Just Like You Imagined

// Por: Staff

Dom 13 Junio, 2010

 

 

La semana pasada el aleatorio del iPod me dio una gran sorpresa, lanzando así, de la nada, una gran canción, que sin duda está entre mis 10 preferidas de siempre y que significa mucho para mí a nivel personal. Quizá habían pasado un par de meses desde la última vez que la escuche y eso, evidentemente, hizo que adivinar sus primeras notas me llenara de mariposas el estómago.

 

Es increíble la forma en la que la música nos mueve y sobre todo, como genera emociones tan diversas y contrastantes en nosotros, de ahí que juegue un papel tan importante y crucial en nuestra vida, llegando al punto de ser un factor decisivo en nuestro paso por este mundo. En mi caso, cuando escuche esta canción por primera vez, me encontraba en un momento en el que debía hacer ciertas elecciones que terminarían por dar dirección a mi vida.

 

En 1999 estaba clavado en el nu metal, con el post grunge y era fan (enfermo) de Marilyn Manson, de las guitarras distorsionadas, las baterías macizas y de la rabia en los micrófonos; entonces llegó a mi reproductor este track: totalmente instrumental, con atmósferas rotas, plagado de efectos que a su vez formaban capas sonoras, suficientemente densas para penetrar la piel y los huesos, repentinas guitarras dinámicas y secciones de piano que podían embriagar y volver adicto incluso al más virtuoso, todo, llevado desde cero hasta terminar por volverse algo épico, casi glorioso. En ese entonces no tenía idea de lo que “mezcla” o “producción” significaban, pero sabía que el sonido que provenía de las bocinas era algo que nunca había escuchado antes y que me quemaba las entrañas.

 

La canción despertó algo dentro de mí, me hizo pensar que si alguien podía sentir tanta pasión por crear algo tan maravilloso y con tanto poder, y además, ser tan noble como compartirlo, yo debía estar inmerso en ese mundo y en algún momento, lograr algo así grande. Cambié los números por los medios de comunicación y me senté una vez más (como cuando era niño) detrás de las teclas blancas y negras.

 

Más de 10 años después, estoy aquí, compartiendo mi historia (de seguro parecida a la tuya y a la de miles, para quienes la música es más que prender el radio para que haya ruido), para celebrar la fortuna que tenemos al estar rodeados y ser receptores (todos los días) de la obra de seres que como tú y como yo, aman su trabajo.

 

Por cierto, el track en cuestión es ‘Just Like You Imagined’ de Nine Inch Nails: