Los Outsaiders: Las vicisitudes del rock en latinoamérica #MusicMakers

// Por: Oscar Adame

Mar 7 noviembre, 2017

Banda peruana de garaje rock, Los Outsaiders se formaron en el 2011 influenciados por bandas como The Strokes.

A lo largo de su carrera sus miembros han logrado publicar un álbum debut homónimo (2014) y presentarse en festivales como el SXSW y Primavera Sound.

Querido WARP:

Son muchas las vicisitudes por las que pasamos para llegar a este punto. Innumerables venturas y desventuras que nos han puesto en esta posición. Hoy, miles de kilómetros lejos de casa puedo por fin decir que hemos llegado a un nuevo punto de comienzo, a una nueva oportunidad, de esas que no se te cruzan tan a menudo.

Ser una banda de rock en latinoamérica siempre va a significar tener que sacar adelante una empresa que nace cuesta arriba. En Perú, un sector del continente aún no desarrollado en su totalidad, este proyecto, como cualquier otro en cualquier rubro, se asemeja más a tener la intención de hacer flotar un barco que lleva un orificio enorme en su base. Pueden pasar años invertidos en hacer flotar esa nave, pero una vez que logras cruzar tu primer charco, esa misma motivación y esa experiencia se vuelven tus herramientas más confiables para intentar cruzar un océano.

Recuerdo con cariño las primeras veces que escuchábamos las voces de la gente gritando nuestros nombres, el de la banda: “Los Outsaiders, Los Outsaiders“, gritaban a modo de cántico de estadio. Esos son los momentos que quedan contigo, los que te inyectan la fuerza para seguir empujando el todavía pequeño barco. Fue esa misma fuerza la que nos dijo a viva voz que queríamos más, que necesitábamos más, que podíamos más.

No es fácil dejar tu hogar y embarcarte en una misión al otro lado del mundo (literalmente) donde son más apuestas que certezas, más esperanza que seguridad y más dudas que respuestas. Nos teníamos el uno al otro y eso en su momento era, para nosotros, más que suficiente. Hoy lo puedo confirmar, lo es.

Sin embargo, siendo las 21:35 aquí, tenemos mucha más gente que agradecer y mucha gente que recordar estando donde estamos, pero siempre se mantendrá en pié cómo todos nos pusimos el sombrero de capitán y la playera de obrero e hicimos que, aún en medio de aguas pantanosas e infestada de peligros, nuestro pequeño (ahora tanto más grande) barco flotara.

Es sólo el inicio de esta nueva etapa, vamos algunos meses de puro remo, pero creo hablar por todos de manera sincera cuando digo que más que miedo de mirar hacia adelante, todo esto nos motiva a no mirar hacia atrás. Somos nuestro propio límite.

Sin más, me despido, mundo. Eres más de lo que esperábamos, pero todo lo que siempre imaginamos.

– RENZO PINEDO//Los Outsaiders