¿Trump…etas? #WARPGeopolítica

// Por: Staff

Jue 10 Noviembre, 2016

//Por: José Antonio Ortiz

El pasado martes 8 de noviembre se llevó a cabo la elección Presidencial en los Estados Unidos, la cual tuvo como sorpresivo ganador al candidato republicano Donald Trump. Digo sorpresivo porque, si bien existía una posibilidad de que saliera triunfador, la mayoría de las encuestas electorales elaboradas por medios de comunicación, le otorgaban la victoria a Hillary Clinton con una alta probabilidad.

Mucho podremos hablar sobre lo que pudo salir mal, sobre si las encuestas fallaron por un margen sorprendente o sobre si los millenials hubieran votado, Trump no habría tenido posibilidad alguna de obtener el triunfo. Sin embargo, hay poco que podemos hacer en retrospectiva, pero mucho por construir hacia adelante pues a pesar de que será una época llena de incertidumbre, no hay por qué entrar en pánico.

Si bien el Presidente de los Estados Unidos es una de las figuras con mayor peso y autoridad a nivel mundial, hay que ser conscientes que no tiene poder absoluto y que no todas las promesas de campaña son viables o se llevarán a cabo tal cual. En cuanto a temas migratorios, se endurecerán algunas medidas y regulaciones, pero no llegará al extremo de deportar a todos los inmigrantes de un día para otro – más aún cuando el trabajo de inmigrantes, o como los llamaría Trump “delincuentes”, mexicanos (33.5 millones de personas aproximadamente) representa el 8% del PIB de Estados Unidos.

Por otra parte, en cuanto a temas económicos, la historia podría pintar un poco diferente. Por principio de cuentas, el peso tuvo una depreciación de alrededor de 15% en tan sólo unas horas. Al cierre bancario del martes 8 en México, la divisa se cotizaba en el orden de $18.30, pero para cuando comenzaron a llegar los resultados preliminares, la cotización intradía llegó casi hasta los 21 pesos por dólar. Previo al triunfo de Trump, algunos analistas financieros creían que la moneda mexicana podría llegar hasta un rango de 23-25 pesos. Como hemos visto, todo es posible, aunque personalmente no creo que llegue a esos niveles – sin embargo, creo que nunca volveremos a ver un dólar a 16 o 17 pesos.

La turbulencia que generará en los mercados la elección de Trump habrá que esperar un poco, pues si bien varios índices y bolsas alrededor del mundo tuvieron pérdidas, el “miércoles negro” que se preveía, no llegó. Habrá que esperar a que tome protesta y comience con las primeras decisiones de gobierno, para que podamos dimensionar preliminarmente el impacto de su mandato. Por lo pronto, grandes empresas, como General Motors, han anunciado recortes de personal en los siguientes meses y años, derivados de la baja en las ventas y por ende en la producción que han experimentado producto de la desaceleración económica y de la salida de algunos manufactureros de Estados Unidos para establecerse en países como México que les presentan oportunidades de crecimiento y reducción de costos.

A esto habrá que sumar el incremento de los aranceles que propone Trump, a las empresas que tengan su manufactura fuera del país. Si  de por sí, la economía norteamericana no ha dado destellos de amplia recuperación de la crisis, menos lo hará si se imponen estas medidas proteccionistas.

Veamos qué pasa.

618227_dolar-aicm_0