El Oscar de Trent Reznor

// Por: Staff

Lun 28 Febrero, 2011

 

“Componer música para ‘The Social Network’ fue la mejor experiencia que he tenido”: Trent Reznor.

Seguramente algunos fanáticos aguerridos de Nine Inch Nails se sienten molestos con el hecho de que Trent Reznor haya ganado un Oscar por Mejor Score Original de “Red Social”. Entre los argumentos que tienen dichos fans, el más importante es que al músico se le abrieron las puertas de Hollywood, convirtiéndolo casi de manera inmediata en un vendido (sell out) o en un engranaje más del sistema de entretenimiento plástico gringo.

El cliché de que este tipo de auto reconocimientos de la industria (Grammy Awards, MTV Music awards, etc.) son totalmente falsos y que no se reconoce la calidad artística sino el alcance masivo, es algo que hemos escuchado siempre y que nunca nos hemos ocupado en cuestionar.

Es totalmente válido que a muchas personas no les guste la propuesta musical que Reznor ha trabajado durante casi 30 años, pero es muy diferente reconocer cómo esas tres décadas de experiencia le han dado a Reznor una forma de distinta de creatividad musical en un medio que no es natural para él: el cine. Quienes han visto “The Social Network” no pueden negar que el score es el elemento que complementa las actuaciones y da el toque final al drama en la película.

“Por suerte David tenía una idea muy clara de lo que él quería. La única dirección inmediata que nos dio fue que no incluyéramos orquesta similar a Blade Runner. Definitivamente, fue difícil componer para personajes que estaban todo el tiempo encerrados en una habitación. No hubo paisajes o escenas de batallas. No fue algo fácil para nosotros.”, dijo Reznor.

Resulta injusto juzgar y echar atrás los años de carrera de Trent Reznor tan sólo por haber sido reconocido por Hollywood. Es momento de alejarnos de los clichés y aplaudir el hecho de que la industria –a pesar de que seguramente nunca ha escuchado una canción de NIN-, se olvide por un año de apostarle a música construida alrededor de la fama de John Williams y dé entrada a una apuesta diferente.

Después de todo, ¿a quién no le gusta que su trabajo se reconozca?