The Right Momment

// Por: Staff

Sab 5 Junio, 2010

 

En los años que llevo ejerciendo está carrera, he sido testigo de cómo mes con mes llegan a las instalaciones de diversos medios de comunicación demos, maquetas y singles de bandas y artistas nuevos (y no tanto) que buscan ser reseñados.

En esta entrega, más que quejarme (como de costumbre), les paso un tip a todos los músicos que buscan un espació en publicaciones y similares:

Paciencia, mucha paciencia; y no habló de tener paciencia para ser publicados, no, me refiero a contar con la mesura suficiente y autocrítica para distinguir entre un trabajo bien hecho y algo lamentable, esperar el momento correcto para presentar tu música. O sea, el hecho de completar una grabación casera o de (semi) estudio con lo mejor de nuestro material, no es sinónimo de que esta cuente con un nivel óptimo sonoro para pasar los estándares mínimos de calidad.

Sí, es obvio que quieras que todas las revistas, blogs, sites, etc., se enteren de que estás haciendo música, pero que tal, si mejor se los haces saber cuando esta suene increíble, cuando hayas agotado todos tus recursos económicos, creativos y tus habilidades musicales, cuando tu banda esté más amarrada que nunca.

Créeme, los medios no mueren de ganas por reseñar tu demo, pero si les entregas algo muy cabrón, difícilmente van a ignorarlo; si de paso le añades un empaque bien elaborado (prohibidos sobres de papel para CD o similares) de seguro estarás del otro lado.

Ahora, debes tener algo muy presente, que tu demo o single estén grabados con la mejor calidad no es sinónimo ni garantía de una buena reseña o calificación, tener fidelidad sonora es a penas un requerimiento implícito en esta era, la idea y la propuesta musical que presentes es otro asunto; puede gustarle o no a la persona que lo valore, pero tendrá que aceptar que suena de miedo y entonces seguirá dando de que hablar.

Por último, busquen medios que sean afines con su música, y lo que esta refleja: si su sonido e imagen es parecido al de los baladistas de los ochenta, no creo que sea buena idea tratar de aparecer en una revista de rock. En serio, es mejor esperar a tener todas las armas para entrar a la guerra (en una de esas ganarla), a morir en el primer combate por llevar una pistolita.