¡Que viva el Vive!

// Por: Staff

Vie 23 Marzo, 2012

 

Este fin de semana recibimos de nueva cuenta al festival más importante de este país con sede en la Ciudad de México, el Vive Latino, en su edición número 13.

 

Ya en esta trinchera les he platicado de los retos importantes que ha atravesado este festival en sus últimas ediciones donde la apertura en la programación a actos internacionales no necesariamente latinos, arrastrará sin duda alguna, nuevos adeptos a partir de este 2012. Los imperdibles Madness, Black Tide, TV On The Radio, Gogol Bordello, Fatboy Slim, The Horrors, Kasabian y Foster The People, se unen a actos hispanoamericanos tan importantes como Enrique Bunbury, Zoé, Molotov, Illya Kuryaki and The Valderramas y Café Tacvba de una manera natural e inesperada que se interpreta como un nivel nuevo de madurez para el importante evento, sin olvidar los actos nuevos y medianos que le agregan credibilidad y propuesta.

 

Por si fuera poco Ambulante regresa con una carpa como la del año pasado con buenos contenidos para los amantes del cine y la música, diversificando las actividades del fin de semana y dejando claro que llegaron al Vive para quedarse. A la par les cuento que con gusto estrenaremos en el festival nuestra nueva marca WARP Books (de mi empresa Sentido Común) con el lanzamiento de “Crónicas Del León” el tercer libro en la historia de Sr. Flavio, bajista y fundador de Los Fabulosos Cadillacs.

 

Dicha publicación, la primera de WARP Books, es un diario que escribió el también colaborador de la revista WARP, alrededor del regreso de la importante banda argentina hace algunos años, en una entrega muy íntima con una presentación digna de destacar, por más que sea políticamente incorrecto que lo haga yo mismo en mi columna semanal… Saldrá a la venta antes que en cualquier otro lugar en el Vive Latino y habrá varias firmas con Sr. Flavio a lo largo del fin de semana para los que decidan adquirirlo.

 

Los invito a que lo hagan y que ya no se diga más. Nos vemos este fin en el Vive Latino porque ¡hay mucho que celebrar!