“Don´t mess with SXSW! El mejor hasta hoy…”

// Por: Staff

Mar 22 Marzo, 2011

 

Ya en México recuperándome del SXSW más intenso en los cuatro años que llevo asistiendo, me congratulo una vez más de formar parte de un esfuerzo tan bien logrado alrededor de la industria del entretenimiento independiente.
Cada año le he logrado entender mejor a SXSW pero ha sido hasta este reciente experiencia en 2011, a 25 años de haberse creado, que de verdad acabo por valorar totalmente la importancia y relevancia internacional que este esfuerzo conlleva. Hay mucho que aprenderle a un evento de esta magnitud. El modelo de negocios, la filosofía, los involucrados, las conferencias, los tópicos, los conciertos, el marketing, el brandertainment y sobretodo, las ganas de hacer las cosas como se debe.

SXSW ataca directamente tres rubros desde hace años: FILM, INTERACTIVE y MUSIC. De los tres rubros, el que recibe más registros es el INTERACTIVE que reúne intereses alrededor del mundo digital y los desarrollos tecnológicos con ponentes de primerísimo nivel como el CEO de Foursquare Dennis Crowley, que asistió este año tal y como en su momento lo han hecho personajes similares de plataformas como Twitter o Spotify. La experiencia, las charlas y la prospectiva de nuestro futuro en la vida digital son fascinantes en cada uno de los eventos de este rubro.
Luego viene FILM, con conferencias y películas de verdad poderosas en la industria del cine independiente. Documentales que tal vez nunca llegarán a las salas de cine comerciales como “Foo Fighters: Back and Forth” este año o “Lemmy” el año pasado un año antes de su estreno mundial, nos dejan claro que Austin es el lugar donde hay que estar si tus intenciones cinéfilas abarcan estos rubros a veces no tan populares en los circuitos regulares. Año tras año este lado de SXSW se ha consolidado ya como un Festival de Cine Internacional y su importancia en la industria crece día con día.
Luego viene la música y sus centenares de conciertos y decenas de conferencias. Un “Afganistán” para las bandas (“Libia” para estar más ad hoc con nuestro presente) que buscan una oportunidad en medio de tantas tocadas en los bares de la ciudad con condiciones nada cómodas en cuestiones de equipo y rentabilidad y un asunto de democratización con sus debidas proporciones para los grandes talentos de la escena internacional. Estoy seguro que los mismos Foo Fighters o Duran Duran no tocaban para menos de 2mil personas desde hace un buen tiempo. Y estoy convencido que The Strokes no pensaron dar su primer concierto de regreso a los escenarios gratuito para los miles que los disfrutamos en el Auditorium Shores Stage, pero esa es la magia de South By…
Como puntos a resaltar, debo decir que este año llegó tanta gente que hubo momentos de poco control por parte de los organizadores ante actos violentos o masivos como el “portazo” en el show de The Strokes, una grúa de una cámara (que no autorizó el festival) que se cayó en Stubb´s en el concierto de OMD y en general un ambiente extrañamente hostil en las calles de Austin que si bien siempre son fiesteras acabando los eventos cada noche, nunca se habían sentido tan agresivas como este año.

Del lado latino como siempre, mucho que aprender. Conferencias con la mitad de los panelistas que cancelaron a último minuto o se quedaron dormidos (REAL) y conciertos que no recibieron a los talentos esperados como los casos de Jumbo y Chetes que están deportados de USA por cinco años (hasta el momento) por decir que viajaban con propósitos turísticos y no de trabajo. “Nos falta profesionalismo y oficio” decía yo en uno de los paneles latinos al que asistí de público y lo refrendé en la conferencia que me tocó moderar donde hubimos tres en una mesa de seis y mis dos compañeros no estaban originalmente contemplados para ese panel acerca de los Festivales en América Latina. Una lástima y una pena que varios que se dedican a esto sigan sin tomársela en serio a estas alturas del partido por cierto.

El showcase de WARP / GUARP fue todo un éxito por otro lado. DaPuntoBeat y Los Impostors sacaron la casta mexicana mientras Penguin Prison y Datarock demostraron por qué son dos de los actos que sonarán más en este 2011. Chequen nuestros resúmenes diarios en el DESTACADO especial y esperen videos en los siguientes días.

Yo seguiré disfrutando los recuerdos de esta (otra vez) gran experiencia, trabajando con todo los nuevos proyectos que desde allá ocurrieron y de nuevo sintiéndome muy orgulloso de formar parte de la historia de SXSW.

Gracias especiales a Darin Klein.

Photobucket