VIA 57 WEST, el futurismo arquitectónico de Nueva York #WARPArchitecture

// Por: Staff

Mar 6 Junio, 2017

// Por: Carolina Barragán

Siguiendo la línea de los edificios futuristas, en esta ocasión les presentare un edificio diseñado por el despacho BIG (Bjarke Ingels Group) llamado “VIA 57 WEST”.

Se trata de un lujoso edificio residencial “Courtscraper”, un híbrido entre el bloque perimetral europeo y el rascacielos tradicional americano. El único edificio en forma de pirámide, con un patio inclinado de 22,000 pies cuadrados en su centro y ventanas de piso a techo; el edificio culmina a 137 metros en su esquina noreste, lo que maximiza el número de apartamentos y preserva gentilmente las vistas del río Hudson; Los cambios de volumen dependen del punto de vista del espectador. Desde el oeste, es un paraboloide hiperbólico o una pirámide deformada. Desde el este, el Courtscraper parece ser una aguja delgada.

VIΛ 57 tiene un total de 709 unidades, fue construido teniendo en cuenta la sostenibilidad. El edificio es de bajo consumo energético ya que recicla 60.000 galones de agua al día, y fue construido usando madera responsablemente boscosa. Por no mencionar, 178 diferentes planos de planta, hay un ajuste para cualquier tipo de situación de vida.

Compuesto de unidades residenciales predominantemente, de diferentes tamaños con programa cultural y comercial a nivel de la calle y el segundo piso.

Los niveles más bajos tienen una conexión muy interesante con el patio. El vestíbulo está conectado directamente con el patio a través de una gran escalera, que invita a los residentes al espacio del patio. Dentro de las comodidades incluyen salones y espacios para eventos, un simulador de golf, sala de proyección de películas, una piscina, una cancha de baloncesto, gimnasio, salas para ejercicio y juego de póquer, ping pong, y billar, y están construidos en torno el patio para conseguir la máxima interacción física y visual entre los espacios comunes interiores y exteriores.

En los niveles superiores, los apartamentos están organizados en un diseño tipo espina de pescado, orientando los departamentos hacia la vista del agua. Grandes terrazas están talladas en la fachada deformada para maximizar las vistas y la luz en los departamentos, garantizando al mismo tiempo la privacidad entre los residentes.

El concepto material para el diseño interior del proyecto es “Scandimerican”, en este se mezclan la sensibilidad moderna del material clásico escandinavo con materiales locales de Nueva York. Los materiales principales de los departamentos son pisos y armarios de madera de roble, y las baldosas de porcelana blanca en los baños.

El espacio verde compartido en el centro se deriva del clásico de ‘oasis urbano’ de Copenhague. El patio tiene las mismas proporciones que el parque de Olmsted, sólo 13.000 veces más pequeño derivándose en un “Central Park bonsái”. En una acumulación similar de paisajes naturales, el patio se transforma de un bosque sombreado en el este, a un prado soleado en el oeste, cuenta con 80 árboles y céspedes recién sembrados, y 47 especies de material vegetal nativo.

Situado en el extremo norte del Parque del Río Hudson, VIΛ continúa este proceso de verdificación que permite un espacio abierto a invadir el tejido urbano de la grilla de la ciudad de Manhattan. Es una fusión poco probable de lo que parece ser dos tipologías mutuamente excluyentes – el patio y el rascacielos.

Al mantener tres esquinas del bloque bajo y levantar la parte noreste del edificio, el patio se abre vistas hacia el río Hudson y trae el sol bajo del oeste profundamente hacia el bloque. Mientras que el patio es un espacio privado y un santuario para los residentes, se puede ver desde el exterior, creando una conexión visual con la vegetación del Parque del Río Hudson.