Entrevista a Tony Gallardo (María y José)

// Por: WARPcr

Vie 28 diciembre, 2012

Por motivo de su presentación este domingo 30 de diciembre en el Red Bull Super Sónico en Punta Leona, tuvimos la oportunidad de charlar con Tony Gallardo, músico tijuanense quien se dio a conocer bajo el seudónimo María y José.

Inspirado luego de escuchar El Guincho por primera vez, se convierte en gestor del movimiento musical originado en Tijuana conocido como ruidosón, definido como la intersección entre L.A. noise y música tradicional mexicana. En 2010, lanza su primer LP Espíritu Invisible, en el cual emplea simbología religiosa, folklore mexicano, y texturas electrónicas tropicales para crear el disco más representativo del ruidosón. En el año presente lanza el EP Líder Juvenil bajo el nombre Tony Gallardo II, en el cual se distancia de su sonido característico y se acerca al pop y el acid house, y es invitado a tocar en festivales como Nrmal y Corona Capital. Para el 2013 planea lanzar el segundo LP de María y José titulado Rey de Reyes.

A continuación la entrevista completa con el músico, realizada por Pierre Lestruhaut.

Pierre Lestruhaut: Algunas personas probablemente todavía no estén familiarizadas con el concepto del ruidosón, ¿podrías explicarnos cómo nació, y en qué consiste el movimiento?

Tony Gallardo: El ruidosón nació en la era del Internet, a través de una plática en chat en messenger con Moisés Horta (Moih de Los Macuanos). Nosotros estábamos haciendo unas fiestas que se llamaban No Rave, cuando estaba la onda del Nu-Rave por ahí del 2009. Entonces decidimos empezar a hacer fiestas y a hacer música con elementos musicales que nos gustaban y habíamos escuchado desde chicos, como el grupero, la banda, la cumbia, pero con todas estas ondas que teníamos como el techno alemán, el techno de Detroit, las ondas noise y No Wave, todo eso. Entonces Moih salió con el nombre de ruidosón, que era básicamente ruido y son, porque estaban nuestros proyectos anteriores, basados en lo que es el ruido, muy experimental. Al principio era mucha música para bailar, pero como con ruido y con feedback así raro. De ahí nació el ruidosón, pero ya estos días se ha moldeado de una manera que ya está mejor producido y tiene mejor contenido detrás de él.

PL: ¿Además de Los Macuanos quién se clasificaría como ruidosón?

TG: Siete Catorce de Mexicali y Santos de Tijuana, por el momento son los oficiales. El Hijo de la Diabla no ha hecho más que Baika pero también podría ser ruidosón, aunque él no ha estado produciendo nada.

PL: El ruidosón siempre me ha parecido una unión entre el lado avant-garde de la electrónica estadounidense y europea con el lado popular de la música regional mexicana. ¿Tiene mucho que ver con ser de Tijuana?

TG: Pues sí, la verdad tenemos escuela de Nortec, y ellos tenían esas influencias. Nortec nos influenció pero quisimos hacer algo diferente a lo que hacían ellos. Nosotros queríamos retratar un poco de lo que estaba pasando en nuestra ciudad, y lo que nos estaba aportando a nosotros. Yo creo que es una onda más de que no todo es bonito, como lo quería retratar Nortec, de que Tijuana los hacía feliz y todo eso. A nosotros nos gustaba retratar lo que estábamos viviendo en ese entonces que era una ola de violencia imparable hasta que… no sé, llegó el nuevo gobierno, hizo tratos con los narcos y fue cuando empezó a cambiar todo. Pero cuando nadie estaba haciendo nada en Tijuana, cuando muchos se querían ir al D.F. o a Monterrey —que Monterrey en ese entonces no tenía ese grado de violencia— nosotros nos quedamos ahí e hicimos nuestra propia onda, no le tuvimos miedo. El ruidosón creció con toda esa onda en Tijuana que sucedió a partir de la violencia donde empezaron a salir bares, calles, que eran exclusivamente para señores, y no para jóvenes, entonces nosotros crecimos con todo eso, y pues siento que ayudamos en el crecimiento de la ciudad, que pues hoy en día tiene mucha publicidad por ahí. Y sí, nos influenció un poco Nortec, pero no fue todo.

PL: María y José también se caracteriza por comprometerse política y socialmente. Dos canciones en particular son “Violentao” y “Club Negro”.

TG: Sí y “Rey de Reyes” también podría encajar en eso. Aunque “Rey de Reyes” es un poco hablando de un narcotraficante que es muy poderoso pero también tirando mis tintes de egocentrismo. Estas dos canciones, “Violentao” fue como cuando estaba pasando todo lo de las personas que aparecían colgadas en los puentes, y los decapitados. Entonces, yo me imaginé una historia de alguien que sabía todo eso pero el gobierno lo secuestró para que no dijera nada, y lo tenían ahí y lo estaban torturando. “Club Negro” es más una onda de canciones típicas del club, pero con un twist ahí más bizarro, horrorífico, de violencia en la pista de baile. No sé, me gusta ser sarcástico con todo eso de la violencia, y ser irónico.

