WARPPresenta: Entrevista con The National, rompiendo muros con su amor a México

// Por: Oscar Adame

Mar 23 enero, 2018

Hoy, 23 de enero, a las 21:00 hrs se presentará The National por tercera vez dentro de la Ciudad de México, esta vez como parte del tour promocional de su séptimo disco de estudio Sleep Well Beast (2017), el cual fue elegido por nuestra revista como el segundo mejor disco del año pasado.

En este disco la experimentación en las guitarras se hace más presente que nunca dentro de su música, con líneas llenas de efectos gnarly (‘The System Only Deams In Total Darkness’) y el feedback, logrando las instrumentaciones más potentes y enérgicas de su carrera.

Aunque la intensidad de su música ha cambiado, no lo han hecho sus líricas introvertidas y su fuerte discurso socio-político que se distingue por ser crítico y liberal.

Es por ello que charlamos con los hermanos Dessner, a quienes se acredita por componer todas las canciones y arreglos de la banda, respecto a sus influencias académicas y su relación con los recientemente nominados al Oscar, Sufjan Stevens y Jonny Greenwood. Además hablaron sobre lo mucho que aman a México y de su necesidad de hacer algo por romper con los muros de los cuales se ha hablado tanto en los meses recientes.

¿Emocionados de estar en México?

Bruce Dessner: Sí, estamos muy emocionados de venir a México, amo al país. Todo parece romántico, puedes ver flores por todos lados y pareciera que la gente es siempre feliz.

He viajado a todo el mundo y México es uno de los lugares más interesantes para mi. Hay una gran cantidad de cultura, tradiciones artísticas increíbles, una cultura culinaria incomparable. Es un país enorme, sus grandes paisajes, con una topografía diversa donde puedes apreciar costas, montañas, desiertos y bosques distintos. Es un lugar especial y hay pocos países como él.

Aaron Dessner: Yo amo a México, creo que las capas de historia y de cultura hacen que tengamos la necesidad de tener una relación, de establecer diálogos y de conectar con la gente de aquí. Queremos romper barreras, muros y demás.

Es fascinante venir aquí, es una gran parte de la cultura norteamericana y ahora eso está siendo negado, distorsionado por el panorama político. Es por ello que es muy positivo venir y experimentar el arte, el sentido del color cuando se camina por las calles, me hace sentir vivo.

Sabemos que aquí también hay grandes problemas, lo notamos incluso en la cantidad de tráfico… asfixia tus sentidos, pero para nosotros lo es en un buen sentido. Vacacionamos mucho por aquí, nos gusta viajar a lo largo del país.

¿Qué creen que puedan hacer como banda para ayudar a romper estos muros de los cuales se ha hablado tanto últimamente?

Aaron: Bueno, creo que como banda tenemos una mentalidad muy abierta respecto a la política. No dije que podamos cambiar al gobierno, pero lo que pasa en Estados Unidos es que ahora hay muchas protestas y movimientos activistas que Donald Trump inició y nos mostró la realidad de América, de que por lo menos un 25% del país es un racista e ignorante que puede apoyar el lenguaje de anti-migrante supremacista blanco de Trump.

Lo positivo de todo esto es que la gente se ha dado cuenta de esta realidad y por ello han iniciado campañas para contrarrestar a las de Trump. Eso hace que la pelea sea mucho más grande y creo que por ello este Presidente va a terminar fuera, logrando cambios positivos gracias a nuestra lucha contra nuestros propios demonios.

Norteamérica tiene muchos demonios, ha habido un mal trato a millones de personas que no es justo. La forma en como se está luchando con la inmigración es terrible, hay trabajadores que han estado por años en Estados Unidos apoyando a la nación y no se les está dando el respeto que se merecen. Pareciera que mi país sobrevive de la explotación y el irrespeto.

Como banda no sé si podemos cambiar algo directamente, pero podemos participar en activismo social y en general recaudar dinero para las buenas causas, dando un mensaje positivo.

Bryce: La música por sí misma es una ayuda, nuestra música existió antes de Trump y existirá después de Trump. Es una forma de lograr un diálogo más honesto que logra existir en la política y fuera de ella, la música trasciende épocas y culturas. Eso puede reunir a la gente de todo el mundo.

Hoy Jonny Greenwood y Sufjan Stevens fueron nominados a los Premios de la Academia (por Mejor Banda Sonora y Mejor Canción Original). Ustedes has colaborado innumerables veces con ambos, ¿cómo se sienten al respecto?

Bryce: Hemos colaborado por años con Sufjan, él es uno de los amigos más cercanos que tenemos y es increíblemente brillante como músico y persona. La canción que compuso para Call Me By Your Name (2017) es hermosa, al igual que la película.

Es muy lindo ver a Sufjan nominado porque nunca ha sido reconocido en una ceremonia mainstream. No lo han nombrado a un Grammy debido a que no le gusta estar dentro de ese tipo de industria.

