Tranquility Base Hotel & Casino, Arctic Monkeys, una entrevista con Alex Turner

// Por: Alejandro Franco

Vie 11 mayo, 2018

La primera vez que escuché Arctic Monkeys, fue bajo la premisa de que eran “the next big thing in the UK”, una de las primeras historias de éxito en Myspace y que eran muy jóvenes. Hoy, Alex Turner es un hombre de 32 años, con una banda consolidada en la industria de la música, que aparentemente sigue haciendo música por las razones correctas.

Estoy en uno de mis lugares favoritos en Los Ángeles, el 101 Coffee Shop, donde un plato de tofu llamado “No huevos rancheros”, me ha hecho cuestionar mis normas mexicanas hacia un plato casi nacional.

Lo más loco, es que por primera vez no estoy aquí para comer tofu, (lo que seguramente ocurrirá más tarde), sino para encontrarme con el Sr. Turner, no en el comedor, sino en el bar subterráneo llamado The Minibar, que visita habitualmente por la noche para tomar una copa o dos.

Era una mañana lluviosa en Los Angeles, muy británico para el estado de ánimo, por cierto, y aquí viene él, con un traje beige de los setenta, y una pronunciación perfecta de mi nombre: “Alejandro”, somos “tocayos” como lo llamamos en México cuando compartes el nombre con alguien. Estamos listos para hablar sobre Tranquility Base Hotel & Casino, el primer álbum de Arctic Monkey en más de cinco años. Sin presión, ¿verdad?

Fue un movimiento inteligente mudarse a LA, ¿cómo fue la transición?

Recuerdo que vinimos aquí, hicimos Humbug (2009) y Suck It And See (2011) y después de eso nunca nos fuimos.

Una vez que comenzamos a hacer amigos todo cambió. Además, no estábamos viviendo en el mismo lugar y los cuatro llegamos a Los Angeles antes de grabar AM (2013). Vivíamos en el mismo vecindario, Matt y yo en la misma casa, por lo que de alguna manera fue un comienzo, fue parte del atractivo. Supongo que la emoción vino con la idea de un nuevo capítulo.

Siento que de alguna manera está relacionado con este nuevo álbum; la casa, el estudio, tú tocando el piano…

Seguro. Recuerdo cuando salió el último álbum, hubo una discusión sobre la idea de que las canciones están ambientadas en lugares que parecen muy de LA, no sé si estoy completamente de acuerdo, pero en este caso, sí. Creo que Estados Unidos, incluso se menciona un par de veces, no creo haberlo hecho antes, pero eso es lo que hace diferente a este álbum, que es la primera vez que empiezo a escribir y grabar de forma aislada, en casa, en Los Angeles, con una Tascam, usándola como herramienta de escritura; la combinación de eso con el piano y un par de teclados que tengo. Muchas de las voces que escuchamos en el disco vienen de tomas de cuando estaba escribiendo los demos. Cuando estás en ese momento tienes la oportunidad de capturar algo que no puedes hacer otra vez y eso sucedió en este disco, más de lo que imaginé.

A veces tienes demos increíbles y todo cambia en el estudio de grabación, pierdes algo, ¿no?

¡Claro!, este disco es un gran ejemplo. Reemplazamos todas las baterías y mantuvimos la mayoría de las voces originales. Hubo otra sesión que hicimos en Hollywood, donde agregamos algunos sonidos interesantes, pero mantuvimos esa energía de la banda, ese fue el tipo de material que surgió, del tipo demo.

A veces ni siquiera sabía si la letra estaba completa, volvía, tratando de cantarla y ni siquiera estaba cerca. Lo que sea que quedó grabado, pasó hace meses.

Entonces es un álbum con un enfoque diferente, con sonidos nuevos, letras muy específicas y las grabaciones, ¿casi son las originales?

De hecho, hay más ejemplos en este álbum de los que podría haber imaginado, como una línea que quería cambiar por completo, regresé y parecía estar en su lugar. Eso sucedió dos o tres veces más, incluso si la letra no era del todo correcta, había algo en el esfuerzo y la sensación; que creo que pasó porque era la única persona en la casa en ese momento. Solo me enfocaba en grabar y rebobinar, no lo analizaba mucho. No funcionó todas las veces, como con ‘The Ultracheese’, las voces de esa canción las grabé en Francia.

¿Cómo escogieron el título del álbum, hay un concepto detrás?

