“Sworn Virgins” – Omar Rodríguez-López #WARPReviews

Calificación

8

Ipecac

// Por: Sebastián de la Luz

Mar 19 julio, 2016

Uno de los más grandes genios musicales que nos arrojó el inicio del nuevo siglo es, sin duda, Omar Rodríguez-López. Con su estilo único en la guitarra de frases atonales y enmarañadas, dibuja entramados arácnidos que se derriten entre sus múltiples efectos y ambientes. Composiciones oscuras y progresivas que continúan sorprendiendo tras cada cambio que evocan. Un popurrí de solos de guitarra eléctrica espaciales, letras profundamente intrincadas y remates de batería desorbitantes.

El prolífico compositor, interprete y productor ha tenido más facetas de las que podríamos contar con una mano, dentro de los cuales resaltan At The Drive-In y The Mars Volta, cuyo álbum debut De-Loused In The Comatorium (2003) fue producido por el emblemático Rick Rubin y sería incluido en el puesto número 55 de la lista de los 100 mejores discos de guitarra por Guitar World.

No hace mas de una semana Omar expresó en redes que se encontraba por lanzar una serie de 12 discos a lo largo de este año bajo el sello de Ipecac Records. Además afirmó que The Mars Volta regresará de las cenizas con la brutal colaboración del grandísimo John Frusciante para el 26 de agosto.

Omar-Rodriguez-Lopez-578x289

Sworn Virgins (2016) es el primero de esta serie y el disco número 27 de Rodríguez-López como solista. Un pequeño monstruo que retoma la estética oscura y marcada influencia del punk. Un engendro shoegaze progresivo formado por vocales distorsionadas y sumergidas en efectos que llevan la batuta de los temas formando desgarradoras declamaciones a través de la penumbra. De guarnición se sirven las guitarras viscerales que cortan constantemente la mezcla con argumentos que fortalecen y cuestionan el humor que establece la melodía vocal, creando un diálogo entre ambos elementos.

Las baterías corren a la orden de Deantoni Parks, quién mas que baterista parece maestro samurai cortando ritmos en rebanadas de distintas formas y tamaños, deliberando un feeling siempre fragmentado que le da el toque progresivo a este álbum mutante. Estos 3 elementos se sirven acompañados de una salsa agridulce conformada por ambientes multicolor que se encargan de suavizar los ingredientes entre sí, dándoles mayor coherencia y un toque más etéreo.

Un disco que abre la nueva saga del genio, nos faltan once más para ver la serie de trucos que tiene este gran mago bajo la manga.