Y bueno, ¿qué te puedo decir de Jonny Greenwood?, es más que evidente que es un genio. Su trabajo para Paul Thomas Anderson ha sido muy influyente, debió llegar antes esta nominación por su Banda Sonora para There Will Be Blood (2008).

Siento que, como guitarristas, tienen un objetivo similar al que tiene Jonny Greenwood en Radiohead de integrar sus influencias de música académica dentro de las canciones pop de sus respectivas bandas. De hecho, ustedes han colaborado con varios de los exponentes más importantes del siglo pasado, como Philip Glass y Steve Reich… 

Aaron: Sí, eso es cierto. Siempre hemos estado interesados en integrar backgrounds similares a las de Philip Glass en algunas de nuestras canciones y la forma en como tocamos guitarra viene del minimalismo de Reich. Así que sí, siempre hemos estado interesados en lograr composiciones que sean profundas y complejas cuando en el externo se sienten como simples canciones de rock.

Creo que lo que hace que la banda funcione es esta tensión entre aspirar a ser complejos y compositivamente artísticos, sin dejar a un lado la sensación catártica y visceral, que solo se obtiene dentro de un grupo de amigos tocando en una habitación. Mientras más podamos empujar esta ansiedad de romper con lo establecido y lograr algo académico más me satisface.

Pero aun con todo eso ahora mismo se siente una sensación en la banda de que queremos divertirnos y crear música que se sienta bien tocar. Que salga del corazón, queremos se sienta que no es un esfuerzo escribir las canciones.

Con este disco logramos un balance de ambas cosas. Creo que es nuestro disco más denso, ambicioso y experimental pero también es un disco divertido.

Bryce: No es nuestra intención componer discos académicos, The National funciona por sus canciones y la ansiedad académica se ve en la forma en como moldeamos las canciones si es que funciona subvertirlas, darles color.

Como Aaron dijo, la música clásica está en nuestro lenguaje fundamental y se nota incluso en nuestros temas más sencillos. Está en nuestro ADN, un ingrediente de la mezcla, pero no es el único, también está la música post-punk, Bob Dylan, Nick Cave, The Grateful Dead y demás.

Dijiste Aaron que uno de los objetivos de The National es dar a entender que el trabajo compositivo es sencillo; sin embargo, en una de tus pasadas entrevistas con la BBC declaraste que lograr que ‘Conversation 16’ de High Violet (2010) se sintiera de esa forma fue lo más difícil de lograr en el disco. ¿No sientes que eso es una…?

Aaron: ¿Una gran ironía?, sí, sí lo es. Actualmente lograr que algo, como escucha, se sienta sencillo, pero a la vez sea fácil identificarse con ello y que pase la prueba del tiempo, es lo más complicado de hacer. Toma mucho trabajo, pero nos estamos haciendo muy buenos en darnos cuenta de que puede ser que la primera idea sea la mejor.

Lo que empezamos a hacer hace poco fue grabar todo, absolutamente todo desde que entramos en la habitación. Nunca se sabe cuándo alguien va a hacer algo genial que no sea capaz de repetir ni cuando el demo de la canción terminará siendo la versión del disco en lugar de las 100 versiones posteriores. Sé que suena raro, pero si no haces las otras 100 versiones, ¿cómo sabes que la primera es la correcta?

Es una contradicción, pero eso es lo que hacemos.

Bryce: High Violet (2010) nos costó mucho trabajo, sobretodo en canciones como ‘Terrible Love’ y ‘Sorrow’ pero este disco fue mucho más natural.

He leído varias entrevistas con Matt en las cuales él declara que no veía a The National cuando iniciaba como una banda ‘cool’ tipo The Strokes o Interpol. ¿Creen que es por ello que les costó trabajo entrar al mainstream, qué tipo de banda querían y quieren ser ahora?

La diferencia entre esas bandas y nosotros es que nunca quisimos imponer una moda o seguir lo que fuera cool. Ellos tenían una imagen muy consciente y nosotros no queríamos eso, solo queríamos hacer cosas que amaramos y canciones que merecieran existir en el mundo.

Lo que le ofrecemos a nuestros seguidores es sinceridad en nuestra música y no estoy diciendo que esas bandas no sean sinceras, han escrito muy buenas canciones, pero no tienen nuestro mismo objetivo. No queremos ser iconos de la moda, ni tener videos cool, ni nada por el estilo. 

Sus respuestas nos han demostrado que esta noche The National se convertirá en uno de los mejores conciertos del año. Es notorio que los hermanos Desser, así como el resto de la agrupación, están muy interesados en lograr una buena impresión en nuestro país y que harán todo lo necesario para que los seguidores dentro de su presentación sientan la emotividad de sus canciones.

Hoy tendremos la posibilidad de escuchar a una banda sobresaliente por la profundidad e intelectualidad con la que componen, lo cual seguro dará momentos íntimos y de gran belleza sonora, pero que también logra la catarsis que solo un grupo de rock puede ofrecer.