El título viene de la canción del mismo nombre. Fue el pretexto perfecto para crear una historia, imaginé a Matt en un hotel, en una colonia lunar del futuro. Eso me permitió crear algunas escenas para el disco y encontrar la poesía en lugares a los que no había llegado. No había considerado la idea de contar una historia de ciencia ficción y todo lo que la rodea. No hay otro lugar adonde ir.

Entonces, el álbum comenzó en LA y luego lo produjeron en Francia…

En LA grabamos en un estudio llamado Electro Box, hicimos algunas baterías y el bajo, en este lugar hay una increíble colección de teclados, así que agregamos elementos electrónicos, la orquesta, el sonido de cuerdas, el vibráfono. Luego en Francia grabamos algunas de las canciones que faltaban. Como lo veo es que el piano y la voz estaban en mi casa, lo electrónico en Electro Box y la energía en la sesión de Hollywood. En Francia estuvimos todos juntos durante cinco semanas, nos quedamos en el edificio en el que trabajábamos, era algo que no pasaba desde hace tiempo y lo pasamos muy bien juntos, muchas risas.

¿Fue tu primera vez realmente involucrado con el piano?

Si. Cuando era niño, como a los ocho años, tuve clases de piano, fue cuando me di cuenta que tenía cierto sentido y oído musical, pero nunca me interesé por tocar, ni siquiera tomé clases de música en la preparatoria. No fue hasta que conseguí una guitarra que realmente me interesó tocar un instrumento. Pero siempre tocaba un poco el piano, cada vez que estaba cerca de uno lo tocaba.

Mi papá es saxofonista, trompetista y podía tocar el piano, así que a menudo trataba de tocar los tipos de cosas que él tocaría, él está más interesado en el jazz que yo. La razón por la que siento que toco el piano como lo hago, es el resultado de que él escuchaba The Gap Band, al punto que en este disco, cada vez que toco, en un momento de cambio, pienso en mi papá, es el tipo de movimiento que él haría, me hace sentir como si estuviera en una habitación a su lado, tocando el piano.

Pero nunca esperé que evolucionara a una composición en un álbum. Aunque cuando finalmente conseguí mi propio piano, eso fue exactamente lo que sucedió.

No es un disco lounge, ni un disco de jazz de ninguna manera, son canciones de Arctic Monkeys con piano, ¡eso es en realidad! Creo que es diferente del último álbum, pero cuando le llegas, suena a la misma banda.

¿Cambiará la presentación en vivo?

Sí, en la forma de tocar las nuevas canciones, pero estamos configurados de manera diferente para hacer eso, con muchos teclados y guitarras, por ejemplo; Tom Rowley, que vino con nosotros en la gira del AM como teclado en vivo, tocó con nosotros en el estudio por primera vez, lo cual me emocionó mucho, es un amigo que conocemos desde hace mucho tiempo y un guitarrista realmente bueno. Está haciendo estas nuevas figuras en la guitarra que nunca había visto y que nadie más va a poder tocar como él, lo que significa que tenemos que ordenar alrededor de esto.

El álbum comienza diciendo: “Solo quería ser uno de los Strokes”… esta puede ser una de las líneas más importantes para una generación, porque sucedió de repente en el 2000, el rock regresó.

Definitivamente, es cierto, es algo que esperaba cambiar, pero cuando volví para cambiarlo, parecía que era contundente como para dejarlo como estaba y creo que es importante saber dónde sigue el resto de la letra. También el sonido de la música vino de esa idea. Pero para mí, cada vez que lo canto, me hace pensar en cómo el tiempo parece haber pasado tan rápido, creo que por esa razón me afectó como para dejarlo como estaba.

¿Por qué pasaron entre cuatro o cinco años entre el último disco y este?

Pensé que eran cuatro años, hasta ayer que alguien me informó lo contrario, también me dijeron que he estado en la banda la mitad de mi vida y he estado desde que tenía 16, ahora que tengo 32.

¿Recuerdas escuchar a The Strokes o a alguna de estas bandas y pensar “podemos hacerlo”?

Ese fue un momento realmente emocionante, con The Strokes y The White Stripes. Teníamos amigos que tocaban covers de sus canciones, creo que fue cuando pensé que podíamos hacer esto, tener nuestra propia banda y tocar en el pub y ver a dónde íbamos desde allí.

La entrevista estará disponible en el próximo WARP 88 Spring-Summer destacados en nuestra portada.

Lee la entrevista completa en inglés aquí.