Michael Jackson en el cine

// Por: Alonso Valencia

Dom 25 Junio, 2017

Durante toda su trayectoria, Michael Jackson no sólo se definió por su ejecución de un pop casi perfecto, sino que durante la era de MTV y del video, el  artista afroamericano fue uno de los máximos exponentes al crear videoclips de millones de dólares que se convirtieron en leyendas por sí solos.

‘Bad’ dirigido por Martin Scorsese, por un lado, Thriller’ y ‘Black or White’ dirigidos por John Landis, son sólo algunos ejemplos del poderío audiovisual de Michael Jackson.

En 1988 en pleno auge del Rey del Pop, Warner Bros. en conjunción con Jackson, decidieron llevar el estilo del video musical un paso más allá con Moonwalker, una película dirigida por Jerry Kramer que hace uso del formato de una antología, separando la película en seis segmentos diferentes.

‘Man in the Mirror’, ‘Retrospective’, ‘Badder’, ‘Speed Demon’, ‘Leave Me Alone’, ‘Smooth Criminal’, ‘Come Together’ y los créditos finales que a su vez se dividen en dos segmentos más, son la serie de cortos que conforman la película y que destacan por sus extravagantes puestas en escena que van desde un fragmento de un concierto en vivo de Michael en Europa, hasta un aclamado segmento realizado bajo la técnica “claymation”, supervisado completamente por Will Vinton, quien ganara el Oscar en 1975 por su corto animado, “Closed Mondays”.

El segmento más recordado hasta la fecha es probablemente ‘Smooth Criminal’ con el icónico lanzamiento de la moneda a la rockola y la nueva versión en la letra que expande la historia de Annie.

Otro de los aspectos que aseguró el estatus de Moonwalker en la cultura pop, fue el lanzamiento de un videojuego que venía de la mano de la película, desarrollado por la compañía SEGA. El juego fue lanzado en una versión para arcadias y otra para consolas caseras, en la que se incorporaban elementos de la mitología de Jackson como su chimpancé Bubbles y Michael Jackson transformado en robot como lo podemos ver en el segmento de ‘Smooth Criminal’.

Esta no fue la única vez en la que Michael incursionó en el cine; en 1996 con la ayuda de Stan Winston, el reconocido genio de los efectos visuales, quien trabajara en cintas como The Terminator, Aliens y Jurassic Park; Michael Jackson creó Ghosts, un cortometraje de 40 minutos que originalmente sería parte del estreno de Addams Family Values de 1993. 

Escrito por el mismo Stephen King, Ghosts se proyectó por primera vez en Cannes y fue unido al estreno de Thinner, estableciendo el récord por el que se considera el video musical más largo de la historia.

Fuera del cine, Jackson fue pieza clave de toda una generación y logró incursionar en muchos otros campos creativos como la televisión en conjunción con Matt Groening para crear Do The Bartman en 1990 y aparecer en la serie de la familia amarilla un año después, como el personaje de Leon Kompowsky.

Jackson colaboró nuevamente con SEGA en 1999 para el videojuego musical, Space Channel 5 y una década antes se unió a la legión de imagineers de Disney  y George Lucas, para crear el show de Captain EO que estrenó por primera vez en 1986 y que estuvo apareciendo y desapareciendo de los parques Disney, contando con un regreso por tiempo limitado en 2015.

Entre la gran lista de documentales dedicados al Rey del Pop, están el reconocido Michael Jackson’s Journey from Motown to Off the Wall de Spike Lee, quien también creara Bad 25, una retrospectiva que cuenta toda la historia del álbum Bad.

No olvidemos Is This It que se estrenó a su muerte en 2009 y el muy controversial Living with Michael Jackson de Martin Bashir, filmado en un lapso de ocho meses, el cual muestra la vida del multifacético artista con algunos tintes de su lado más sórdido y obscuro que muchos argumentan, fueron modificados por Bashir de manera amarillista.

No nos queda duda que las contribuciones de Jackson al pop no sólo se muestran en su música, sino en un ingenio y una creatividad que lo llevaron a introducirse a todo tipo de campos con resultados extraordinarios que seguimos recordando hasta la fecha.