Ian Curtis: A Means To An End

// Por: Staff

Lun 24 mayo, 2010

 

En esta entrega sólo quiero hacer hincapié en dos aspectos:

1.- El pasado 18 de mayo se cumplieron 30 años de la muerte de Ian Curtis, vocalista de Joy Division. Sólo él conocía con exactitud sus razones, pero le fueron suficientes para abandonar el gran escenario antes de tiempo; no quiero juzgarlo o, repasar los capítulos de su vida personal que pudieron llevarlo a tomar esa decisión y menos, entrar en los míticos detalles alrededor de su muerte, salvo por uno.

El día que Curtis tomó su vida, lo hizo escuchando el álbum “The Idiot” (1977) de Iggy Pop, la primera colaboración entre Pop y David Bowie, una obra maestra de su tiempo; si había que decir adiós, Ian lo hizo con estilo, como los poetas lo hacen, citando a otros grandes en vez de citarse a si mismos.

2.- Ian Kevin Curtis no necesitó decir nada respecto a su partida, porque ya todo lo había dicho, en sus letras, en su música y en todo lo que nos entregó durante su vida como artista. 30 años después, su mito y el de Joy Division están más vivos que nunca, lo podemos ver o, mejor dicho “escuchar” en la música que nos invade día a día, por que está plagada de la influencia lírica y sonora de una de las bandas británicas claves del post punk.

Imposible no pensar en ¿qué “hubiera” pasado si Ian viajaba con sus compañeros a los Estados Unidos en lugar de tomar esa decisión que aún nos duele?, pero sabemos que esa bendita palabra no existe en el tiempo; a falta de respuesta para esa incógnita, me quedo con la bomba que viceral es la música de Joy Division.

“See the danger,
Always danger,
Endless talking,
Life rebuilding,
Don’t walk away”

‘Atmosphere’
Joy Division