#WARPPresenta: Entrevista con Felipe Rodríguez, La Capital del Secuestro

// Por: Staff

Sab 10 Septiembre, 2016

Entrevista por: Mixar López

Fotografía por: Web

Felipe Rodríguez es un joven escritor y realizador de cine canadiense con ascendencia española, quien acaba de realizar su debut como director con Kidnap Capital  (2015), una película valiente y reflexiva basada en historias reales sobre los migrantes centroamericanos “ilegales” que son tomados como rehenes por el crimen organizado y el contrabando humano en Phoenix Arizona.

Kindap Capital es la romanza de salvación de los indocumentados. Es el grito de auxilio y la ayuda, la hostilidad y la concordia, el tormento y la redención al mismo tiempo. Una obra maestra del cine independiente. Escrita bajo la óptica pragmática de Felipe Rodríguez, por su ojo clínico, su pluma y su carácter adyuvante. Rodríguez es hoy la figura del director de cine que actúa como agente de cambio.

Kidnap Capital es una obra a la que solo se le puede comparar en la actualidad con La Fila India, novela de Antonio Ortuño que representa la perfecta metáfora de las relaciones de poder, de la sociedad mexicana, de la vida en sí. La fila india es la fila de los migrantes hacia la capital del secuestro.

Presentamos una entrevista con este talentoso director sobre la exégesis creativa detrás de Kidnap Capital.

descarga-1

Has participado en más de noventa créditos como Camera and Electrical Department. ¿Cómo has realizado tantos trabajos cinematográficos en tan corta edad?

Ah! ¿Quién le dijo mi edad? (risas), es muy simple, soy adicto al trabajo. Siempre quise trabajar en películas, y cuando encontré una manera de hacerlo, nunca me importó en qué posición. Desde el día uno siempre me he sentido afortunado.

Cada día en el set se aprende algo. Un buen director puede controlar un set solo si sabe como se maneja, en todo sus detalles. Si no entiende las complejas necesidades de cada departamento, no puede tomar la mejor decisión en cada escena.

Yo he hecho todo tipo de trabajo en un set y antes de decir “no se puede” hay que realmente haber tratado de solucionar el problema. (risas) ¡no me gustaría trabajar conmigo mismo!

small-web-no-logos1-695x1024

Kidnap Capital estrenó primero en el Festival de Cine de Shanghai que en el Festival de Cine de Toronto. Eres un director emergente y Kidnap Capital una película independiente y arriesgada. ¿Qué opinas de lo complejo de la distribución del cine independiente? Es igual de arduo que el camino de un inmigrante.

¡Que buena comparación! Si bien nos arriesgamos la vida, invertimos todo nuestros ahorros, y nuestras almas en tratar de hacer Kidnap Capital. Hipotecamos la casa para poder rodar. Sin embargo, distribuir una película independiente en el mundo de hoy —donde el público no compra DVDs y muchos los bajan ilegalmente en Internet— es un asunto muy complicado.  Y Kidnap Capital tiene una historia que, aún basada en la frontera US/México, es muy internacional. Ha sido increíble ver cómo el público se ha identificado con la historia en todas partes del mundo.

Kidnap Capital cuenta la otra cara de la inmigración. Lo que pasa cuando se sobrevive el paso por México. En donde también se maltrata, no sólo en el suelo estadounidense. ¿Qué piensas acerca de ello?

El camino conocido del migrante Centroamericano yo lo transité con ellos. Crucé Nicaragua, El Salvador, Guatemala, y todo México a pie durante el rodaje de “Mojado: El Documental Indocumentado”. Creía conocer la temática. Lo difícil que lo pasaban. Me di cuenta que no conocía nada.

Y lo que viven al llegar es mas increíble todavía. Al descubrir el fenómeno de las Drop Houses con mis socios Julia Blua y Boris Mojsovski, desarrollamos inmediatamente la trama de KIDNAP CAPITAL. Cuanto más investigábamos, más queríamos contar esta historia.

Nadie habla en los medios públicos americanos sobre los Drop Houses, sin embargo son reales y numerosas. Los pandilleros vieron un negocio en este constante flujo de gente indocumentada que llegan cada día a través del desierto. Es gente que no conoce el idioma. Que sí se defiende y va a la policía, los deportan.

Al no tener documentos, no pueden ser identificados si se encuentran muertos. Nadie sabe que están aquí. De alguna asombrosa manera ni siquiera son “alguien”. Ver cómo en 2016 hay seres humanos que deciden secuestrar y torturar a otros, por unos dólares, eso a mi me mata…

img_9768

Mucha gente se queja en México del racismo emitido en los discursos de Donald Trump. Pero hacemos lo mismo aquí con los indocumentados de El Salvador, Guatemala y Nicaragua. ¿Por qué nadie habla de eso?

No lo sé. Dímelo tú si tienes la respuesta, porque podríamos hacer del mundo un lugar mejor. Es un ejemplo clásico de la profundidad de este problema. Yo no lo podía creer hasta que lo viví al caminar con los migrantes. Cruzar el Río Suchiate entre Guatemala y México, fue mucho peor que Cruzar el Río Grande. Sentí el abuso y la discriminación mucho más en el territorio Mexicano que en los Estado Unidos.

Es fácil criticar a los otros… Pero criticarse a si mismo; ¡that’s a real challenge!

¿Qué pasó durante esa investigación de dos años en Phoenix, la capital del secuestro?

Miedo y nervios, ya que nos dimos cuenta que estábamos trabajando con hechos ficticios y teníamos la responsabilidad de contar con total honestidad estas historias reales, vividas por gente verdadera. Cada día se sentía más peso de la responsabilidad que teníamos. No podíamos dar una versión más poetizada del mundo horrendo y oscuro que se vive en casas que parecen normales, en barrios de Phoenix que son iguales al tuyo y al mío. Nos dimos cuenta que se necesitaba un elenco y un equipo que lo tomaría tan seriamente como nosotros.

descarga

¿Qué fue lo más difícil de encontrar un elenco latino en Toronto?

