Interpolar: Rompiendo Paradigmas, una vida llena de esfuerzo #MusicMakers

// Por: Oscar Adame

Jue 28 septiembre, 2017

*Los comentarios emitidos son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente la postura editorial del medio.

Interpolar nos envió una carta en la cual nos detalla las dificultades por las cuales han tenido que atravesar para vivir de su música y poder dar a conocer el arte que, según a palabras de la banda, nace de una necesidad natural.

Querido Warp:

Se dice en las calles que es de valientes tocar rock´n roll y grabar un disco de 12 canciones, sobre todo en un país donde sólo el 20% de la población escucha rock e irónicamente el gusto por el reggaetón es mayoritario.

Esta historia comienza cuando tenía 7 años y vi por primera vez la película de El Joven Einstein. Una absurda comedia que presenta al supuesto Albert Einstein como el inventor del rock´n roll y cambiando el sentido de la bomba atómica hacia la energía necesaria para reproducir el sonido amplificado de la guitarra eléctrica.

Al final de la película interpreta la canción de Rock´n Roll Music de The Beatles, al ver esa escena, mi piel se puso chinita y sentí una emoción que hasta ese entonces a mi corta vida, no había sentido antes.

Comencé a clavarme con bandas como Queen, The Beatles, Kula Shaker, Pulp, Placebo, The Verve, Blur, etc. Pero fue hasta cuatro años después, que regresando de la escuela, a mis 11 años, prendí la televisión en mi rutina diaria de ver durante horas MTV, en aquellas épocas gloriosas en que sólo pasaban videos musicales, y vi a la banda británica que cambió mi vida para siempre: Oasis.

A partir de ese momento, comencé a tomar clases de bajo, aunque en aquellas épocas no era tan buen estudiante, mi paciencia duró un año, y con lo poco que aprendí, seguí mi exploración lírica hacia la guitarra acústica. La dinámica se volvió interesante, ya que todos los días llegábamos a la escuela los adictos a la música y nos poníamos retos de sacar canciones que nos gustaban. La misión: conocer a quién de los amigos le salía mejor la canción de “tarea”.

Finalmente tuve mi primera banda de punk-rock a los 16 años; género que se puso de moda con las bandas de la escena, y todos los chavitos como “acarreados”, tratábamos de pegar y sobresalir de entre el montón. Desafortunadamente éramos muy jóvenes y nada disciplinados,  y aunque teníamos el corazón lleno de hambre y pasión, no fue suficiente para darnos a conocer a nivel masivo.

Así pasaron 8 años, hasta que dejé esa banda y me fui a vivir a la ciudad de Londres, fue ahí que mi concepción por la música y el arte se desarrolló por completo. Independientemente de que viajar te hace crecer y valorar muchas cosas, los ingleses me enseñaron el amor, dedicación y ambición que tienen por todo lo que hacen.

Pasé un año por allá tocando en el metro y como roady de bandas latinoamericanas, y unos meses antes de volver a México, ya tenía compuesta la canción de “Luz Estelar”, que actualmente se encuentra en el disco de Paradigmas.

Fue así como regresé con emociones encontradas, experiencias intensas y muchísima hambre de hacer las cosas como debían de ser. Poco a poco fui componiendo más canciones; de pronto apareció ‘Amor Eléctrico’ y ‘Redrum’, y no fue hasta que hablé con Arturo, actual baterista, para que entrara a la banda que en ese entonces aún no tenía nombre, y que canciones como ‘Mi Mundo Gira al Revés’ y ‘Promesas’ llegaran por la puerta grande.

Tuvimos otros integrantes que eventualmente tomaron caminos diferentes, ya que es muy cierto lo que se dice -tener una banda, es como tener una relación entre tres, cuatro o cinco personas. -Y para que las cosas jalen, se necesita que todos jalen parejo. Somos una proyección de todo lo que está pasando en el universo, lo único que tenemos que hacer es dejar que nuestra antena reciba la información para que las cosas sucedan-.

Un día llegó una amiga a contarme sobre Fondeadora, me interesó tanto que ese mismo día hice mi perfil y mandé mi solicitud para saber si mi proyecto era candidato para fondear. Pasaron 5 días y finalmente me respondieron que la campaña ya estaba activa, y que el resto dependía de nosotros para que todos nos apoyaran.

