#WARPPresenta: Finca la Carrodilla, el primer proyecto vitivinícola mexicano con certificación orgánica. #BAJAbyWARP

// Por: Staff

Lun 28 marzo, 2016

Fotos: Sergio Gálvez para WARP

Finca la Carrodilla.

Baja California ha visto nacer y crecer a muchos de los principales proyectos vitivinícolas del territorio. Uno de ellos la Hacienda la Carrodilla, un proyecto de vanguardia a la altura de las grandes vinícolas internacionales. Fundada en 2011 por Fernando Pérez Castro y sustentada en las bases previamente aprendidas con la Hacienda la Lomita, la Carrodilla es el primer proyecto vitivinícola mexicano con certificación orgánica.

El vino producido dentro de las instalaciones puede variar entre tres tipos, dependiendo la uva utilizada: “Usamos tres variedades distintas, una es Syrah, la otra es Tempranillo y la otra Cabernet Sauvignon y además tenemos un ejemplar blanco que se llama Chenin Blanc. Prácticamente todas las etiquetas de Carrodilla son monovarietales salvo dos, así que nosotros vamos muy orientados hacia lo que expresa la uva”.

El tema de la sustentabilidad y el origen orgánico, es un punto crucial en la finca, ya que ahora sus métodos y técnicas sirven de ejemplo para miles de productores de vino en la zona. Un ejemplo de esto es el uso de energía solar y la reutilización del agua de riego: “la sustentabilidad la llevamos no solamente por el tema de la certificación orgánica, si no que tiene que ver con un tema mucho más integral; desde cómo establecemos la dinámica con nuestros trabajadores para que sientan que el proyecto también es de ellos y que también se vean remunerados en la medida que el propio proyecto va creciendo. Además nosotros generamos alrededor del 70% de la energía con paneles solares y también tenemos un sistema dentro de la vinícola que nos permite reutilizar el agua en más de tres ocasiones”.

El proceso de certificación de la finca, se ha consolidado gracias a sus estrictos y minuciosos procesos, que cuidan cada detalle desde la recolección de la uva hasta el embotellamiento, dando como resultados uno de los mejores vinos del país: “Durante el proceso de certificación lo que hacemos es ser muy cuidadosos con los procesos, procuramos ser muy limpios y muy detallistas en cada una de las partes del proceso para honrar al máximo lo que la viña nos está dando. Nos interesa mucho que cada una de nuestras etiquetas represente de una manera fiel lo que está pasando en el campo y en el viñedo”.

Para conocer más acerca de La Carrodilla y todo lo que tiene para ofrecer, no dudes en visitar su Facebook, Twitter e Instagram. Incluso puedes visitar sus instalaciones, ubicada en el Valle de Guadalupe, al sur de Tijuana. Una parada imperdible en el recorrido por esa región.

carrodilla