Complication with optimistic outcome

// Por: Staff

Vie 14 Junio, 2013

El regreso de Trent Reznor a los escenarios bajo el manto de NIN era sólo cuestión de tiempo. El músico expresó en algunas entrevistas después de ganar el Academy Award –en la categoría de Original Score por la cinta “The Social Network”- su inquietud por probar algunas ideas sónicas, que podrían encajar de maravilla en un nuevo álbum de su proyecto principal.

Su trabajo en el score de “The Girl With The Dragon Tattoo” y el primer LP de How To Destroy Angels, “Welcome Oblivion”, fueron sólo la calma que precede a la tormenta; apenas una muestra del material sonoro que el músico reservó especialmente para traer a la vida a su nuevo vástago. El pasado 5 de junio al fin pudimos escuchar ‘Came Back Haunted’, primer single de “Hesitation Marks”, el noveno álbum de estudio de NIN.

El resultado de este nuevo esfuerzo, en general, parece positivo para Reznor: hablamos de más de 1 millón de reproducciones del track en Soundcloud y YouTube, dos nuevas giras antes de concluir el año –una a través de diversos festivales enfocada básicamente a la música y otra más, “Tension”, con NIN como headliner, acompañado de un show que promete estar al nivel visual y técnico de Lights In The Sky 2008-, nuevo lineup y, al parecer, muchos trucos bajo la manga. Incluso el regreso de Reznor a una transnacional como Columbia Records (Sony Music) parece un acierto, como también lo fue su salida de Interscope Records (Universal Music) en 2007.

Y esa es justo parte de la magia que envuelve el regreso de Nine Inch Nails y, en general, de cada uno de sus nuevos lanzamientos. Trent es un artista que se involucra en cada aspecto detrás de su música y en todo lo que la rodea es un hombre que ha sabido llevar su arte al lugar correcto, en el momento indicado, hablando a nivel marketing, visual, ideológico e incluso culturalmente.

Movimientos como lanzar “Ghosts I–IV” (2008) -un álbum de 36 cortes totalmente instrumentales- sin ningún anuncio previo y apoyado únicamente por la promoción generada a través de su sitio web nin.com-, es una operación que parecería un suicidio para cualquier músico que acabe de abandonar un sello, sin embargo, para Reznor fue todo lo contrario; la presentación deluxe del álbum fue sold out unas horas después de haber sido lanzada, y de hecho, el sitio experimentó problemas de tráfico durante toda la noche, debido a que ni el staff, ni el mismo Trent esperaban tal respuesta.

Debido al éxito anterior, Reznor decidió regalar un EP con canciones nuevas, idea que creció hasta convertirse en un álbum, “The Slip”, el pretexto para embarcarse en la gira más exitosa de NIN a la fecha, la antes referida Lights In The Sky, con varios sold outs alrededor del mundo. Del ARG que acompañó “Year Zero” (2007) mejor no hablamos, basta con mencionar que en su momento arrojó sólo victorias. Es decir, parece que el tipo siempre está en busca de nuevas maneras de comunicar y transmitir su visión del mundo, de desafiarlo, pero sobre todo de retarse a sí mismo, superándose en cada oportunidad.

Quizá los buenos resultados detrás del trabajo de Trent se deban a la honestidad con la que siempre impregna su música: puede gustar o no, puede pertenecer o no al periodo de tiempo en el que aparece, puede significar una revolución o simplemente formar parte de los anecdotarios sonoros; lo que es un hecho, es que siempre está llena de verdad y abre una pequeña ventana hacia el alma de su creador, provocando una comunión entre el autor y el escucha.

Bienvenidos sean los nuevos sonidos detrás de los sintetizadores y las demás máquinas de Reznor, bienvenido “Hesitation Marks” y los 14 tracks que lo componen, bienvenida la nueva tecnología y efectos visuales que acompañarán su música durante la próxima gira, bienvenidos los nuevos miembros de su banda que demolerán cada lugar en el que se presenten.

Bienvenido sea, de nueva cuenta, Nine Inch Nails.