“Miedo y nervios” (Risas) No hay muchos actores latinos en Toronto. Expandimos la búsqueda más allá de Toronto. Y resultó que los personajes nos encontraron a nosotros. En el caso de Manolo, no teníamos al candidato perfecto y terminamos dándole el rol al actor que mejor se ajustaba al personaje, sin demasiada convicción… Nadie en el equipo estaba muy conforme con la decisión. De repente, en el último paso de negociación, su agente pidió retirarlo por conflicto de horario, y con muy poco tiempo para el rodaje nos quedamos sin héroe. Al día siguiente tres personas diferentes (que no se conocían) nos dijeron “¿Nadie les hablo de Johnathan Sousa?”

Encontré sus datos, y Boris y yo nos juntamos con él a tomar un trago, ¡y conocimos… a Manolo! Hablaba desde corazón, y tenia una honestidad muy clara, así igual como veíamos al personaje. ¡Hoy no me puedo imaginar Kidnap Capital sin Johnathan de Manolo! ¡My god! ¡Y mucho menos con el actor que casi contratamos! No hubiera funcionado.

Michelle Arvizu es una actriz de madre italiana y padre mexicano. ¿Cómo fue trabajar con ella?

Michelle se dedicó completamente a la película desde el mismo momento de la audición. Vino ya mentalmente secuestrada, quebrada del corazón, ya parte 100% de Kidnap Capital. Y desde su audición quedó en la producción de “Elena”. ¡Siempre digo que se puso a ella misma en la película! Realmente la tomó como si la peli fuese suya. Todos los actores lo hicieron. Por eso cada una de las criticas que se escriben mencionan el trabajo de los actores como fantástico.

kidcap-on-set

¿Qué fue lo que aprendiste del actor Pedro Miguel Arce?

No hay que tener miedo de tomar riesgos en el arte. Pedro tomó el personaje muy seriamente, pero jugaba “against type”. Él siempre se juega a los tipos duros. El personaje de Kidnap Capital era todo lo contrario, y Pedro supo encontrar algo honesto dentro suyo y pudo usarlo de manera perfecta.

Para un actor quien trabaja en este medio, es muy difícil tomar un riesgo así. Es mucho mas fácil para él tomar otro rol donde se tiene que pelear, y ser un “tough guy”. Viendo Kidnap Capital, NUNCA ves a Pedro Miguel Arce como lo es en la vida verdadera. Solo existe “Pedro” El  Pollo.

Norman Orenstein ha compuesto música para series como Dexter. ¿Cómo es que te decidiste por él para la composición de la banda sonora de Kidnap Capital?

Porque es muy honesto en su creación musical. Norman parece no hacer la música para los otros. De un punto de vista  económico Kidnap Capital no era un buen contrato para él. Le traje un Rough Cut de la película, y se la enseñé. Dijo que sí inmediatamente. Tomó el trabajo porque algo le hablaba directamente a él en la obra, y esto es el nivel de participación que yo buscaba. El mundo musical de Kidnap Capital es muy personal de Norman, tiene muchísimo feeling.

frmain

Decía Pedro Ruiz que lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros. Pero eso no pasa con Kidnap Capital. En tu trabajo haces conciencia de que el problema comienza en nosotros mismos, en primera persona, y no solo en la pantalla, no solo en la película que es en sí el mensaje.

Creo que todo cineasta tiene que darse cuenta del gran poder que tiene. ¿Cuántas personas últimamente han parado lo que hacen completamente para sentarse y escucharte en silencio, en la oscuridad, durante dos horas? Tenemos una suerte de poder hablar de algo serio, sin ser interrumpido, directamente a alguien dispuesto a escuchar. Podemos plantar semillas de bien, aún hablando de algo malo.

Orson Welles decía que es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta. Tú tienes ambas cosas: la dirección y la escritura, tienes ese ojo. ¿Cuáles son tus autores favoritos?

(Risas) ¡hoy en día estoy leyendo muchos libros infantiles con mis hijas! Creo que hay autores para cada tipo de persona, para cada período de sus vidas. Tantos libros me tocaron a través de los años, pero unos más que otros en momentos específicos. Y esta magia la tiene tanto Peyo con su Pitufos que impactan a mis hijas tan profundamente, como lo tiene Tolstoi para los intelectuales que saben apreciar La guerra y la paz. Es un talento. Y no le podrías pedir a uno escribir la temáticas del otro porque seria un fracaso!

ver-online-kidnap-capital-2

¿A quién te gustaría que llegara el mensaje de Kidnap Capital?

Decidí rodar la película en Ingles, para poder llegar a la gente Norte Americana. Es un problema cercano a ellos, pero muchos forman su opinión basándose en los discursos políticos del momento.

¿A quién propondrías para ser entrevistado por este medio?

Todos estos temas complicados de los cuales me hablas: la carga social de la temática, tan real detrás de Kidnap Capital; el cambio de perspectiva al cruzar las Américas; fue muy difícil de manejar. Y fue todo canalizado por Julia Blua, la editora de Kidnap Capital. Ella es de Buenos Aires. Trabajó en “Mojado” también. Se involucró con Kidnap Capital desde su guión… Fue muy clave porque tuvo la capacidad de decir “tenemos que simplificar esta inmensa fuente de material, hay que transmitir una emoción humana más pura, que lo representa todo”. Julia tiene un punto de vista creativo y social muy definido. Salimos del rodaje ahogados de drama y de trauma, y se lo entregamos todo. Ella le supo dar el toque de emoción justo y preciso.