¡Abre los oídos!

// Por: Staff

Jue 28 Octubre, 2010

 

Lo primero que me regalaron los “reyes magos” -a la edad de 1 año- fue un álbum triple de Cri-Cri, al cual le fueron sucediendo poco a poco lo mismo discos de Kiss y America, que de Burbujas, Cepillín y Boney M; recuerdo que en ese momento a los 5 años, no había distinciones entre estilos o géneros para mi… sólo sabía que me gustaban todos y cada uno de esos artistas y que a veces se me antojaba más escuchar a uno que a otro, después cuando tenía 8 años, mi padre contrató por primera vez un sistema de cable que contaba con MTV, canal que en ese entonces efectivamente, se especializaba en poner música 24 horas al día y 7 días a la semana. Mis tardes transcurrían junto a mi hermano Lalo, frente a la tele esperando que salieran videos, ya fueran de Iron Maiden, Duran Duran, Mötley Crüe o Tony Basil; hasta ese momento las cosas seguían igual, había momentos clave para escuchar a cada uno de ellos sin si quiera pensar si era Pop, New Wave o Metal lo que escuchaba.

El problema surgió a los 13, cuando descubrí a Metallica, Anthrax, Scorpions y todos los demás grupos de Heavy de aquella época, fue entonces cuando por arte de magia, decidí que todo aquello que no fuera metal no valía la pena y cerré los oídos, tuvieron que pasar 3 años de oscurantismo, para que, al descubrir a Nirvana, Smashing Pumpkins, Stone Roses y Pixies, mi horizonte nuevamente se amplió y paulatinamente también mi criterio a grado tal que hoy día, mi mañana puede comenzar con Jay-Z y terminar con Can, pasado antes por The Strokes, Lady Gaga, Michael Jackson, Band Of Horses o Misfits, por mencionar sólo algunos.

¿A dónde voy con tanta divagación?; Es simple, pretendo decir que la música, cuando se libera de etiquetas, ya sea por la inocencia de la infancia o por la amplitud de criterio de la edad adulta, es decir, cuando se escucha sin pretenciones de status, se puede disfrutar más allá de los sellos comerciales que le podamos poner. El Pop no apesta por ser Pop, así como el Rock no es la neta por sí mismo, en todos los géneros hay gente que no aporta nada, sin creatividad, ni propuestas, pero del mismo modo en todos ellos, está quien revoluciona, reta y construye nuevas formas musicales.

Esta es una simple invitación a que antes de pensar en el nombre del artista y sin importar la etiqueta o género que la disquera le haya impuesto a un disco o a una canción; ¡Abran los oídos y se permitan escuchar sin prejuicios la riquísima gama de propuestas musicales que existe!.

Photobucket

www.myspace.com/warpmagazine
www.facebook.com/warpmagazine