Top 20 discos del 2015: “Depression Cherry” – Beach House #WARPyearbook15

// Por: Staff

Jue 31 diciembre, 2015

Depression Cherry

Beach House

Arts & Crafts México

Por Iván Lechuga

Reciclar la misma fórmula no es necesariamente una debilidad para una banda cuando dicha fórmula le sigue rindiendo excelentes frutos. En el caso de Alex Scally y Victoria Legrand, un etéreo pop electrónico que sigue cautivando a su audiencia hacia un mundo de fantasía, donde las melodías confortan y los beats arrullan.

Beach House (el segundo grupo más fino de Baltimore) continúa haciendo entrega de un pop denso y meloso en Depression Cherry (2015). Desde la primera canción, ‘Levitation’, Legrand invita a “un lugar a donde te quiero llevar”, con un sonido hipnotizante que envuelve y acordes de sintetizadores que cuelgan del techo como espesas gotas de miel, ante lo cual el escucha no tiene más que hacer que aceptar la invitación.

BEACH_HOUSE_photoby_SHAWN_BRACKBILL_DSC3697

‘Sparks’ es uno de los números más agresivos gracias a su influencia shoegaze, pero las suaves vocales de Legrand, como en el resto del álbum, le quitan lo filoso a la instrumentación. Uno nota al escuchar Depression Cherry que Beach House regresó a una producción desprovista, presente previo al lanzamiento de Bloom (2012). En esta ocasión se han ido la mayoría de los arreglos extravagantes, así como la batería en vivo que Scally y Legrand comentaron les causó cierta incomodidad, robándole algo de la suntuosidad a los beats. Por otra parte, ‘PPP’ es de lo más elaborado en este trabajo, terminando con una melodía anclada a las dulces notas de guitarra de Scally, repitiéndose una y otra vez. Para algunos podrá haber sonado repetitivo, pero de este lado no hay quejas cuando se trata de un riff de Beach House.

‘Space Song’ es otro ejemplo de cómo la instrumentación más austera le permite a la composición sobresalir por lo que es, simplemente una buena canción, con lo necesario para complementar la melodía, como las vocales de Legrand acomodándose en varias capas sobre un ligero recorrido por el sintetizador.

Hay algunos números que no son la gran cosa, como ‘Bluebird’ y ‘Wildflower’, pero el placer en escuchar un álbum de Beach House es acumulativo, no depende tanto de un solo momento musical que te atrape. El paisaje sonoro, las texturas y esas repeticiones que pueden ser aburridas para algunos son parte de su plan maestro, y que en este caso nos llevan a ese lugar que prometía Legrand al principio, donde las preocupaciones cotidianas salen por un momento para dar paso a un buen dream pop de ambiente.

Beach-House-Depression-Cherry