VINYL, la serie que hace vibrar a HBO

// Por: Staff

Lun 7 Marzo, 2016

Por: Yuri Nava y Natalia Montes

Anteriormente les hablamos acerca de nuestra perspectiva sobre el piloto de la serie Vinyl, dirigida por Mick Jagger y Martin Scorsese, sin embargo, este primer contacto puede ser incierto debido a la emoción con la que miras el capítulo. Ahora que la historia ha logrado avanzar hasta el cuarto episodio, podemos decir que la energía continúa de forma ascendente, aunque con una que otra oscilación.

Nuestro personaje principal, Richie Finestra (Bobby Cannavale), después de rechazar el acuerdo que se tenía de venderle American Century Records a Polydor, continúa con la idea de haber visto el futuro de su compañía, por lo que cada vez se aferra más a intentar negociar con proyectos nuevos y apostar todo a su favor, tal es el caso de la banda The Nasty Bits, liderada por Kip Stevens (James Jagger), misma que fue descubierta por Jamie Vine (Juno Temple); Richie buscará que dicho proyecto sea igual o más exitoso que Led Zeppelin, y aunque algunos miembros de la industria traten de moldear su sonido hacia algo genérico, Finestra tiene fe en la crudeza y el nihilismo que la banda transpira en su música.

La historia avanza en una línea entre el documental y la ficción, elemento que se ha vuelto sustancial en los primeros episodios de la serie, pues aunque la mayor parte de los personajes son ficticios,  hay otros representativos que toman partida (como Alice Cooper, The New York Dolls, Andy Warhol) y que enriquecen la trama para ubicarnos dentro del contexto histórico en el que se llevan a cabo los acontecimientos de la serie, mostrando el desarrollo de la industria musical de los años setenta, donde los excesos estaban a flor de piel y la escena era encabezada por el sexo masculino.  Si bien, Vinyl cuenta con intérpretes femeninas que impactan la narrativa, debemos contemplar que durante dicha década los cargos más importantes (si no es que todos en realidad) eran ejercidos por hombres.

vinyl-cast

Aunque solamente el capítulo piloto fue dirigido por Martin Scorsese (aunque junto con Winter y Jagger, tiene los créditos de escritor), Vinyl conserva el estilo visual característico de Scorsese, el cual en ocasiones nos hace recordar su película Taxi Driver por la actitud faltosa de los personajes que nos recuerdan a Robert De Niro, o el documental Woodstock que muestra abiertamente los aspectos más minuciosos de la música. Cabe destacar que aunque el flujo de la historia gira alrededor de American Century Records -la discográfica de Finestra que se encuentra en apuros- y la escena musical del momento, un aspecto importante es el factor thriller que rara vez falta en una serie de HBO y que comienza a convertirse en el anzuelo que hace que el espectador le de continuidad a las ganas de ver Vinyl.

Problemas maritales, una fuerte adicción a las sustancias, una compañía en peligro y la preocupación de lidiar con detectives que profundizan en la investigación de un hombre de la industria que ha desaparecido, son algunos de los factores con los que lidia el protagonista de la serie y lo que nos llevará a concluir si la serie en realidad vale la pena o solamente fue una curiosidad que nos atrajo gracias a los nombres que se encuentran a la cabeza del proyecto.