PL: “Club Negro” habla un poco sobre la indisposición de los medios y la gente a afrontar estos problemas, y la tendencia a refugiarse en el escapismo del entretenimiento: “sus cuerpos no saldrán en tele nacional, a nadie le importa, ganamos el mundial.”

TG: Sí. De hecho, no sé si fue la Sub-17 o Sub-19 o algo así, que ganaron el mundial y toda esa semana se habló de ello. Y te ponés a pensar: está pasando todo eso ahí afuera, y nadie está hablando de ello. No recuerdo cuándo fue que hubo un carro bomba, pero sé que nunca escuché nada de eso en la tele, eso lo ví en Internet. Y pues, siempre se le va a dar más notoriedad a cosas buenas, que a las malas. De una manera tiene razón, porque no todo mundo quiere estar escuchando malas noticias todo el tiempo. Pero, pues de vez en cuando hay que darle más enfoque a las noticias verdaderas, y ser conscientes de que no podemos estar viviendo así todo el tiempo. No es una manera sana.

PL: A principios de este año surge el proyecto de Tony Gallardo II. ¿Por qué la división entre Tony Gallardo II y María y José?

TG: Porque musicalmente hablando sentía que María y José iba más para otro lado, tenía todos estos elementos del ruidosón. Tony Gallardo II ya era un poco más pop, techno, noise. Pero sí tenía más como esas influencias del acid house , entonces decidí hacer otro proyecto porque a parte siempre tengo la tendencia de enfadarme de un proyecto. Cuando hice María y José, fue porque ya me había enfadado de Unsexy Nerd Ponies. Entonces ya me estaba enfadando de María y José, pero me dije: “no no no, María y José tiene mucho para dar, me voy a hacer otro proyecto, pero trabajo los dos”. Pensé que no iba a poder, pero le he estado haciendo bien. Aún se viene mucho mas material para Tony Gallardo II, y espero sea el disco del milenio el próximo año.

PL: Alguna vez mencionabas que el sonido de TGII se inspiraba de Alex Anwandter y Rebolledo. ¿Habla de un interés por explorar la intersección entre tech-house y disco-pop?

TG: Sí, en ese entonces estaba escuchando mucho Éxito Mundial de Adrianigual, Rebeldes de Alex Anwandter, y pues toda la onda de Cómeme, pero en ese entonces era Super Vato de Rebolledo. Entonces fueron como muchas mezclas sonoras al mismo tiempo, y fue como que todo eso lo junté y resultó Líder Juvenil, el EP. Y pues sí, se puede escuchar mucho que tiene influencia de esos tres discos. Y también de una compilación de Trax Records de acid house y DJ Pierre por ahí.

PL: Hasta el día de hoy todo tu material es compuesto, grabado, tocado, lanzado por vos mismo. Incluso el arte de los discos y los vídeos son hechos por vos.

TG: Excepto “Violentao”, la portada fue hecha por Ouchal, un saludo. Lo demás si ha sido todo mío. He tenido ayuda de amigos. La mamá de mi hijo me ayudó un poco en el arte de Líder Juvenil; pero sí, todo lo que he hecho, lo he hecho con todos los elementos que tengo a la mano y pues de repente por eso no han sonado como yo he querido. Espíritu Invisible siento que pudo haber sonado mucho mucho mejor, y pudo haber llegado a más partes. De hecho estoy pensando en hacer una reedición, grabar todo y todas las canciones editarlas, hacerlas más para estos tiempos pero no sé, siento que primero tengo que sacar Rey de Reyes (LP). Ya hoy en día me he estado agarrando de más cosas con las que puedo grabar con mejor calidad y se va a notar en Rey de Reyes y en el nuevo disco de Tony Gallardo II. Todavía lo voy a seguir grabando yo pero ya con más calidad que es lo que la gente se merece.

PL: En los últimos dos años hemos escuchado cuatro canciones nuevas de María y José, pero todavía no sale el segundo disco. ¿Se debe a un proceso artístico o a una estrategia de mercadeo?

TG: Ambas. Ambas porque me he dado cuenta que hay gente que saca su disco y sí, lo escuchan así como todo el tiempo y después ya, en el año no lo vuelven a escuchar entonces yo lo que decidí ahora que no tenía completo el material para lanzar entonces decidí sacar canción por canción y así como tardarme un tiempo y dejar a la gente con ganas de más. Pero pues ya, el disco si sale en enero ahora sí.

PL: En tus soundclouds, han aparecido covers de chart pop noventero: “Up & Down” de Vengaboys y “Vuela Vuela” de Magneto. ¿De dónde vino la inclinación por ese tipo de covers?

