La distancia recorrida por Blur

// Por: Staff

Mie 2 Marzo, 2011

 

¿Qué es lo que de verdad motiva una reunión dentro de una banda? ¿Se trata de una fórmula para generar dinero aprovechándose de la melancolía de sus fans? ¿Acaso es simplemente la necesidad de sentir esa comunión entre amigos, reunidos para hacer lo que más disfrutan juntos?

Este es el preámbulo de “No Distance Left to Run”, documental realizado por Dylan Southern y Will Lovelace que fue presentado en febrero del año pasado en Inglaterra y apenas exhibido en México este 2011, como parte de la gira Ambulante.

Durante 104 minutos tenemos pases de primera fila para adentrarnos en el mundo de Blur, la icónica banda de Colchester, Essex que durante los noventa y principios de la década pasada maravilló a propios y extraños. Fundadores del movimiento denominado Britpop, la agrupación logró consolidarse como una propuesta distinta, dispuesta a redefinir el significado de la música inglesa en el mundo.

El enfoque de este trabajo audiovisual, nos permite hacer una retrospectiva de la turbulenta historia de estos ingleses: sus altibajos como agrupación y a nivel personal, su relación de amor-odio con Estados Unidos, así como su aún legendaria “batalla” con Oasis por los primeros puestos de ventas y popularidad durante los noventa. Es de igual forma una oportunidad de conocer cómo es la relación entre Damon Albarn (vocalista) y Graham Coxon (guitarrista). Dos genios de la música, que aún con personalidades tan disímeles y subsecuentes diferencias creativas, han trabajado como una mancuerna musical de proporciones extraordinarias durante más de veinte años.

Quizá uno de los más grandes aciertos del documental, sea el poder conocer ambas versiones de la historia sin dejar a nadie como el culpable absoluto de la partida del guitarrista. Dichos argumentos explican que hasta las amistades más profundas pueden enfrentar obstáculos que pueden parecer imposibles de superar.

Al reconstruir la historia de dos compañeros inseparables desde la adolescencia, el documental muestra el lado frívolo de ambos -el vocalista preocupado por el éxito y el guitarrista queriéndose alejar de todo lo comercial-, pero también los momentos en que han logrado conjuntar su talento en piezas que se han convertido en auténticos himnos generacionales como ‘Tender’, tema que conforma uno de los momentos angulares y más emotivos filmado durante una inolvidable presentación como headliners de Glastonbury 2009 ante una masa rendida que corea cada “Oh my baby” como si fuera su último aliento de vida.

Una cinta que muestra la naturaleza humana y sensible de los integrantes de Blur, con temas como la ruptura sentimental de Albarn con la ex vocalista de Elastica, Justine Frischmann, a quien debemos la inspiración para que Damon compusiera ‘No Distance Left To Run’. Sin embargo, muchos otros aspectos quedaron sin respuesta, al tratarse de un material supervisado y aprobado por la banda de principio a fin, por lo que es evidente que temas como el alcoholismo de Coxon y la experimentación con drogas como la heroína por parte de Albarn, se toquen de forma bastante superficial.

“Todos venimos de familias con una hermana y sin hermanos, creo que todos nos volvimos nuestros hermanos postizos de alguna manera”, relata el baterista Rowntree en el documental. Es entonces cuando queda al descubierto la intención de la reunión: esto tal vez va más allá de los fans o el dinero, estos son cuatro amigos en busca de seguir pasándola igual de bien que cuando estaban en sus veintes, o quizás, por lo visto en este documental, con ganas de pasarla aún mejor.

En “No Distance…” somos partícipes del testimonio de cuatro músicos desenmascarando la historia de sus vidas. Con todos los altibajos emocionales y excesos que conllevan la vida de cualquiera que se aventura en el vertiginoso mundo del rock. Apesar de esto, sus testimonios dan cuenta de la inmensa felicidad de estar nuevamente juntos, ya que a sus cuarenta y tantos siguen siendo amigos tocando juntos arriba del escenario.