#WARPPresenta: Entrevista con Gepe sobre la ansiedad de hacer música de y para Latinoamérica

// Por: Oscar Adame

Lun 10 Julio, 2017

Entrevista por: Oscar Adame

Fotografía por: Quemasucabeza

Desde que Daniel Alejandro Riveros empezó a hacer música su objetivo ha sido dar lo mejor de sí para agregar temas icónicos a la Nueva Canción Chilena; un objetivo que lo ha dejado carcomido de la ansiedad que supone todo aquel trabajo, pero que lo ha dejado en un estado de satisfacción perpetua con cada uno de los discos que ha lanzado.

Su personaje, colorido y rebosante de sentimientos románticos, es tal cual te lo imaginas: Una persona tranquila y segura que se emociona al punto del éxtasis cuando habla de lo que le gusta y que, con una pose recta y educada, mantiene una conversación interesante respecto al arte, los deportes y la cultura latinoamericana.

Este mes visitó México, un país al que quiere demasiado, con intenciones de promocionar su último disco de estudio Ciencia Exacta, un álbum en el cual se nota a un Gepe mucho más íntimo y abierto. Un trabajo que fue grabado y escrito en tan sólo seis meses que sorprende gracias a su calidad lírica y a su emotividad instrumental.

El próximo 22 de Octubre él se presentará en el Teatro Metropólitan para presentar aquel material y es por ello, y por muchas cosas más, que nos sentamos a hablar con él.

 

¿Qué tal el viaje, no está pesado llegar y al instante empezar a hacer entrevistas?

Llegué hace un par de horas, todo bien hasta ahora. Estoy acostumbrado a hacer entrevistas al instante, es lo que hay que hacer hermano.

Ésta semana fue el partido de Chile vs Alemania. ¿Qué tal?

Vi el segundo tiempo, sufrimos mucho. Veníamos viajando de una ciudad peruana que está en la selva, tocamos ayer ahí, viajamos todo el día; justo a la mitad paramos para ver el partido y comer. El gol fue un error muy tonto, en general se jugó bien pero se sufrió.

¿Te gusta mucho el fútbol?

Me encanta, juego mucho. Ésta es una buena generación de futbolistas, son como 3 años en los que se va muy bien. Antes Chile era muy irregular, le ganábamos a Brasil pero perdíamos con Sudáfrica, eran resultados raros y dispares. Ahora es todo parejo.

¿Tú solías practicar fútbol de niño?

No, yo practicaba hockey. En donde vivía había muchos equipos, no sé por qué pero un día alguien llegó ahí y empezaron a practicar en todos los colegios. De los 10 a los 17 años lo practiqué en el mío.

Donde yo estaba había 3 equipos, como 200 niños jugándolo. Ahora mismo las campeonas de hockey femenino son las chilenas.

Siendo el hockey este deporte lleno de contacto, incluso peleas a golpes, ¿llegaste a tener algún encuentro violento, alguna pelea o lesión que recuerdes?

Tuve muchas, demasiadas; toda mi familia hace hockey y tengo muchas anécdotas.

Solíamos viajar mucho a Argentina, porque allá se juega mucho el hockey, y nos quedábamos en las casas de nuestros rivales. En la cancha nos odiábamos, nos pegábamos, nos gritábamos y nos hacíamos de todo; pero fuera de ella todo era muy buena onda. Siempre viajábamos por tierra, pues en invierno es peligroso viajar en avión, y por lo mismo a veces nos quedábamos atascados en sus casas, por a nieve, y al final se formaban largas relaciones de amistad.

En específico los golpes eran muy fuertes, me quedé una vez cojo de una pata por semanas. Un hombre me golpeó con su patín en la rodilla, me la abrió. Todavía tengo la cicatriz.

Me llama mucho la atención la portada de tu nuevo disco porque, además de ser muy vistosa y colorida, me parece extravagante tomando en cuenta los temas de los que se hablan en el disco. Pareciera que el personaje está tratando de suicidarse.

Jajajaja, da para todo tipo de interpretación. Lo que pasa es que la persona que hizo la gráfica empezó a trabajar un día que le dije – ‘mira, el disco es más o menos así’-, y le toqué un par de canciones; no lo volví a ver hasta que terminé el disco. Entonces la portada y el álbum eran bastante aleatorias, parecían tener una libre relación.

