El segundo debate: ¿expectativa cumplida?

// Por: Staff

Lun 11 junio, 2012

 

Con una lamentable producción, pésima iluminación, cortes de señal y la falta de una edecán que diera nota, se llevó a cabo el segundo debate entre candidatos a la presidencia de México, el pasado domingo 10 de junio.

La expectativa era alta, muchas noticias han surgido desde que vimos el primer debate: la visita de Peña Nieto a la Ibero, el repunte de López Obrador en las encuestas y, por supuesto, el reciente escándalo de una supuesta estrategia que Televisa generó para posicionar a Peña Nieto como puntero en la elección y desprestigiar mediáticamente al candidato de las izquierdas. Por aspectos como estos, además de una merecida cadena nacional, el pueblo de México vio con ahinco un debate que terminó por decepcionar a más de uno.

Vimos a un Enrique Peña Nieto gris, sin mucho discurso, sin deseos de arriesgarse demasiado por temor a bajar su evidente ventaja en los estudios de opinión. Contemplamos a un Andrés Manuel López Obrador que se fue desmoronando con el paso de los minutos, que comenzó fuerte, sin responder a ataques y privilegiando la propuesta, pero que terminó con el mismo discurso que le hemos escuchado, de que el estado debe hacerlo todo y que, con la sola eliminación de la corrupción y burocracia, podría ahorrar hasta 300 mil millones de pesos, cifra que fue cuestionada hasta por el propio Presidente Felipe Calderón vía Twitter (aspecto poco afortunado para el titular del poder Ejecutivo, por cierto) y que provocó la decepción de varios seguidores que esperaban ansiosos al otro “Peje”, al que se ve en los mítines, con bríos, aguerrido.

Tuvimos también oportunidad de ver a un Gabriel Quadri ignorado por sus competidores, buscando “moderar” el debate, papel que ni le quedaba, ni le fue asignado. Su misma imagen física mostraba demasiada comodidad, como si ya hubiera cumplido su cometido del registro oficial del Partido Nueva Alianza. Pero lo sorprendente de la noche fue poder presenciar en vivo a una Josefina Vázquez Mota que pensábamos jamás llegaría, dispuesta a luchar, atacando, entendiendo que el evento se trataba de debatir y confrontar, que le dijo sus verdades a los otros candidatos, aprovechando que no tenía nada que perder y mucho que ganar.

En redes sociales digitales, las tendencias fueron sumamente interesantes. Se posicionaron en Twitter trending topics como: #Peñaganaeldebate y minutos más tarde aparece #Peñasedesploma. Surge también como tendencia #elpejeaburrehastaalospejezombies y, caray, hasta el canal de videos porno por internet YouPorn se vuelve trending topic unos cuantos minutos, al ser sumamente retuiteado un comentario que habla de la diferencia entre ver el video “Querida amiga” (al que Quadri hizo alusión cuando intentó atacar a Vázquez Mota) en YouTube y buscar ese mismo término en YouPorn.

Pero lo que más nos debe poner a pensar son los discursos de odio que se están generando, ya sea a partir de las pasiones personales de los ciudadanos, o de las creencias políticas, incluso de las estrategias de cada partido. De acuerdo a los estudios que tenemos en CosmoCiudadano.mx, desde las 12 del día del 10 de junio y hasta las 10:24 de la noche, que fue el cierre del debate, contabilizamos 30,984 menciones, teniendo su pico más alto alrededor de las 3 de la tarde, apenas unas 5 horas antes de que arrancara el debate. ¿A qué nos referimos con discursos de odio? Tenemos una nube de conceptos donde cruzamos todos los datos alusivos a la palabra “pendejo” durante este lapso de tiempo, descartando aquellos que no tuvieran que ver con el proceso electoral y con el país, y surge esta imagen:

Puede parecer un asunto exclusivo al candidato del PRI, quizá se podría pensar que por la manera en que ha llevado su campaña es “normal” que se refieran a él con frases como éstas; sin embargo, veamos qué ocurre cuando se cruzan los términos más comunes a los que se asocia a AMLO en Twitter:

Vemos palabras como “locura”, “loco”, “pendejo” y “pinche”. Resalta, por supuesto, el usuario @guiriguiri_ que es la cuenta atribuida al comediante Andrés Bustamante, que se ha descubierto, no es real sino una parodia, pero que durante todo este proceso electoral se mostró claramente obradorista y fue de los primeros en decir –y cito- “Muy decepcionado he quedado de López Obrador. Lo veo cansado, incongruente, repetitivo y nada novedoso”, y culmina
afirmando “Ya no me queda duda, @JosefinaVM ganó el debate”. Sea o no sea el Bustamante real, es claro que sí refleja un sentir de la sociedad en general: los seguidores de López Obrador esperaban más y los seguidores de Vázquez Mota no esperaban nada y sorprendió a indecisos.

Tendremos que esperar a ver cómo se mueven los números de las encuestas en los próximos días. Por supuesto, se ve difícil que este éxito momentáneo de Josefina Vázquez Mota le sume tal cantidad de puntos que pueda ser fuerte contendiente para vencer a Peña Nieto en las preferencias, pero sin lugar a dudas, dejó a muchos con un buen sabor de boca.