¡Morir o Vivir para ser un “Rock Star”!

// Por: Staff

Vie 15 abril, 2011

 

Este año se cumplen 40 años de la muerte de una de las estrellas de rock más grandes del siglo XX. Un poeta que está dentro de “la maldición de los 27”, junto con Janis Joplin, Brian Jones y el maestro Jimmy Hendrix.
James Douglas Morrison vocalista de The Doors, murió el 3 de Julio de 1971 en la tina de un hotel en París.
De aquí se desprenden varias preguntas:
La primera es ¿Qué es un Rock star?, ¿Quién llega o ha llegado a serlo? y la que más nos inquieta en este momento… ¿Aún existen los verdaderos Rock stars?
Siguiendo con el ejemplo del “Rey Lagarto”, habrá que comentar que este no era simplemente un cantante. Detrás de todos sus escándalos, Morrison fue un niño normal, en un entorno y una época desequilibrados. Es una persona que abandono los estudios universitarios y dejó las comodidades de sus padres por que no lograba expresarse de manera satisfactoria para sus altos límites. Nunca estudio ni música, ni canto. Simplemente necesitaba ir más allá de la pluma y el papel, así que como él lo dijo: -Los conciertos de su cabeza tuvieron que escapar de alguna manera y esa fue la manera en la que surgieron The Doors. Entre más drogas y más controversia, más seguidores y más conciertos. Y no solo él, lo mismo pasaba con la ya comentada generación de la maldición de los 27. Todos eran poetas, creadores de música incomparable, envueltos por los vicios y los escándalos. No es que no existieran cantantes ni talentos que no vivieran dentro de estos parámetros, simplemente que estos no estaban a la altura de un “Rock star”.

En la actualidad, tenemos grandes talentos y grandes promesas, gente que se autoproclama rock star , como por ejemplo Pete Doherty, a quien por desgracia se le recuerda más por estar al borde de la muerte y de la cárcel cada vez que por sus bandas y canciones llenas de genialidad.
Hace ya diez meses que uno de los grandes maestros del Rock Argentino se encuentra en estado de coma, Gustavo Cerati en muchas partes del mundo era ya considerado un símbolo y una leyenda del rock. Tiene más de 20 premios incluyendo 10 Grammys (3 por cierto después de la descompensación que lo arrastró al hospital). Sus seguidores y amigos, pedimos día con día que se recupere. En cada concierto, en cada festival y en cada programa se le hace un tributo o al menos se le recuerda. ¿En que convierte esto a Gustavo Cerati? ¿A dónde lo llevará este incidente? ¿A qué nivel pasa ahora el músico que comienza a mitificarse?

En el último año de vida de Jim Morrison, este quiso desaparecer de la vida pública, quiso regresar a las raíces, a la poesía, al cine, al interior. Quiso volver a ser “un extraño”, sin embargo 40 años después, este sigue siendo uno de los grandes íconos del Rock. Su música ha sido imitada, covereada y reproducida en millares de ocasiones, pero nadie volverá a vivir como él, ni a morir como él, nunca nadie hará poesía hasta en el cuadro de su muerte reencarnando a Balzac en la bañera, en su último suspiro.

Un Rock Star no nace, ni se hace. Un Rock Star es una idea masiva que crea el público. Es una idealización de alguien que se vuelve inalcanzable e inaccesible. Un Rock Star es aquel mito en el que todo el mundo cree, todo el mundo quiere serlo. Aunque siendo muy honestos hoy en día un “Rock Star” es aquel al que la disquera le mete más dinero creando así a los nuevos “Rock Monsters” que no son más que estrellas fugaces en decadencia.