Infinite Arms

// Por: Staff

Mie 9 Junio, 2010

El Amor Incondicional

¿Cuántas veces han necesitado un abrazo y no hay alguien a su lado más que la música? La soledad bien acompañada de un disco siempre es mucho más llevadera; es como si no estuviéramos solos y es que en realidad yo creo que no lo estamos.

Hace unas semanas escribí una editorial aquí mismo acerca de la crítica situación de salud que hasta el momento de escribir estas líneas, sigue teniendo Gustavo Cerati (aquí las no muy buenas noticias de esta semana: http://is.gd/cHMKH). Ahí decía que es increíble cómo te puede afectar un acontecimiento de alguien a quien realmente no conoces, refiriéndome directamente a mi preocupación sumada a la de miles de personas más por el bienestar del ex líder de Soda Stereo. Y es que la música es así. Nos hace tener lazos con quienes la hacen; lazos directos e irrompibles que se van formando en cada “pasada” de una canción o de un disco en diferentes momentos de nuestras vidas.

La música es como una red social gigantesca que va teniendo millones de distintas interpretaciones que generan una enorme empatía entre los que la escuchan. No importa de qué nacionalidad seas, donde vives u cuál es tu contexto cultural porque si una “rola” es buena y tiene lo suficiente para moverte las entrañas, seguro te va a conectar con decenas de miles de personas más que sienten el mismo llamado que tú.

Es inevitable dejar de pensar en las recientes muertes que han habido alrededor de la música (Dio, Jay Retard, integrantes de !!!, Stereophonics, etc) en todo el planeta y si a eso le sumamos las crisis de salud que han enfrentado varios grandes incluidos Sabo Romo, Alex Otaola, Cerati y hasta Bono que tuvo que cancelar la presentación de U2 en Glastonbury y la gira en Estados Unidos. Y aunque la salud, las enfermedades y la muerte son parte natural de la vida, el amor por la música y por estos y tantos otros personajes no hace más que conmovernos a los melómanos de corazón.

Ojalá estos miles de brazos que se extienden en nuestro planeta para abrazar momentos íntimos de espacios solo explorados por los sonidos, nos hicieran mejores seres humanos y nos llevaran a valorar no solo a nuestros héroes musicales sino a los que tenemos al lado y que por costumbre, ya no notamos; pareja, familia, amigos y colegas. Ojalá replicaramos estos sentimientos en alimentar las buenas energías entre nosotros sin olvidar lo esencial, que todos estamos hechos de lo mismo y conectados de alguna manera infinita.

<iframe id=”tsFrame19509″ src=”http://cdn.topspin.net/api/v3/player/19509″ width=”300″ height=”250″ frameborder=”0″/>