Tlayacapan, naturaleza e historia en Morelos #WARPArchitecture

// Por: Staff

Mar 18 Abril, 2017

//Por: Carolina Barragán

Esta semana santa, me di una vuelta a un pueblo llamado Tlayacapan, en el estado de Morelos, este Pueblo Mágico forma parte de la Ruta de los Conventos de la UNESCO y es el lugar de origen de los chinelos.

Palacio Municipal Tlayacapan

Su significado proviene del náhuatl: tlal-li, “tierra”; yaka-tl, “nariz”, “punta”, y pan, “locativo”. Por lo tanto su nombre tiene distintos significados y connotaciones: “Sobre la punta de la tierra”, “Lugar de los límites o linderos”, “La nariz de la tierra” y “Nacido de lo alto de una montaña”.

Se encuentra rodeado por una cadena de cerros: por el sur,se encuentran los cerros “Ventanilla”, el “Sombrerito” o “Yacatl” (nariz); por el Oeste, el cerro de “Huixtlalzink”, “Tlatoani” y el “Ziualopapalozink” (señora mariposita) él más alto tiene 505 metros de altura; por el Noroeste, el cerro de “Tezontlala”, “Cuitlazimpa” y “Tepozoco”; por el Norte, la loma de la “Amixtepec”, a una altura de 1,630 mts. sobre el nivel del mar.

Ex-convento San Juan Bautista

Dentro de su historia se considera que los primeros habitantes fueron los olmecas; en la época prehispánica, la actividad comercial fue muy relevante y Tlayacapan era el paso obligado del camino de Tenochtitlán a las regiones comerciales del sur, fue un importante centro ceremonial con muchos adoratorios, uno de ellos se encontraba en la cueva de Tonanzint que quiere decir: “Madre de Dios” o “Nuestra Madre” que se encuentra aproximadamente a dos kilómetros al noroeste de la población y el gran “Teocalli” en el centro de la población en donde hoy se levanta el ex-convento de San Juan Bautista, dentro de éste se encuentra el Museo de Tlayacapan donde se exponen distintas curiosidades locales, entre ellas, un hermoso cuadro de la Virgen de la Luz, atribuido a Miguel Cabrera y cuatro cuerpos momificados de niños y jóvenes encontrados en el convento durante las obras de restauración realizadas en 1982. Su arquitectura y frescos datan del siglo XVI; fue edificado en su mayor parte entre 1534 y 1574 por los agustinos, bajo las órdenes del evangelizador fray Jorge de Ávila. Llama la atención su amplia capilla abierta, su complejo sistema de aljibes para recoger agua de manantial y agua de lluvia, y su sobria iglesia cuya fachada presenta como remate una gran espadaña. 

Aún quedan en pie 18 de las 26 capillas que Tlayacapan tuvo en el siglo XVI, y que en muchos casos sustituyeron a los “teocallis” del pueblo prehispánico original; pequeñas, provistas de lindas espadañas, son un rasgo distintivo del pueblo. Varias de ellas son muy llamativas como la de San Martín, con una bonita portada de estilo barroco popular. Tiene sus dos torres en ángulo de 45° con respecto a los muros principales. También conoce las de San José de los Laureles, San Agustín y San Andrés.

Cerería Tlayacapan

Otro de los lugares que tienes que visitar es el Centro Cultural La Cerería, su edificio data del siglo XVI, época en que fungió como una fábrica de velas, ya que el poblado era paso obligado hacia la Ciudad de Tenochtitlán (mencionado anteriormente), y el lugar idóneo para abastecerse de velas. También fue cuartel de Emiliano Zapata. Actualmente es la Casa de la Cultura, un espacio de esparcimiento y un museo que da a conocer la historia y las tradiciones de Tlayacapan.

Se distingue por sus trabajos artesanales como las sofisticadas velas de escamas y la alfarería de barro vidriado, pintado o bruñido, además de la elaboración de cazuelas de cualquier tamaño. También fabrican gran variedad de ollas (las famosas ollas de cuatro orejas), jarros, cántaros y comales, así como fuentes, chimeneas y macetas de las más variadas formas, además, todos los sábados y domingos se instala el mercado de artesanías en el cual te enamorarás de todo lo que hay, desde ropa típica bordada a mano, cuadros, juguetes, zapatos, entre otras muchas cosas las cuales decoraran tu hogar.

Su comida es increíble y su clima es agradable con mucho sol su temperatura media oscila entre los 20 y 23°C, no dudes en darte una vuelta hay varios hoteles alrededor donde te puedes quedar a precios razonables y está a solo 2 horas de la Ciudad de México.

Artesanías