificencia en que la mayoría de las canciones fueron construidas.  ‘Video Games’ sonaba como un sencillo único, pero como resulta que era otra cosa suena como a un hecho aislado. El álbum está armado de cosas bellas similares entre sí. ‘National Anthem’ se empieza a elevar en un sonido muy similar al sampler de ‘Bitter Sweet Symphony’, de The Verve. Y así podría seguir dando ejemplos.

Lana del Rey parece lo que es, un viaje a un obscuro corazón de una alma atormentada. Si se concentran demasiado en conjurar esto, sólo suena un poco tonto. Pop music es lo que es realmente y es más que suficiente.