From The Mag: The XX: I DARE YOU

// Por: Staff

Mar 4 Abril, 2017

//Por: Karina Luvián

La conversión de ser un proyecto desconocido a una de las bandas más importantes de la última década a nivel internacional es un proceso que trastoca la realidad de quien lo vive, con repercusiones en su capacidad creativa, su estabilidad emocional y, claro, el entendimiento del mundo que lo circunda directa e indirectamente.

The xx, la prometedora banda que en 2010 dio un salto definitorio en su carrera al ser nominada y ganar el Mercury Music Prize, ha atravesado diferentes momentos de crecimiento y consolidación que hoy se cristalizan en I See You, disco que destella, radiante e inspirador, en un momento históricamente complejo para el mundo, con Donald Trump a la cabeza de Estados Unidos y Reino Unido detallando su salida de la Unión Europea.

El posicionamiento de una banda como The xx toma especial importancia a partir de la inclinación sexual de dos de sus miembros, en una época en la que la discriminación y el racismo persisten en todas las sociedades. Jamie Smith, el productor y músico que detona la magia sonora de la banda, tomó mayor conciencia a partir de una experiencia propia, según declaró a The Fader:

«Teníamos un sample que no pudimos obtener. Había una mujer que era dueña de los derechos (pero) no pudo obtenerlos (legalmente) por todo lo que había pasado y todo lo que ocurría con los privilegios culturales. (…) Hacer esto me hizo pensar en lo que ocurre con el racismo en Estados Unidos, y ver las cosas que he hecho, los samples que he utilizado y la música que escucho, que es básicamente música negra. Me hizo más consciente.»

En la misma entrevista para la revista neoyorkina, Romy Madley Croft señaló el lanzamiento de ‘On Hold’ un día después de las elecciones en Estados Unidos, lo que recuerda aquella publicación en Facebook en la que resalta el buen recibimiento de la placa en una semana determinante: «Un disco hecho por dos gays, en el número dos de las listas estadounidenses , en la semana en que Trump inicia es una buena señal.»

“UN DISCO HECHO POR DOS GAYS, EN EL NÚMERO DOS DE LAS LISTAS ESTADOUNIDENSES, EN LA SEMANA EN QUE TRUMP INICIA ES UNA BUENA SEÑAL.”

Aunque la dirección política de la Unión Americana y de su propio país mantiene atentos a Jamie, Romy y Oliver Sim, es la evolución artística y personal lo que determina la vibra de la agrupación inglesa, con un prometedor camino y una gira que la traerá de vuelta a la Ciudad de México el próximo mes de abril.

Pese a complejidades de conexión y la diferencia de horarios entre México y Londres, WARP Magazine platicó con la voz femenina de The xx, quien en plenitud compositiva y a punto de contraer matrimonio con la diseñadora británica Hannah Marshall nos compartió el sentimiento detrás de I See You, ese que nació en 1999 y se afianzó a través de tres exitosos discos y un mundo de experiencias.

– ¿Qué tan lejos puede estar un artista de la música una vez que ha decidido tomar un descanso?

«Creo que los cuatro nos encontramos con la música porque simplemente es el medio de expresarnos. Empezamos a hacer música cuando ninguno de los cuatro pensó en compartirla con alguien y sólo lo hacíamos para nosotros. Desde que descubrí que era una forma magnífica de sacar mis pensamientos he comprendido mis emociones, así que incluso cuando nos tomamos un largo tiempo para hacer este disco nos mantuvimos cerca de la música; es parte de lo que somos.»

– ¿Por qué les tomó tanto tiempo lanzar este I See You?

«Ese no era el plan, de hecho ni siquiera teníamos uno y jamás imaginé que nos tomaría tanto. Empezamos a grabar muy, muy rápido después de regresar de la gira de Coexist, en noviembre de 2013. Casi inmediatamente después de que Oliver y yo regresamos a Londres retomamos la
composición y logramos un montón de nuevas canciones para los shows en Nueva York. Para ese momento ya era 2014. Entonces, en el momento en que notamos que todo estaba caminando bien decidimos entrar al estudio, en Texas, en marzo de ese año, luego fuimos a Islandia, en agosto, y a Los Angeles en noviembre. Luego, ya sabes, estuvimos trabajando muy, muy duro y salió el disco de Jamie, le empezó a ir muy bien y nos sentimos muy orgullosos pero él empezó a estar cada vez más ocupado y todo tuvo que bajar de intensidad con nuestro disco.»