TG: Pues con Óscar (Óscar Rodríguez, músico a cargo del proyecto Matilda Manzana) llevo una muy buena relación, no vivimos en la misma ciudad pero siempre andamos así como agarrando cura de los noventas y todo eso. Entonces yo estaba muy traumado con el sintetizador de “Up & Down” de Vengaboys y decidí hacerle un update 2012 con un poco de tribal guarachero por ahí, pero una onda más como guarachero-house como lo que hizo Erick Rincón con un remix de She’s a Tease, entonces ya hice la canción y me gustó bastante. Pero queríamos seguir sacando, de hecho íbamos a sacar como dos EPs más o uno más este año, pero ya no pudimos porque Óscar está muy ocupado con su disco y yo con cambio de ciudad y todo eso.

A mi esa canción de Magneto siempre me gustó y siempre he pensado que habla sobre drogas. Yo no soy fan de las drogas, no me gustan las drogas, pero conozco miles de personas que sí. Siempre que pienso en esa canción pienso en esas personas que conozco que se drogan entonces fue como: “voy a hacer esa canción”. Le dije a Óscar que si quería cantar porque yo la verdad no tenía ganas de cantar esa canción y aparte Óscar canta bien a mi parecer. Y pues ya, dijo que sí y la sacamos y le gustó a mucha gente pero sí estuvo muy raro eso. Es un poco de honrar los noventas que era una época muy buena en cuanto a caricatura y música.

PL: Otra faceta tuya interesante es la de los remixes (El Columpio Asesino, ESDLCP, Alex Anwandter) ¿Cual es la motivación para realizarlos?

TG: La verdad sobre los remixes es que odio hacer remixes. Soy pésimo haciendo remixes, no me gusta y más porque hay presión sobre ellos. Es como: “mira, ¿me puedes hacer un remix, pero tiene que salir para esta fecha…?” Y yo como: no no no. Cuando me presionan así para hacer música para algo es como que me bloqueo totalmente, yo no puedo trabajar de esa manera en cuanto a la música. Pero el remix de Alex Anwandter, yo lo empecé y le mandé unos loops a Moih, y Moih iba a mi casa y lo estructuramos un poco, pero él fue el que lo terminó todo. Casi toda la canción la hizo él, yo le ayudaba a estructurar ciertas partes y todo eso, pero fue porque yo estaba super bloqueado en ese entonces y no sabía qué hacer con nada. “Toro” sí, la hice y me gustó mucho y de hecho a veces la pongo en vivo y le cambié la letra porque ya no me gustaba lo que decía esa.

De repente he hecho remixes que los adapto para mí, hice un remix para un dúo del DF que se llama Verano Peligroso pero nunca lo sacaron entonces ya es como que me apropié un poquito de la canción y es lo que me gusta de los remixes, que los puedo poner en vivo y y así puedo hacerlos aparte. Pero sí, a veces me mandan unas canciones que digo: “no, yo no puedo hacer remix de esto”. Me bloqueo mucho con eso.

PL: Siempre has sido muy activo en tu twitter. ¿Creés que las redes sociales te han ayudado en la construcción de tu persona artística?

TG: Sí, bastante. De hecho creo que desde que me vine a vivir a Monterrey he dejado mucho el tuiteo, no como era antes. No sé realmente lo que piensa la gente de mí, si piensa que estoy bien loco o que estoy tranquilo, que soy muy raro. Eso es lo que me gusta, de que no tengan como una idea, que digan “ah, él es muy calmado”, me gusta que tenga su propia idea sobre mí, pero que cada quien piense diferente. Y creo que eso sí me ha ayudado, de repente me han dicho que piensan que soy muy drogadicto, que soy muy parrandero, y todo eso. Y desafortunadamente para ellos no, soy muy calmado y nada que ver. Entonces no sé, tengo mis ratos, pero mis ratos son muy muy pocos.

PL: Vas a tocar como María y José, pero tenés tendencia a mezclar los repertorios. Para la gente que va a ir a verte en vivo el domingo, ¿qué se puede esperar?

TG: Sí, va haber música de Tony Gallardo II y de María y José. En mi último show en Tijuana en el festival All My Friends, el último show que tuve con María y José, la gente se quedó así impactada, y a mí también me encantó ese show. Y pues, yo creo que este lo tiene que superar. Esperen mucho baile, y por ahí andar surfeando por miles de géneros electrónicos, entonces no se vayan a secar de onda si de repente está muy techno, si de repente está muy guarachero, si de repente está muy hip-hop. Nada más que sientan la buena vibra, y eso se escucha muy raro (risas). Pero sí que sientan la música y que lo disfruten. El mundo no se acabó pero que tal si se acaba este fin de año.

PL: Por último, una pregunta un poco aparte. ¿Qué conocés de música de Costa Rica?

TG: Los únicos que conozco es 424, Las Robertas, ¿quién más? No sé, creo que es todo lo que conozco… (Risas) Iba a decir Dávila 666 pero ellos son de Puerto Rico. Había un muchacho que hacía música el año pasado que de repente desapareció, que estaba medio chillwave, no recuerdo su nombre. Eso es todo lo que conozco de música costarricense. Y pues, se van a burlar de mí y pedir que no vaya a Costa Rica, pero Maribel Guardia también.