BEFORE YOU CRY

// Por: Staff

Mar 10 Agosto, 2010

No es primero el Disco sino la Calidad

Antes de que comience el “jolgorio” para los XV años de Carlita, se tuvo que haber apartado un salón, puesto los “bailables” que presentaría esa noche con sus chambelanes, rentado la comida y la bebida para los invitados; y claro está, haber comprado el vestido que la engrandecería para su presentación en sociedad.
¿Cuánto se gastó su papá en todo el show?

Así más o menos se podría leer un problema en un libro de texto de la Primaria, mismo que habría de resolverse en el menor tiempo.

Es una mera analogía que si bien parece muy vulgar y fuera de estas épocas, no termina por perder caducidad si lo volcamos a lo que sucede seguramente en todo el mundo con las nuevas bandas que, antes de querer estar en el mainstream o donde mejor les plazca, deberían buscar pulir su trabajo.

Hablando de la experiencia vivida, hemos recibido a lo largo de los años muchos demos de bandas que buscan un espacio para promocionarse, tratando de recibir en la mayoría de los casos (supongo), retroalimentación.

El problema es que varios de estos grupos, en su “ansia” por llegar lejos en el menor tiempo posible, envían a las redacciones de todas las revistas, periódicos, estaciones de radio, canales de TV, etc., sus trabajos que, para desgracia –no de uno– sino de ellos mismos, son materiales faltos de calidad.

Y no me refiero al CD quemado, con booklet impreso en alguna papelería (en esos demos me he topado con buenas propuestas), más bien hablo de ese trabajo en el estudio, garage o donde se pudo, que a nivel sonoro simplemente no demuestra ni ofrece nada. Ni siquiera es la calidad de grabación, que algún día me pretextó el integrante de una de estas bandas, más bien, me refiero directamente a una guitarra desafinada, una batería que en vez de marcar sus tiempos pareciera el ruido de alguien cayéndose y deficiencias por el estilo.

No quiero que esto se lea como soberbia o mala onda, sino más bien va con el intento por apoyar a esas futuras propuestas que seguramente lograrán estar en la escena como se debe algún día.

Y es que como dicen los viejos lobos de mar “la práctica hace al maestro”; así que antes de querer ser parte de una moda que ya se fue llamada “movimiento indie”, o de pensar que una disquera transnacional los va a integrar a sus filas por un demo, se debería pensar en practicar hasta el cansancio esa canción que compusieron (sea en inglés, en español, instrumental o como quieran), que se oiga a la perfección y así sucesivamente con las rolas que crean deben estar en ese demo que, en una de esas, logra buenos comentarios de los “filtros” que somos nosotros los medios especializados.
Porque si esos discos los mandan así como salió en la primera toma, sin ninguna revisión previa, créanme, no llegarán más lejos que una escuchada y un destino seguro… (imagínenselo).

Y ojo: No se enojen o se entristezcan si el comentario de la gente en los medios de comunicación cuando les hablan para saber qué les pareció el demo no es buena hacia su música, todas esas críticas deben tomarse como constructivas; porque ahí si cabe decir que:
“Quien se enoja pierde y peor aún, peca de soberbio”.