– ¿Cómo reaccionaron ante la decisión de Jamie de lanzar un álbum por su cuenta?

«Oliver y yo conocemos a Jamie desde que teníamos 11 años y desde entonces él ya tenía discos y amaba la música. Desde que éramos adolescentes recuerdo verlo con sus propias cosas de producción. Fuera de The xx él ha hecho beats de hip hop y, bueno, gran parte de su gama musical, así que el que hiciera su propia música nunca nos resultó raro, lo hemos visto como algo normal. Cuando se acercó y nos dijo “tengo todas estas canciones y lanzaré un disco en solitario” lo respetamos y lo alentamos. Fue un momento difícil, porque estábamos orgullosos de su éxito y nos sentíamos felices por él pero a veces era complicado, porque lo extrañábamos. Viendo todo en perspectiva entiendo que, de hecho, esto nos ayudó a presentar un nuevo muy diferente a nuestro trabajo previo.»

– ¿Cómo ha sido para ustedes tener la posibilidad de lanzar música y que sea escuchada por tantas personas alrededor del mundo?

«Es muy loco cómo la gente ha respondido a nuestra música, nosotros nunca, jamás pensamos que esto pasaría. Hicimos el primer disco para nosotros, no esperamos que nadie lo escuchara y es difícil de creer que ahora tanta gente las tenga. Ya que I See You tomó tanto tiempo en ser escrito me acostumbré a estar en casa, a no estar en una banda, sentí como si no lo estuviera y empecé a escribir otra vez para mí, del mismo modo en que lo hice en el primer disco, esto de verdad me ayudó porque no me preocupó la idea de que la gente lo fuera a escuchar, sólo me expresé y creo que eso me ayudó. Puede ser muy difícil (componer) si estás pensando “oh, por dónde empiezo”, cuando sólo deberías preocuparte por la música y por ser honesto.»

– Sobre las sesiones de grabación, ¿cómo te sentiste de estar de regreso en el estudio con The xx?

«Fue muy emocionante. Me encantó estar de regreso con Oliver y Jamie, con las ganas enormes de crear, me gustó mucho el esfuerzo de grabar en diferentes países para intentar cosas nuevas, el esfuerzo real de presionarnos para salir de nuestra zona de confort. En ese momento queríamos intentar un montón de cosas y nos emocionaba el desafío, así que decidimos no grabar este disco en Londres, decidimos salir al mundo y elegimos lugares lejanos; el primero de ellos fue Marfa, en Texas. Llegamos a una casa, un lugar increíble que era totalmente distinto a Londres y esto nos ayudó a unirnos de nuevo. Pasamos maravillosos momentos ahí.»

– El sonido de este disco es, definitivamente, menos sombrío que el de sus placas anteriores. ¿Cómo se dieron cuenta de que esta era la dirección que debía tomar el sonido de The xx?

«Cuando estábamos en la gira de Coexist me di cuenta que amaba tocar el disco pero no tenía demasiados momentos con un ritmo natural, así que noté que nos estábamos basándonos más en el primer disco, porque las canciones eran más alegres y con más producción. Cuando escribimos el nuevo disco me sentí emocionada por crear canciones con mayor up beat para nuestros shows, traer una energía diferente y, personalmente, quería escribir más sobre estar enamorada y no sólo canciones de desamor, pues ahora estoy en una relación y quería escribir más acerca acerca de ello. Creo que es esto lo que ha dado la noción de que nuestra música es más alegre y ha contribuido a traer una vibra diferente al álbum.»

– No lo imaginamos en un futuro cercano pero, ¿cuál sería la razón por la que la banda se separaría? ¿El fin de su amistad, el fin del mundo…? «Podría ser con el fin del mundo, supongo [ríe], pero no sé, pienso que después de conocernos por tanto tiempo somos como una familia, los veo como mis hermanos y creo que mientras sigamos inspirados y sigamos confiando el uno en el otro seguiremos juntos.

«Hubo caminos difíciles en el proceso de creación de este disco y pensé que nuestra amistad cambiaría, fue muy difícil para mí, pensé que al pasar mucho tiempo por separado, cada quien haciendo lo suyo, habría cosas que cambiarían pero al pasar tiempo juntos nuevamente me di cuenta de que nada había cambiado, sólo habíamos pasado un poco de tiempo aparte. Al final creo que fue sano para todos extrañarnos un poco. Fue es algo bueno.»