La CDMX #WARPGeopolítica

// Por: Staff

Vie 28 Julio, 2017

//Por: Ruben Turok (@Ruben_Tkc)

Cual fuera conocido como el Distrito Federal por 200 años, cambio su nombre a CDMX en el 2016. Este cambio innecesario y absurdo, funge como símbolo de la administración de la ciudad en los últimos 5 años de gobierno. Entre algunas fachadas de prosperidad y supuestos logros, nos encontramos con una ciudad que no solo no ha logrado progresar, si no que ha tenido un declive significativo. ¿Cuáles son los logros que presume este gobierno? ¿Una constitución inservible que les costó a los ciudadanos 500 millones de pesos, crisis de contingencias ambientales, compra de autobuses y camiones de basura por encima del valor de mercado? Esto es sin siquiera mencionar la creciente inseguridad que por mucho tiempo el gobierno de la ciudad se rehusó a reconocer.

¿Qué soluciones se proponen? Aparte de constantes ofensas a la ciudadanía, como el artículo que buscaba eliminar la plusvalía de las propiedades o la creciente privatización de nuestros espacios públicos (parquímetros y segundos pisos) sin rendición de cuentas alguno, este gobierno de la ciudad ha dejado incrédulo a la mayoría de su población. Se ha caracterizado por su decisiones unilaterales (foto multas, línea de Metrobus, camellones y límites de velocidad).

Nada parece ejemplificar de mejor manera la soberbia e incompetencia de este gobierno como lo han sido las medidas para combatir la contingencia ambiental. ¿Su respuesta? Imponer límites de velocidad sin justificación y foto multas sin transparencia alguna, a pesar de que se ha demostrado que dichas medidas afectan la contingencia ambiental y el flujo vehicular; todo esto mientras un estudio de la U.N.A.M. descubrió que eliminando 80% de los “topes” de la ciudad, se acabaría con el problema de la contingencia. ¿Cuántos topes se han quitado?

Solo ayer con la crisis e incompetencia de las autoridades ante el corto circuito que ocurrió en el metro entre las estaciones de Chapultepec y Juanacatlán, demostró y dio luz al hartazgo de la población con este gobierno. Sumado a eso y aún más preocupante, es que después de varios años negando la explícita y clara presencia del narcotráfico en México, se llevó a cabo una redada en Tláhuac, comparable con lo que ocurre diariamente en entidades como Sinaloa y Tamaulipas.

Lo malo es que nuestro jefe de gobierno en su delirio aun considera viables sus aspiraciones presidenciales, pero aún peor es que ante el hartazgo, la ciudadanía podría cometer un error aún peor escogiendo a su homologo Ricardo Monreal.

A pesar de que he dedicado este espacio a tratar de exhibir lo que considero ha sido un gobierno incompetente, este artículo está más bien dirigido a la ciudadanía. Es momento de empezar a tomar mejores decisiones, elegir mejores líderes y exigir rendición de cuentas. Hay que dejar fachadas como la del CDMX que no significan absolutamente nada y regresar hacer Defeños, que estén a la vanguardia en el país, tratando de mejorar todos los días.