La recuperación de espacios en el rincón más al norte de México

// Por: Staff

Lun 13 marzo, 2017

//Por: Anabel Manzano

Jaime Brambila es consultor laboral en San Diego, California, pero disfruta de pasar tiempo en Tijuana, convivir con su familia y amigos y de lo que la ciudad fronteriza le obsequia sin tener que ir demasiado lejos de su departamento.

Jaime va y viene a pie. Un día come en el legendario restaurante Caesar’s, al siguiente en La Justina y por la noche recorre los antros y bares de La Sexta, todo sin salir del centro.

Se trata de la redefinición de hacer vida de barrio. «Me siento encantado de vivir aquí —asegura Brambila—, cada vez uso menos mi carro. Trabajo en Estados Unidos y viajo mucho, pero regreso el fin de semana. Siento que en este sitio te desconectas un poquito, y los que estamos aquí somos gente con algo en común.»

7ma. y Constitución, donde vive Jaime, es el primer edificio nuevo de uso mixto en la zona centro de Tijuana y fue creado por Bustamante Realty Group, una inmobiliaria de Baja California. La construcción se compone de nueve departamentos en planta alta, tres lofts y una superficie comercial en planta baja, con un sistema de circuito cerrado para mayor seguridad de los residentes.

Los pasillos del edificio, por otra parte, son estrechos, ambientados con ladrillo, lámina, madera y estructuras metálicas. De estilo minimalista, aquí lo importante es la buena administración del espacio, la comodidad y la vida de barrio, pues está ubicado en una zona rodeada de restaurantes, cafés, bares, estacionamientos y rutas de transporte.

Genaro Valladolid, de Realty Group, es uno de los promotores que busca dar vida al centro de la ciudad. Además del tema inmobiliario, este joven empresario impulsa la reactivación de la zona a través de su página de Facebook que da cuenta de lo que permanece y lo que se crea en lo que estudiosos como Norma Iglesias Prieto y José Manuel Valenzuela Arce llaman “un espacio sumamente provocativo y estimulante”.

El Penthouse de “la Revu”

Revolución 1764 es un edificio de siete niveles que alberga 20 condominios de acabados contemporáneos: dos penthouse, seis lofts y 12 departamentos de una recámara. Cada unidad se entrega al arrendatario con estufa, mini-split, cocina integral y un cajón de estacionamiento, además de contar con una terraza con vista a la ciudad.

Este inmueble fue desarrollado también por Bustamante Realty Group y las rentas van de los 750 a los 820 USD. Al igual que 7ma. y Constitución, su ubicación está a diez minutos del cruce con San Diego.

Al tratarse de un desarrollo de uso mixto, la parte baja de Revolución 1764 cuenta con espacios comerciales y, por su ubicación, es una alternativa de vivienda urbana que mantiene a sus inquilinos en contacto con la renovación del centro en aspectos gastronómicos, culturales y de entretenimiento; como ejemplo, la reciente apertura del Cine Tonalá sobre Av. Revolución.

Valladolid explica que los inquilinos de ambos desarrollos son generalmente jóvenes, algunos con trabajo en Estados Unidos, que deciden rentar en Tijuana por conveniencia económica. Otros están muy ligados a la cultura y las artes, movimientos que han recobrado espacios perdidos por la inseguridad de la ciudad.

José Manuel Valenzuela Arce, investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef), precisa que el abandono de los espacios públicos en Tijuana comenzó en 2008, cuando la violencia se disparó y las disputas entre grupos criminales dejaron de ser ajenas a la vida cotidiana de los tijuanenses que por primera vez se sintieron implicados y vulnerables. Después, la sociedad reaccionó al darse cuenta de que había sido expropiada de su propia ciudad. «Desde el campo del arte, la cultura, del accionar juvenil, buscaron la recuperación de espacios y volvieron a tratar de salir a tomar la ciudad. Es en ese contexto donde se da una resignificación.»

Valenzuela, por otra parte, indica que el estado vuelve a ser visible después de «la noche oscura de la violencia», y Tijuana, por su estrecha relación con California, ha encontrado nichos creativos y productivos. A través de su larga tradición en comercio y servicios se convirtió en un punto de atracción para connacionales que encuentran opciones para desarrollar proyectos de vida.

Cabe señalar que la frontera Tijuana-San Diego es una de las más fluidas del mundo, con un elevado intercambio comercial, cultural y de personas. En un sólo día más de un millón de personas y más de 70 mil camiones comerciales transitan esta frontera, de acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Y vienen más proyectos…

Esquina Sara es otro desarrollo ubicado en el centro de Tijuana, cuya proyección prevé la realización de espacios de co-working y un roof deck gastronómico con propuestas locales. Se estima que podría quedar listo este marzo.

De igual forma, en la calle Niños Héroes, entre la 7ma. y la 8va., se remodela el Edificio Cuauhtémoc, conjunto habitacional que ofrecerá otra alternativa de vivienda, moderna y funcional, en el corazón de Tijuana.