“The Getaway” – Red Hot Chili Peppers #WARPReviews

Calificación

6.5

Red Hot Chili Peppers

Warner Bros.

// Por: Víctor G. García

Mie 22 junio, 2016

Artista: Red Hot Chili Peppers

Después de lanzar I’m With You en el 2011, Red Hot Chili Peppers se embarcó en un tour mundial que los mantuvo ocupados por un par de años. Durante ese tiempo publicaron otro disco (I’m Beside You, 2012) conformado por cortes B concebidos durante su última sesión. Componer canciones de sobra es algo que los Peppers acostumbran hacer constantemente, aunque a veces no con los mejores resultados (sólo volteen a ver el inmenso monstruo amorfo que es Stadium Arcadium del 2006). Este disco no fue la excepción.

A finales del 2014 comenzaron a componer nuevo material y estaban a punto de llevarlo al estudio cuando Flea, su icónico bajista, se rompió un brazo en un accidente mientras hacía snowboard, lo cual puso pausa al trabajo por medio año. El abrupto alto en el proceso creativo los obligó a replantearse la dirección que querían seguir. Decidieron botar al aclamado Rick Rubin, quien había producido sus últimos seis discos desde Blood Sex Sugar Magik (1991), y optaron por trabajar con Danger Mouse como productor y con Nigel Godrich (íntimo colaborador de Radiohead) en la mezcla. Danger Mouse puso una condición: que regresaran al estudio para componer nuevas canciones ya que no quería trabajar sólo con material ya finalizado. La mitad de estas canciones terminaron en el disco.

Una combinación como ésta sugeriría que los Peppers estarían dispuestos a tomar caminos inexplorados en su sonido. La realidad es que The Getaway no ofrece nada nuevo en el repertorio del cuarteto californiano: bajos funk, tan característicos de Flea que podrían ser reconocidos por cualquiera a millas de distancia; las lúdicas rimas de Kiedis y una guitarra de Klinghoffer que se siente relativamente más cómoda e integrada a la banda a comparación del disco pasado, el primero que grabaron tras la salida de John Frusciante, aunque no puedo negar que sigo extrañando la presencia de la guitarra de Frusciante en la mezcla, misma que le daba un fuerza que hasta ahora no han logrado replicar. A diferencia de lo que ofrecía Frusciante, la guitarra de Klinghoffer siempre queda de fondo.

red-hot-chili-peppers-2016-tour-dates-tickets-info

El disco comienza con fuerza con lo que parece ser un sampleo en loop de la voz de Kiedis que se funde con la batería y el bajo para formar la base rítmica de la canción. Las primeras  dos canciones capturan la esencia del sonido de la banda, producto de años y años de experiencia, como es el caso del sencillo Dark Necessities, el cual presenta un groove en el bajo bastante sólido y, en general, un tono más obscuro, gradiente sonora de la que los Peppers no son extraños.

No obstante, mi expectativa era que el sonido se fuera desarrollando a partir de ahí, lo cual pensé que sucedería a partir de una de las apuestas más diferentes, Turn Red, misma que incorpora un arreglo en la guitarra bastante parecido al de Paranoid Android de Radiohead.  Pero no ocurre así. Canciones como The Longest Wave, Goodbye Angels (la cual contiene una batería casi idéntica a la entrada de Can’t Stop)  Go Robot (una referencia a una ciudad americana, qué sorpresa), o la balada The Hunter, resultan intrascendentes.

El corte más arriesgado lleva el nombre de en Feasting on the Flower. La guitarra de Klinghoffer presente un mayor carácter aquí. También disfruté la vibra reggae de Sick Love y la entrada distorsionada en This Ticonderoga. Pero de ahí en más, el disco nunca logra la consistencia deseada.

A pesar de la inclusión de diferentes instrumentos con los que regularmente no experimentan los Peppers (sintetizadores, steel guitar y coros de voces, por ejemplo), The Getaway es un disco que no arriesga mucho y regresa al lugar común que todos conocemos de la banda. Su estilo sigue siendo predecible y monótono. Por otro lado, la calidad de la producción es buena y la mezcla aún mejor, las melodías vocales de Kiedis dan en el blanco, pero después de un rato terminan por sonar igual. The Getaway no es un disco malo, menos si eres un verdadero fan de los Peppers, pero creo que tenían la oportunidad de mostrar algo diferente y la desperdiciaron.