Your Scene Sucks!

// Por: Staff

Lun 31 octubre, 2011

 

¿Por cuántas modas hemos pasado en nuestras vidas?, ¿a cuántos movimientos hemos pretendido pertenecer a lo largo de estos años?, ¿encontramos ya nuestra identidad?, dentro de la música han existido diversas fusiones que históricamente han mantenido vigente y a la vanguardia a la escena del rock y pop, no sólo musicalmente hablando, también marcando con cada movimiento que surge, “trends”, modas e ideologías, es decir, marcan una manera de pensar y vivir entre los jóvenes que buscan una identidad y pertenecer a algo.

Desde hace varios años, cada determinado tiempo nos encontramos con movimientos musicales que cada vez se fusionan más, se reciclan y nos sorprenden con algo nuevo, desde la década de los 50 cuando los jóvenes cansados de la represión, y la música para viejitos, buscaban desesperadamente pertenecer a algo, en ese momento aparecieron artistas como Bill Haley and the Comets, Chuck Berry y Elvis Presley, que le ofrecieron un refresh con su música, dando pie a la nueva escena, tiempo después y definitivamente quienes reinventaron el pop y llevaron el rock a un siguiente nivel en todos los aspectos, fueron bandas como The Beatles y The Rolling Stones, quienes no solamente marcaron tendencia con su música, también influenciaron a los jóvenes en su manera de vestir y de pensar, incluso estas bandas pasaron por una transición para llegar a otra escena como la psicodélica (Hippy), donde la psicodelia, los alucinógenos y las famosas frases “peace and love” y “sexo, drogas y rock and roll” también marcaron una época, y así siguió la tendencia en los 70, 80, etc. recuerdo en mi adolescencia haber pasado por modas como el rap (pop) en la onda de MC Hammer y Vanilla Ice, con peinado de copete alto y litros de Aqua Net, la onda metalera (glamera) cuando usaba chamarra de mezclilla con parches y escuchaba Motley Crüe, Guns, la grunge con botas de casquillo y camisas de franela amarradas a la cintura escuchando a Nirvana y Pearl Jam, la alternativa, en fin, siempre han existido esas tribus urbanas que se identifican y se definen por lo que escuchan.

La música es tan importante en nuestras vidas como para definir lo que somos y lo que hacemos, cada vez evolucionado (bueno o malo) con los Hipsters, Dark, Industriales, Emo, Rockabilly, Christ Core, Pouser, Fresa, Geek, Indie, Popcore, Urbano, Rude Boy, Punketo, Skato (todavía existen), Hip Hopero, New Metalero (también siguen vivos), Facebook Whore, Twitter Troll, Post Rocker, entre miles más, hoy día la tendencia entre los jóvenes es ser mas rudo de apariencia, pero mas pop en su expresión, un movimiento que últimamente llamó mi atención y que cada vez crece más, es el llamado “Crabcore” o “Cher Meets Canibal Corpse at a Rave Party”, una fusión confusa de Metal, HxC, Pop y más… donde la principal característica es que aparte de ser muy jóvenes, estar lleno de tattoos, usar pantalones MUY entubados, copete emo, rímel, mirada de retrasado mental, playerita american apparel de cuello en V y usar vans slip on o alpargatas (según el presupuesto) sin calceta, hay coreografías, y el pasito que lo define es la posición del cangrejito playero todo el tiempo. Parece que cada día se rompen más las barreras del purismo en los géneros y las nuevas generaciones están aprendiendo a percibir la música como lo que en realidad es, “música”.