Calabazas Aplastadas

// Por: Staff

Jue 2 Septiembre, 2010

 

En una pasada entrega de esta columna expresé mi alegría causada por la visita de Billy Corgan a nuestra ciudad, cierto, era bajo el cobijo de MTV (y todo lo que esto podía conllevar), pero que diablos, eran los Smashing tocando en uno de los mejores recintos sonoros de México, el Auditorio Nacional: la participación de Zoé y 30 Secconds To Mars era cosa aparte, su servidor iba a ver a los Pumpkins.

Que Corgan se montara en el escenario antes que las dos bandas mencionadas fue un alivio para lo que queríamos escuchar rock noventero y total, muchos con playera de ZERO llegarían temprano a su hogar. El caso era ver a los Smashing en uno de sus momentos más sólidos después de tantos altibajos; de entrada todo pintaba de maravilla, ‘Today’ anunciaba una velada memorable, set corto, pero conciso, con algunos hits, algo de nostalgia, poder y algo de “Teargarden By Kaleidyscope” su nuevo material.

En el momento menos indicado la producción de MTV metió su cucharota y todo se fue al caño: ¿luchadores en el escenario “pegándole” a Corgan? y ¿otros más haciéndole el paro?, ¿de verdad era necesario?, ¿el talento de los Smashing es tan limitado que MTV les tiene que echar la mano para sobresalir?, pero sobre todo ¿de verdad Billy tenía que sugerir el teatrito?, ¿si no se prestaba le cancelaban la presentación, el pago y lo mandaban en clase turista a Chicago?, ¿Smashing Pumpkins tenían que caernos bien a los mexicanos y hacerse los chistositos?.

Que pena que la que ha sido la mejor presentación en nuestro país de una banda tan emblemática, e importante para el rock, vaya a ser recordada por ser la sede del ridículo del año (hasta ahora). Zoé, gran concierto, 30 Seconds To Mars… ¿tocaron o posaron?.

Photobucket

www.myspace.com/warpmagazine
www.facebook.com/warpmagazine