La bipolaridad del cementerio sonoro de Minor Shadows #BandsYouNeedToKnow

// Por: Oscar Adame

Mie 26 Abril, 2017

//Por: Oscar Adame

Lo primero que se percibe al acercarse a este monstruo sonoro creado por Pablo Mendía y Charly Arteaga es una figura extraña y atemorizante en donde convergen dos cabezas en un sólo cuerpo. Se trata de la figura mitológica ‘Xenakis’ y los personajes son parientes: se trata de un bebé y de una mujer, que puede ser su madre o futura esposa. Esta representación fue creada por John Krawford y es la portada del disco debut homónimo de este dúo experimental de la CDMX.

Mucho se ha dicho de la forma en como este lanzamiento fue grabado. Por partes, durante un lapso por canción de dos a tres años, Pablo y Charly se sentaron a componer cada una de sus piezas; en un principio las bases melódicas, para posteriormente agregar todos los elementos subversivos remitentes del Noise, el Industrial y el IDM que convergen en este disco que sí, suena como si se tratara de una figura mutada, en donde una bipolaridad latente se está dejando ver con ataques de agresividad y momentos llenos de lamento.

Aunque según me declara Charly, reconocido por ser miembro de Jóvenes Adultos, el disco siempre fue pensado como lo que es: “Desde el inicio supimos más o menos de cómo queríamos que sonara, definitivamente las cosas se iban moviendo pero sí queríamos que fuera estruendoso, esquizofrénico y ruidoso”.

Esto se nota desde el primer track del mismo “Stonem” en donde pareciera que hay tres o cuatro canciones dentro, debido a los repentinos rompimientos armónicos y a las capas de melodías con las que la pieza carga en cada momento. Todo el material, salvo por un interludio bastante particular llamado “Resina”, genera la misma sensación.

Escuchándolo resulta bastante lógico que la mayor parte de este disco se haya grabado en un lugar como la casa de Charly, un departamento chiquito decorado con puros fanzines en la pared y luces de Navidad en donde se percibe una atmósfera fúnebre, pues vive sobre un cementerio.

“Las vibras ahí son súper bipolares, hay desde familias que lloran demasiado , hasta las que llevan mariachis y no nos dejan ensayar”; me dice Pablo, quien también es reconocido por Forecast in Rome

Tras tres años de toparse a Minor Shadows dentro del circuito independiente de la CDMX es bastante alegre ver que su talento y su sensibilidad, única dentro del mismo, por la música experimental, se ha materializado dentro de un disco tan excéntrico como fascinante como este.