El final de “Backstage 40”

// Por: Staff

Mie 6 mayo, 2015

Por Alejandro Franco

Todo lo que comienza, tiene que acabar. La vida tiene ciclos perfectos de oportunidades y enseñanzas. Hace cuatro años cuando me aceptaron el hacer este proyecto en la cadena Los 40 Principales, a través de prácticamente todas sus plazas en la República Mexicana, estaba a punto de quedarme sin hacer radio por primera vez en mi vida desde que empecé en la Universidad varios años atrás. Lo curioso es que me dijeron que sí y me asignaron un espacio en la cadena “Top 40” más importante de habla hispana en el mundo, donde regularmente no existen esas concesiones y donde estos programas serían impensables dentro de la fórmula.

Y aunque al principio fue un salvavidas y cumplía en esencia con una necesidad de regresar a la acción básica de programar nueva música en la radio y nada más, “Backstage 40” se convirtió para mí en la ventana perfecta para hacer la radio que siempre había querido hacer, con la libertad que siempre quise tener. Debo decir que durante 209 emisiones, traducidas a poco más de 4 años al aire, Los 40 Principales me dio absoluta libertad editorial. Jamás recibimos una sola llamada para cuestionar alguno de los temas musicales que programamos o la presencia de algún invitado, ni tampoco que a veces el programa acababa entre las 2 y 4 de la mañana, en vez de a las 12:00 am como estaba estipulado. Fue una relación perfecta la que llevamos con “40”, hasta que el ciclo se cumplió y el noviazgo terminó el pasado jueves 30 de abril de 2015.

Yo no sabía nada hasta poco menos de una hora antes de la última emisión. Me buscaron por la mañana para pedirme llegar antes a la radio, con el fin de tener una reunión de trabajo. Algo me dijo todo el día que quizás esto iba a pasar, que así como pensamos que solo llegaríamos a las 10 emisiones, el destino nos había alcanzado para no llegar a las 210. “Es una decisión de compañía” me dijeron y la entendí tal cual. Sin recelos, sin mala onda y más bien, con mucho agradecimiento.

Es de verdad un privilegio haber tenido la oportunidad de hacer esta radio tan libre en un lugar como “40”, pero mayor privilegio convivir con mi amigo Daniel Posadas “Niño con Barba”, productor del espacio, tantas horas de desvelo. También con todos nuestros cómplices… fueron varios. Gracias a la música y a nuestros invitados por darnos tantos tracks para estrenar. Gracias a ustedes por abrazarnos y por dejarnos ir en lo alto. Al final siempre es mejor así… Lo que comienza, tiene que acabar.

**escucha aquí la última emisión de “Backstage 40”***

Comparto una galería con un poco de la historia del programa: