¿Y la actitud?

// Por: Staff

Dom 28 Marzo, 2010

 

 

De unos años para acá, la afluencia de bandas en nuestro país ha aumentado, hablando específicamente del Distrito Federal, nos encontramos con una concentración grande de músicos y ‘no músicos’ que tratan de hacerla en el terreno artístico sonoro (mínimo, de pasarla bien y echar la chela).

La tecnología ha permitido que tener una banda ó, poder interpretar en el escenario sea relativamente más sencillo que en otros tiempos, obvio, los avances científicos aplicados a la música nunca sustituirán a la creatividad y mucho menos, al talento, aunque sean capaz de crear el espejismo. Partiendo de este principio, muchas de las bandas y los proyectos que hoy inundan nuestra escena musical son sólo eso (un espejismo) y nos encontramos con que en efecto, tenemos mucha música, pero poca de calidad.

Si eso no fuera suficiente, hay otro problema al que el público amante de la música en vivo nos tenemos que enfrentar, la falta de actitud. No es de extrañar que una banda de mocosos (que tocan porque es ‘cool’) estén más que aterrorizados frente a una audiencia de 35 personas, pero qué me dicen de las bandas con experiencia, esas que cada semana se presentan frente a audiencias más grandes, ¿por qué nos tenemos que chutar un show de una hora y cacho con tres o cuatro monigotes parados cual maniquís?, ¿por qué tenemos que estar frente a gente que parece, no quisiera estar en un escenario?, ¿dónde quedó la emoción?, ¡¿dónde quedó la actitud?!.

No debemos confundir, una cosa es el shock rock (ese que te impresiona precisamente por lo que pasa en el escenario y no tanto por lo que sale de los amplis) y otra tocar con pasión, el equivalente en fútbol a “sudar la camiseta”. ¿Se acuerdan de Nirvana?, la mayoría de nosotros nunca los vio tocar en vivo, pero cuando los vemos en DVD, es casi instintivo comenzar el head bang y sentir que te hierve la sangre, hablamos de tres tipos con franelas sucias, y unas cuantas luces en el escenario; su mayores recursos eran la música y su actitud.

Ejemplos como este hay muchos en la historia del rock y de la música en general, aunque en la actualidad, son contados, parece que el exceso de folk y rock indie en el mainstream (entre otras causas), han hecho que a nuestros músicos se les olvide salir y dejar todo en el escenario. Empezamos una nueva década musical… ¿y la actitud?.