La cultura del consumo en el tiempo #WARPBeforeAndAfter

// Por: Kaeri Tedla

Jue 22 Diciembre, 2016

Los melómanos que tenemos algunos años más que la generación millennial mantenemos una obsesión y una relación casi kinky con los objetos, sobre todo con aquellos que nos evocan algún recuerdo hermoso de la niñez o la adolescencia o que por su calidad y personalidad nos atrapan para siempre.

Juguetes, discos, películas, libros, cómics, revistas, figuras de acción y hasta prendas de ropa y accesorios forman colecciones imparables que crecen como la espuma y que capturan toda nuestra atención, motivan nuestro orgullo y presumimos a todo el mundo.

coleccion-de-juguetes

Sin embargo, los costos económicos de esas colecciones, el espacio físico que ocupan y el tiempo que nos toma cuidarlos y mantenerlos en buen estado son muy altos en una realidad que cada día se pone más cara.

Lo que fascina es tener el objeto con todo lo que incluye, un buen booklet, las fotos, la portada, el arte, las letras que podemos recorrer mientras nuestros oídos devoran la música.

wallpaper_vinyl_rules1280x800

O apreciar la textura de un buen papel en un libro, un comic o una novela gráfica, o sentirnos plenos al ver la figura de acción de Darth Vader, bien guardadita en su caja porque nunca nos atreveríamos a abrirla para que no pierda su valor (por ridículo que esto suene).

La generación más joven, la que nació después del 81, la que le tocó pasar a la juventud con el cambio de milenio, la que creció siendo “nativos digitales”, la que vive sus relaciones en redes sociales, antes que en persona, esa tiene otros sentidos y otros valores.

4-estilos-super-mario-bros-figura-juguetes-1-unidades-13-unids-mario-bowser-luigi-bomba-sapo

Prefieren compartir que poseer, viajar que arraigarse, piensan trabajar toda su vida viviendo lo que les gusta, al ritmo que les gusta y no les preocupa mucho tener una pensión en el futuro o una casa segura.

Para ellos la inmediatez es lo que manda, si quiero ver una peli la descargo de cualquier plataforma digital, igual que una serie, que una canción e incluso un libro.

tesoro_coleccion_vinilos_www-humordj-com_

Si necesito usar un auto no es necesario tener uno, puedo tener cualquiera de las apps que facilitan ese servicio, si ocupo una bici no requiero ser dueño de una, puedo usarla solo por el tiempo que la necesito y devolverla al poco rato por una módica suma.

Ninguna de las dos realidades del mundo son mejor o peor que la otra, simplemente son consecuencia del momento que nos ha tocado habitar y nuestra circunstancia, es decir la familia en la que crecimos y la educación que recibimos nos marcan para siempre.

munecos-star-wars

Si bien es cierto que los millennials son por naturaleza nomófobos y appadictos, lo cual les genera estados de ansiedad y estrés al no poder vivir sin sus dispositivos móviles (de hecho, no entienden cómo todas las generaciones previas lo hicieron) y resuelven el mundo a través de sus apps, también es verdad que los que tenemos algunos años más nunca logramos desarrollar el grado de libertad que los más jóvenes tienen al vivir sin apegos serios ni a objetos ni a personas ni a lugares, lo que a muchos de los demás les genera ansiedades aún peores.

Hay una generación intermedia, sin embargo, que vive entre los dos mundos y que igual gustan de coleccionar que de existir en lo inmediato, sin ver la necesidad de tener un buen libro en la mano y recién comprado olerlo (what?!), pero dándose el gusto de vivir un poquito más en real y menos en virtual.

parte-de-mi-coleccion-de-dc-comics-y-marvel-original

El caso es que habitamos una era de matices donde todos, sin importar la edad, convivimos en los mismos espacios, tangibles y digitales y debemos aprender de la mejor manera a que la distancia entre nosotros no sea un espacio vacío, sino un puente de átomos y bits que nos unan en el universo alrededor de lo que más nos gusta.

Libros, Amazon, Discos, Spotify, Televisión y Cine, Netflix, Amigos, WhatsApp, Negocios, LinkedIn, Fotos, Instagram, Amores, Facebook… todas las realidades se hacen una y en ella caminamos juntos… inevitablemente.

Multiethnic Group of People Social Networking at Cafe