Brian Eno – Music For Installations #WARPReviews

Calificación

8.5

Brian Eno

Universal Music Catalogue

// Por: Oscar Goldman

Mie 23 mayo, 2018

Artista: Brian Eno

El disco que más he escuchado en mi vida es Music for Airports de Brian Eno, un disco que data 1978 y fuera de su época con el cual Mr. Eno acuñó el término de música ambient. Él lo describió como una música que se puede perder en el background, pero con fuerza para llenar un espacio, lo pensó como una composición que contrarresta el caos y el estrés que se vive en los aeropuertos, y eso que eran los aeropuertos setenteros.

El músico que cambiara para siempre la música de David Bowie ha trabajado durante años creando todo tipo de música, desde ser parte de Roxy Music en los 70, hasta colaboraciones con todos los músicos más importantes de las últimas décadas, no todos muy agraciados, algunos incluso malos y aburridos.

Este mes, el famoso músico menos influencer del mundo, con solo 113K followers en Twitter, lanzó un nuevo álbum titulado Music For Installations (2018). Obviamente me abalancé a escucharlo, o al menos a intentarlo en tandas, porque es una colección de 6 discos con un total de 5 horas y 25 minutos de sonidos y ruidos que te mantienen en tu lugar y en un estado mental muy parecido a la meditación.

Es una curaduría de piezas de arte de todos los años en los que Eno hizo cosas buenas, malas e invivibles, hizo música para exposiciones de arte y eventos alrededor del mundo que nos mantiene en “el aquí y en el largo ahora”. Comenzando con una pieza de 20 minutos para una galería en Venecia, hasta un paisaje sonoro de un minuto grabado para una instalación en Kazakhstan en 2017

Música para Instalaciones contiene grabaciones y sonidos recogidos en todos los puntos del planeta, sonidos que fluyen en todos los puntos cardinales y que precen interminables como el flujo de un río de construcciones sonoras, sonidos de campanas que nunca se repiten, de loops creados en los 80 con cintas y de sintetizadores que no nos recuerdan a nada, que parecen paisajes extraterrestres.

No es una colección para todos, pero es una delicia para los que gustan de los sonidos electrónicos, los paisajes sonoros imposibles y las voces altamente procesadas. Un seguro buen acompañante del tráfico, de la lectura y de los momentos en los que podemos bajar el teléfono y ver a la nada por un ratito.