Keep Austin Weird

// Por: Staff

Jue 22 septiembre, 2011

 

Admito que me tarde más de lo normal, para escribir este texto. Mis ideas son claras respecto al Austin City Music Festival, pero son más de lo normal los comentarios positivos que tengo de la experiencia.
La capital del estado de Texas, Austin es conocida como la “Capital Mundial de la Música en Vivo” y tiene más locales de música per capita que cualquier otra ciudad de Estados Unidos, estos factores hacen que los habitantes de ahí tengan una perspectiva interesante de la música, en cierta medida los convierte en expertos y en gente que sabe apreciar la buena música, sin ser pretenciosos o arrogantes.

Y es justo ese ambiente el que se respira en el Zilker Park, durante el desarrollo del Austin City Limits: 100% musical. Existen pocos factores de distracción, en el ACL no importa la moda –caso contrario al hollywoodense, Coachella- no hay kilométricas caminatas –caso contrario al gigantesco, Lollapalooza- la situación climatológica no es tan adversa y con una buena distribución de los escenarios a través del parque, nunca se sienten los 70,000 asistentes.
Tocando el tema de los escenarios, un detalle trascendental para mantener el ambiente familiar y festivo es que en el ACL no existe una carpa “electrónica”. No es por desvirtuar a los que sí lo tienen, simplemente ahí pasan cosas que todos sabemos y que poco tienen que ver con la música.
En cambio en el ACL, la diversidad se refleja en un escenario con propuestas que van desde el jazz hasta el hip hop de muchas partes del mundo, también existe una zona para acomodar sillas plegables, donde no importa si ves o no los escenarios, simplemente es sentarse a lado de los amigos y familia, destapar algunas cervezas y disfrutar la música.

ACL es especial, cuando ves una persona de más de 60 años bailando al ritmo de Cut Copy, a un par de niños atentos escuchando el blues de Gary Clark Jr., duelos de baile con los peores bailarines y la música de Skrillex, a un grupo de jóvenes hacer limbo mientras tienen a Arcade Fire de fondo; durante el fin de semana el staff de WARP, repitió la frase “fuera máscaras” y es que el ACL no incita a tener ninguna, se trata de ser honesto contigo mismo y así como puedas disfrutar a City & Colour o Gomez también lo puedes hacer con Nas y Damian “Jr. Gong” Marley, no tienes que fingir ser “cool” y ver solo a las “buzzy bands”. Las mismas bandas aprecian la oportunidad de tocar en Austin y se automotivan a realizar noches memorables y diferentes, como la que vivimos con My Morning Jacket.

La amabilidad de la gente creo que se podría ejemplificar claramente en algo que me pasó el sábado; corriendo hacia un escenario para tomar fotos, mi BlackBerry se cayó, estuve sin él 15 minutos tal vez, lo primero que hice al darme cuenta fue ir hacia la carpa de “lost & found” y preguntar por él, en cosa de nada lo tenía de vuelta (entenderán que sobre todo en una cobertura el celular es vital para nosotros), lo único que quería era agradecer a quien lo llevó ahí, esas personas se vuelven héroes personales y en esta ocasión con cara, mi sorpresa al empezar a checarlo fue ver que las rescatadoras habían dejado su foto lista para que la twitteara, por supuesto lo hice y agradecí a las que siguen siendo unas extrañas pero con cara y que tuvieron la decencia de regresarlo apenas lo encontraron. Así es la gente de Austin.

Una experiencia única, relajada y muy divertida y que como siempre es inevitable comparar con el contexto en el que nos desenvolvemos en México ¿algún día podremos vivir esto? ¿podremos ver familias y personas mayores disfrutando sanamente un evento musical? ¿ir a conciertos sin prejuicios y dejar de señalar y etiquetar a la gente? ¿dejar de sentirse los expertos y simplemente ir a disfrutarla? En fin me llegan varias interrogantes, que sé que lamentablemente nunca sucederán en México y otras partes de Latinoamérica. Crecemos como industria, hay más conciertos que nunca pero también deberíamos de cambiar actitudes que lo único que harán es mejorar la experiencia de vivir la música. “Austin is Weird…in a good way”, nosotros también pero en un mal sentido.

Photobucket