Fueron dos meses de mucho trabajo: Publicaciones, videos, mensajes, correos, inbox e infinidad de malabares para que fans, amigos y familia nos apoyaran… ¡Y sí, lo logramos! Casi a la par, y aún sin saber si lograríamos alcanzar la meta, ya había contactado a la manager de Phil Vinall, por medio de Pipe Ceballos que conocí en un casting para un comercial de cerveza. Paty Carrera, manager de Phil, me pidió que le enviara el demo para que pudieran escucharlo, ya que todos los días Phil recibe cientos de demos de diferentes bandas que quieren trabajar con él.

Mágicamente a los 4 días, cuando hacía mis labores de rutina, recibí la llamada de Paty, quería comunicarme que a Phil le había gustado mucho el material y que tenía muchas granas de producir nuestro disco.

Las cosas comenzaron a materializarse y en menos de 6 meses, alcanzamos la meta de Fondeadora, nos hicimos amigos de Phil y entramos al estudio a grabar nuestro primer disco oficial. -Todo parecía un sueño, pero al despertar la música seguía ahí-.

Aún después de termiar de grabar, tuvimos meses de angustia ya que nos quedamos sin recursos para masterizar el disco, hacer el arte y maquilar las copias. Sin embargo, nuestros deseos fueron tan grandes, que Francisco Díaz, uno de mis mejores amigos, se enamoró del proyecto y decidió apoyarnos con la mitad de lo que nos hacía falta en ese momento: Fue gasolina pura, para seguir avanzando.

Justo en ese momento, Arturo y yo sabíamos que neceitábamos a dos personas más para que el proyecto estuviera completo. Fue cuando conocimos a Pablo en una carne asada en casa de Francisco (Paco). Hicimos click inmediatamente, y fue curioso que era el primer bajista con el que yo hablaba y el nombre de Oasis apareció en la conversación.

Por otro lado, Arturo que ya conocía a Luigi de tiempo atrás y de otras bandas, no dudó en proponerlo para la segunda guitarra. Fue así como el primer ensayo con los cuatro sucedió en mi casa y fue así que a principios de enero del 2017 nació Interpolar. -Era impresionante ver como la vida nos juntó en tiempo y espacio para hacer magia–.

Desde el día uno no he dejado de trabajar, y lo mejor es que ahora no estoy sólo. Estoy acompañado de tres personas que tienen la misma visión. Un día nos preguntaron ¿En qué se define Interpolar? Nosotros contestamos: ¡Mereces lo que sueñas! Pero no por acto divino, sino por trabajar duro, ensayar, sacrificar, volver a levantarte, volver a creer, ser paciente, y hacer que las cosas sucedan. ¡No es sólo merecer, es ganarse lo que sueñas!

Seguimos trabajando duro, es por eso que no dejamos las cosas en el lanzamiento del disco. Ya tenemos dos videos muy creativos y bien producidos, los cuales son una proyección visual de nuestros pensamientos. ‘Fénix’, primer sencillo en el que se desarrolla el tema de perder el miedo y renacer todos los días, no hace falta morir, para tener una oportunidad cada día de hacer las cosas diferente. Y  ‘Degeneración’ como segundo sencillo, en el que proyecta la vida de una persona sumergida en la rutina diaria, cuando de pronto, algo tan básico como una canción, puede inyectarte la energía suficiente para contagiar al mundo.

Actualmente tenemos otro reto muy importante, si no es que el más importante de nuestra carrera hasta ahora, ya que se avecina el show de la presentación oficial de nuestro disco en el Foro Indie Rocks en la Col. Roma. Querido Warp, por supuesto que estás invitado. Estamos seguros de que será un evento memorable para todos los que nos acompañen, que ya somos muchos los sumados al proyecto.

El barco ya zarpó y pensamos ir hasta las últimas consecuencias.

Los cuatro amamos el rock´n roll y la influencia británica. Los cuatro vamos para el mismo camino y vemos la música con pasión, pero también con respeto. Ha sido gracias a todos estos elementos que Interpolar adquiere su nombre, porque Interpolar significa; “todo lo que pasa en medio de puntos específicos para obtener resultados diferentes.”

Nosotros somos la Interpolaridad de nuestras experiencias personales y musicales.

Atte: Interpolar.