La combinación del deporte con la arquitectura en la creación de estadios #WARPArchitecture

// Por: Staff

Mar 9 mayo, 2017

//Por: Carolina Barragán

En esta ocasión, hablaremos del El Estadio BBVA Bancomer, su obra inició en agosto del 2011 y tras un período de cuatro años, con una inversión de 200 millones de dólares, sobre una superficie de terreno de 245 mil 000.471 metros cuadrados, se realiza este magno proyecto en el municipio de Guadalupe, en Nuevo León, México y es sede del club Futbol Monterrey, de primera división; es una obra conjunta del equipo con grupo FEMSA.

La obra consta de 106,265 m2, teniendo las siguientes dimensiones: altura exterior norte 49 m, altura norte de volado a cancha 59 m, volado de la cubierta 55 m, largo del estadio (N-S) 269 m, ancho (E-O) 227 m, y el perímetro exterior del Estadio es de 814 metros.

Tiene una capacidad para 53,500 espectadores en partidos, y 70,000 en conciertos, para su edificación se utilizaron 6,300 toneladas de acero, aluminio en cubierta, fachada y canceles, cinco mil 600 toneladas de varillas y 57 mil metros cúbicos de concreto. La cubierta de la estructura es de lámina de aluminio Kalzip, teniendo unas dimensiones de 54 mil metros cuadrados.

Su construcción comenzó en agosto del 2011.

En el terreno de juego, las dos pantallas gigantes de tecnología LED ubicadas en las esquinas suroriente y surponiente deslumbran con sus dimensiones de 8.40 de largo por 19 de ancho, utilizando equipo de audio BOSE para hacer de cada evento una experiencia única.

Dentro del Estadio están ubicadas más de 900 pantallas y 37 concesiones en donde se pueden encontrar una gran variedad de amenidades que satisfacen las necesidades de los espectadores; Cuenta con siete vestidores y túnel de acceso de servicio para facilitar las labores de montaje y desmontaje de cualquier evento, además de contar con 2 restaurantes, zona comercial, tienda oficial del club, sala de conferencias de prensa, instalaciones para los medios de comunicación, lounge, instalaciones de salas de seguridad con monitoreo, wifi en todo el estadio, capacidad para 3500 coches con un sistema de control de invasiones, entre otras.

En cuanto al medio ambiente:

El Estadio BBVA Bancomer es un edificio moderno, bello y funcional, que fue conceptualizado, en su diseño, construcción y operación con la tecnología más avanzada en el ramo deportivo y los más elevados estándares internacionales para asegurar el respeto y armonía con la naturaleza. Esto incluye el uso de materiales de bajo impacto y la utilización responsable de agua y energía.

El proyecto de paisaje está inspirado en el entorno natural, que conecta la montaña y el río. El arbolado y su alineación responden también a esta condición, además de que funcionarán como barreras rompevientos.

Estadio previo a su inauguración.

A fin de crear un pulmón verde en los alrededores del Estadio, el proyecto contempló la plantación de 2 mil árboles de la región, además de que la estructura del proyecto está diseñada para captar y conducir los escurrimientos de lluvia superficiales hacia el Río La Silla, a fin de conservar el ciclo hidrológico de la zona; está rodeado por 25,000 m2 de pasto resistente al calor y de bajo consumo de agua, que son “Jardines” que captan y filtran el agua de lluvia. 

Los estacionamientos son también utilizados como zonas verdes, con el uso de un sistema (Grasspave) que permite al mismo tiempo el tránsito de vehículos y la absorción de agua. El Estadio es abastecido para sus necesidades por la red municipal con agua potable y por agua reciclada.

Durante los eventos, la iluminación del Estadio se combina con el paisajismo del lugar. Cuenta con lámparas de baja intensidad que se concentran en áreas específicas del edificio, evitando al máximo su reflejo hacia el exterior.

Todos los equipos, insumos de construcción, árboles y plantas, que se utilizaron en la construcción del Estadio fueron especificados para que cumplan con los más altos estándares ambientales y de seguridad, así como con los requerimientos de adaptabilidad a la zona, para la ventilación, el diseño de áreas perforadas en el graderío y las “agallas” en la cubierta permitirán el paso de aire natural para el confort a los espectadores.