A Perfect Weekend

// Por: Staff

Vie 25 Junio, 2010

De Bruselas, París, Glasto & Rodrigo y Gabriela

Hay varias razones por las que les escribo esto desde un pequeño avión de Brussels Airlines que me conecta de Ginebra, Suiza a la capital de Bélgica. Una de ellas por supuesto es la poca eficiencia de Continental Airlines que tendría que habernos llevado a Bruselas con un día de anticipación pero lo verdaderamente importante es contarles el por qué de este viaje.

Hace un par de años logré cumplir gracias a una invitación del UKTI y de la Embajada Británica en Mèxico, uno de mis sueños melomanos más añorados en mi vida personal y profesional: asistir al festival Glastonbury. En ese 2008 además de no entender nada acerca de cómo prepararme para tan “ruda” experiencia, no sabía que me toparía con un evento que me cambiaría la vida. Había escuchado muchas cosas acerca del mismo positivas y negativas pero nada se acercó a lo que viví en esa primera ocasión. Fue un año muy polémico para los Eavis (los organizadores Michael y su hija Emily) ya que el cartel incluía como figuras principales a Jay-Z y a Kings of Leon cerrando el festival en el escenario principal (Pyramid Stage) en dos días distintos de aquella edición. El primero causó controversia porque según Noel Gallagher de Oasis no cabía en el concepto británico de los festivales (menos en este que es casi un símbolo patrio) un “hip hopero” norteamericano y los segundos por ser una banda tan joven que no tenían la experiencia de tocar en tan privilegiado lugar (agreguen además que el “Only By The Night” no solo no existía para ese tiempo sino que fue realizado inspirado en parte por el gran éxito de la banda aquella memorable noche en Glasto). Evidentemente y como ya lo dicta la historia del festival, 2008 fue uno de los años más exitosos de los últimos tiempos y una de esas ediciones que le devolvió la credibilidad al evento, no porque la hubiera perdido sino porque quedaba claro que seguía intentando cosas nuevas a sus entonces 38 años de edad.

Mi experiencia aquella vez fue tan contundente que antes de regresar a México ya sabía que mi visita a Glasto tendría que ser una visita anual. Así que en 2009 regresé otra vez representando a WARP en una nueva cobertura y una experiencia llamada GoToGlasto al lado de la marca MINI con ganadores incluidos de un rally en línea que iniciamos meses antes del festival. Mi experiencia en 2008 me hizo disfrutar aún más mi estancia en la mítica granja y un nuevo proyecto comenzó de manera casi natural. La idea de hacer un documento audiovisual de la increíble sensación que es caminar por Glastonbury y sus 27 escenarios en medio de casi 140 mil personas tenía que ser contada, así que motivado por la buena relación de nuestro medio con los organizadores (de manera oficial somos los únicos que cubren el evento en español además de un famoso periódico madrileño) decidí dirigir un documental del evento.

Un documento que hablara de la importancia que tiene Glasto para la música, para el público y los centenares de personas e incluso familias que acuden año tras año. Una pieza que explicara de alguna manera el fenómeno de vivir en una ciudad que solo existe 6 días al año de manera social y logística con las obvias complicaciones y retos que esto obviamente conlleva. Entrevistamos en ese 2009 a los organizadores, a algunos de los dirigentes de algunas de las Asociaciones internacionales que apoya Glasto (como GREENPEACE, OXFAM y WATERAID) además de a diversas personalidades de la industria británica. Una gran experiencia y el primer paso a un proyecto que hoy comienza su segunda fase.

A mitad del camino en este documental, me topé de frente con una historia maravillosa de dos talentosos compatriotas y amigos mexicanos que son grandes en el mundo entero aunque apenas conocidos en México y América Latina; me refiero a Rodrigo y Gabriela que este año tocan en su tercer Glastonbury. La de ellos es una historia inusual en el mundo de la música, es como un “American Dream” ocurrido en Irlanda con interesantes repercusiones en el mundo entero. Como lo he dicho en otros espacios en innumerables ocasiones, son el proyetco mexicano con más éxito y proyección en el mundo entero aún arriba de Maná y Café Tacvba, sin contar que su público en el mundo es de varias nacionalidades y no solo latino o mexicano como ocurre con la mayoría de los proyectos que vienen de México y tocan en otras partes del mundo.

Así es que estoy llegando a Bruselas para filmar la segunda parte del documental que contará la historia de Glastonbury & Rodrigo y Gabriela. Hoy los mexicanos tocan en otro festival aquí en Bélgica llamado Couleur Cafe, mañana en París y el domingo cierran el escenario West Holts (uno de los más importantes) en el 40 aniversario de Glastonbury.

Un fin de semana muy especial para mí. Por un lado concretando el proyecto de mi documental de Glasto con la increíble historia de RyG cerrando espectacularmente en el festival más importante del mundo. Y por el otro la satisfacción de que por tercer año consecutivo, estamos cubriendo Glastonbury para ustedes en WARP con un crew muy completo (el más extenso que hemos tenido cubriéndolo) que nos tendrá más que informados a través de aquí y de twitter.com/WARPmagazine.

Enjoy!!! Nosotros ya lo estamos haciendo…

Photobucket

FOTOS: ARCHIVO WARP (Glastonbury 2009 & 2010)

Sígue los detalles de GLASTONBURY 2010 en su 40 aniversario a través de WARP.com.mx y www.twitter.com/WARPmagazine #WARPenglasto

Photobucket