Michael Jackson como influencia musical

// Por: Giorgio Brindesi

Dom 25 junio, 2017

Con el paso del tiempo, en la escena musical, miles de artistas, músicos, cantantes, bailarines, compositores han presentado su trabajo al mundo, aunque son pocos los que verdaderamente han dejado un legado y una huella, gracias a su visión musical y sus contribuciones al arte. En dicha lista el nombre de Michael Jackson siempre estará presente, cuya influencia e impacto ha sido tomada múltiples aspectos determinantes e importantes para la cultura de masas, iniciando por una perspectiva estrictamente musical con álbumes icónicos, así mismo como un bailarín excepcional creador de coreografías sorprendentes y sin olvidarnos de la concepción de estrategias apropiadas de cómo un artista puede capturar el inconsciente colectivo a nivel global.

Michael Jackson se convirtió en el Rey del Pop, no por las ventas millonarias de sus discos, ni por todos los récords que rompió una y otra vez. Se convirtió en una imagen influyente porque estuvo adelantado a su época, jamás imitó a nadie; creó una estética definida alrededor de su persona, apeló a la imaginación con sus videos, que son claramente historias contadas a través de la música. Aunque muchos artistas buscan eso, pocos lo lograron como lo hizo Jacko, y ya que hablamos de su música, sus discos Off The Wall (1979), Thriller (1982), Bad (1987) y Dangerous (1991), continúan influenciando no sólo en la música pop, sino también en el rock y en la escena electrónica; esto se debe a que Michael Jackson nunca estuvo de acuerdo en sólo crear un disco que llevará una etiqueta, ya que combinaba guitarras de rock con ritmos de R&B, cuerdas de música disco y  bases de funk. Sus producciones siguen siendo la base a seguir por muchos.

Un ejemplo, es el hit, ‘Billie Jean’, primer tema que, con un ritmo estándar de batería (bombo, tarola y platillo con poca reverberación pero con modificaciones sónicas), generó una base rítmica inconfundible y diferente a cualquier batería estándar que se había creado hasta el momento. El intro son dos compases de batería, ocho compases de batería más bajo y cuatro compases de batería, más bajo y sintetizador. Sobre la línea de bajo, que es considerada una de las mejores de la historia y es una “walking bass line”, típica del jazz o del blues, va siguiendo los acordes del tema subiendo y bajando, repitiéndose hasta el final de la canción pero que cada vez que pasa por la misma tónica se la añade la misma nota, ejecutada desde un sintetizador distorsionado.

La estructura de ‘Billie Jean’ marcó un precedente para las bases de la música y lo hizo de esta manera:

Una estructura estándar en una canción de pop/rock sería: Intro, dos versos, estribillo, verso, un estribillo, puente o solo y repetir el estribillo hasta el final.

Por el contrario, la estructura de ‘Billie Jean’ es especial, ya que se sale de los estándares y que contribuyeron a que fuera un éxito y una formula a seguir por otros artistas: Intro larga, dos versos, pre-estribillo, estribillo, dos versos, pre-estribillo, estribillo, puente estribillo hasta el final.

Jackson rompió los patrones del mundo del espectáculo y elevó la capacidad de sorprender al público por sus habilidades interpretativas, presencia escénica, y su creatividad innata, que lo convirtieron en un artista incomparable. Siempre tendrá una cadena constante de discípulos, que aplicarán sus aportaciones a la música, como lo han hecho ya Beyoncé, Britney Spears, Bruno Mars, Chris Brown, Christina Aguilera, Justin Timberlake, Kanye West, Ne-Yo, Usher, y muchos más por venir.