“Is The Is Are” – DIIV #WARPReviews

Calificación

7

DIIV

Captured Tracks

// Por: Víctor García

Vie 29 enero, 2016

Artista: DIIV

(@M0N0T0NO)

Estos años no han sido nada fáciles para DIIV. Luego de lanzar su exitoso álbum debut Oshin en el 2012, DIIV no ha dejado de aparecer en los titulares, aunque no necesariamente por las mejores razones.

A finales del 2013, el artífice de la banda, Zachary Cole Smith, fue detenido junto a su pareja Sky Ferreira en posesión de una impresionante cantidad de drogas, alimentando aún más las comparaciones que les hacen con Kurt Cobain y Courtney Love. Un año después, el bajista David Rubén Pérez ventiló una serie de comentarios sexistas y racistas en el infame imageboard 4chan, “broma” que casi le cuesta su estadía en la banda. Sus miembros siguieron batallando con las adicciones, motivo por el cual tuvieron que desechar el producto de las sesiones grabadas en San Francisco con Chet JR White, exbajista de Girls. Finalmente, Cole optó por expulsar a su baterista debido a su adicción y logró recuperar la sobriedad para continuar su trabajo en su segundo álbum.

Is The Is Are retrata estos momentos turbulentos de la banda. De entrada, es un disco mucho más obscuro que Oshin. También es un disco más caótico y mejor producido, aunque considerablemente menos consistente. Parece que Cole decidió recuperar el tiempo perdido lanzando un ambicioso LP doble conformado por 17 tracks que rebasan la hora de longitud. No obstante, el resultado se tradujo en un disco repetitivo y redundante que muestran a un Cole narcisista y completamente absorto en sí mismo.

ArticleSharedImage-58733

El disco comienza con fuerza con los cortes más uptempo del disco – ‘Out of Mind’, ‘Under The Sun’, ‘Bent (Roi’s Song)’ y el sencillo ‘Dopamine’-, los cuales retoman con gracia la batuta del sonido logrado en Oshin. Cole se muestra abierto a narrar de primera mano lo que ha pasado por su vida durante estos años, tan sólo basta notar las constantes referencias a las drogas que menciona, por ejemplo, en ‘Bent (Roi’s Song)’ (I saw you with a very loose grip on your tight ship/And I lost you when you said one hit couldn’t hurt a bit/Took a little time for your trip but I saw you starting to slip), y en ‘Dopamine’ (Crawling out from a spiral down/Fixing now to mix the white and brown…Buried deep in a heroine sleep/Floating deeper underground).

Pero para cuando llegamos a ‘Blue Boredom (Sky’s Song)’, salvo unas honradas excepciones, el disco se va cuesta abajo. ‘Blue Boredom (Sky’s Song)’ representa todo lo que está mal en DIIV: una canción que emula de la peor manera la etapa noise de Sonic Youth con Sky Ferreira como vocalista invitada imitando de la manera más grosera la voz de Kim Gordon. Los siguientes tracks de este segundo cuarto del álbum va mucho en la vena de los cortes más ambientales que aparecieron en su primer disco (‘Earthboy’, ‘Oshin’ y ‘Home’), canciones que, a pesar de ser decentes, se vuelven olvidables inmediatamente.

Pero el álbum toma un segundo aire con la canción que le da el nombre al disco, misma que hace honor a las raíces krautrock de la banda. Esta canción muestra la capacidad de DIIV para ejecutar ganchos pegajosos con una base rítmica muy a la Hallogallo de sus padrinos espirituales Neu!. Una de mis canciones favoritas del disco. Luego vienen ‘Mire (Grant’s Song)’ e ‘Incarnate Devil’, los cuales muestran una nueva faceta de la banda al incorporar guitarras más distorsionadas y un sonido más pesado. No obstante, esta parte termina con la viñeta (Fuck), idea inacabada que resulta completamente irrelevante.

DIIV - Nacorock - Corona Ligth-6

DIIV en Corona Capital 2015. Foto por Nacorock para WARP.

La última parte de Is The Is Are contiene una mezcolanza aleatoria de canciones, algunas de las cuales parecen sobrar a estas alturas del disco. De esta sección sólo destacan ‘Healthy Moon’, el corte dreampop más fino del álbum, y ‘Dust’, canción que Cole escribió inmediatamente después de terminar Oshin y la cual refleja el primer acercamiento que tuvo con su nuevo sonido. Pero también contiene (Napa), una canción post-punk plana y sin brillo que se antoja como una de las peores de su catálogo entero.

A pesar de su longitud, Is The Is Are se queda bastante corto. Con todo y sus altibajos, me parece que el disco está repleto de canciones de relleno que bien pudieron haber sido lanzadas como lados B ya que estos llegan a opacar las pocas joyas que es posible encontrar en el álbum. Aún así, estas joyas se sostienen por sí mismas y muestran la dirección sonora en la que Cole ha decidido profundizar. A pesar de que Cole así lo deseara, éste seguramente no será el Nevermind de DIIV.

Si quieres escuchar el streaming del disco exclusivo de The Guardian, haz clic aquí.