En 1989, Donald Trump desató la furia de Keith Richards

// Por: Natalia Montes

Vie 18 marzo, 2016

Foto: Bógar Adame para WARP

Hoy en día, las elecciones actuales por la candidatura presidencial de Estados Unidos podrían ser muy diferente si hace 26 años Keith Richards hubiese usado su cuchillo para atacar a Donald Trump.

En 1989 los miembros originales de The Rolling Stones regresaron a los escenarios después de un break de siete años. Dieron una gira por Norteamérica y Europa que cubrió 115 fechas. La parte americana de la gira, llamada Steel Wheels al igual que su álbum, empezó en agosto de ese año en Filadelfia y terminó en diciembre en Atlantic City.

rolling stones steel wheels

El último show fue llevado a cabo en el Boardwalk Hall, fue transmitido por pay-per-view y al igual que el concurso de Miss America, que se lleva a cabo en el mismo lugar, el show iba a ser patrocinado por el edificio adyacente: The Trump Plaza Hotel and Casino.

Incluso en esas épocas, The Rolling Stones no tenían ningún interés en ser asociados con Donald Trump, por lo que recortaron cualquier tipo de trato con él, aclarando que él no estaría involucrado en ningún tipo de actividad promocional para la banda en Atlantic City y que inclusive no permitirían su acceso al show.

Michael Cohl, el promotor de la gira, le dijo a Pollstar lo siguiente acerca de la noche del evento: “Escuché que tenía que subir al cuarto de prensa en el edificio de al lado. Llego al lugar ¿y que creen que está pasando? ¡Donald Trump está dando una conferencia de prensa en nuestro cuarto!”

De acuerdo con Cohl, Trump intentó convencerlo de que le habían rogado para que subiera a hablar. Y por supuesto que Cohl no le creyó. Pensando que la situación ya estaba bajo control, Cohl regresó a los camerinos para que poco tiempo después se enterara de que Trump había vuelto a tomar el micrófono. Cohl dialogó con Trump: “Donald, no sé si puedo controlar esto. Por favor detente.”

Cohl vuelve al camerino. Le vuelven a avisar que Trump una vez más se está promoviendo. Esta vez, Keef ofrece su ayuda: “Keith sacó su cuchillo, lo azotó en la mesa y dijo lo siguiente: ‘¿Qué demonios tengo para ti? ¿Tengo que ir yo mismo para correrlo? Alguien va a dejar el edificio, ya sea él o nosotros.’”

“Una de dos cosas van a pasar” Cohl le dijo a Trump. “Te sales tú del edificio y a las 6:40 The Rolling Stones hablarán en CBS News, o no sales del edificio y yo voy a realizar una entrevista explicando por qué se canceló el pay-per-view.”

Efectivamente Trump dejó el cuarto de prensa de The Rolling Stones, aunque antes de eso, tres de sus sujetos de seguridad, vestidos con gabardinas, se pusieron guantes y un bóxer. Sin embargo, la seguridad del lugar “ya tenía 40 hombres con barras de acero, palos de hockey y desarmadores” lo cual funcionó para ahuyentar a Trump y sus secuaces.