Ahora lo interpreto de la siguiente manera: Éste personaje está metiendo la cabeza en el agua en lo que de alguna manera representa un tipo de paréntesis musical, desde hace años estoy eufórico con sonidos gruesos y chillones, éste es todo lo contrario, como si me hubiera aislado de la realidad. Es como cuando uno mete la cabeza en el agua y te aíslas de todo, no escuchas nada, sólo estás tú contigo mismo en silencio; lo que ves es un prisma y lo que escuchas llega de una forma distinta.

No es un suicidio jajaja, pero está bien. Yo mismo al principio pensaba que el tipo se estaba desdoblando o qué sé yo, no podía analizarlo. Me han dicho muchas cosas muy divertidas en relación a la portada.

¿Qué cosas chistosas te han dicho respecto a la interpretación de esa portada?

Uno me dijo que se estaba mirando los genitales. Que no hay agua jajaja y que está mirandose el ombligo en una referencia de verse hacia adentro. Yo decía – ‘sí, sí’-, porque no tenía una interpretación propia.

Tal vez Camilo, el diseñador, tenga algo que decir al respecto. Siempre hemos trabajado así… muy libre; desde que decidí llamarme ‘Gepe’ fue algo súper libre, me puse así porque me puse así y después adquirió un sentido fonético.

¿Con lo que me dices del paréntesis, quieres decir que no piensas seguir esta línea musical en los próximos discos, si no que quieres volver a lo orquestal de los pasados?

No, no, para nada. Siento que cada disco es un momento que le va sumando elementos lingüisticos a un relato más grande, que son los 6 discos más los 9 Ep’s. Éste disco es un paso más de ese recorrido.

Es como la vida misma.

Sí, uno va sumando experiencias. Uno carga con una mochila llena de posibilidades y va eligiendo la que te acomoda más en el momento o le hechas cosas distintas. Eso entendí yo, por lo menos, después de 6 discos.

Siempre a partir de cierto recorrido tienes tantas referencias que siempre quien te quiera analizar, va a hablar en relación a lo que hiciste anteriormente. En estas entrevistas me han dicho que he vuelto al principio o que no suena a ‘Estilo Libre’, hay tanto de qué hablar pero respecto a lo que hice en el pasado.

Yo sólo agarré ciertos elementos que tenía en mi mochila y proyectárlo a algo nuevo y actual. Quería hacer un disco en donde las grabaciones y la composición sucedieran en un momento corto. Fue un ejercicio que se suma a lo que hice anteriormente; no anula nada de lo que hice en el pasado.

Sí claro, todo suma pero no puedes borrar nada. En éste caso ¿qué crees que fue lo que se sumó en cuestión de influencias o dentro de tu cosmovisión?

No fueron elementos prácticos, fue en cuestiones espirituales. Bajé los niveles de ansiedad profundamente, la ansiedad que acumulé en los discos anteriores la saqué. Mi personalidad es ansiosa y yo necesitaba dejar ser, hacerlo rápido, no ser perfeccionista.

Por el lado práctico dentro de las letras hay un trabajo de desnudez y entrega mayor a los pasados. Fui más abierto en relación a descripciones; si quería describir a una persona lo hice de la forma más bonita, directa y sincera que podía. Me vacié para hacerlo.

Hay otras canciones que son medio bolero o cumbia y decidí ponerme en el lugar del interprete de estos tipos de música. Entonces pensaba en que los tipos de música tenían que ver con la añoranza de un amor, o la perdida del amor, etc. Traté de sumergirme lo más que podía y no mirarlo de fuera.

Justamente pasó la muerte de Juan Gabriel y no lo había escuchado nunca de una forma tan cuidadosa como lo hice ahora.

Perdí la ansiedad y gané mucho en sensibilidad y fuerza para éste disco. Además en lo instrumental hay una austeridad que es como el dejar ser, si la canción salió de cierta forma la respeto y no agrego más.

 

 

Justo te iba a preguntar sobre tu cover a ‘Las Flores’ de Café Tacvba. Ya la habías estado tocando desde hace varios años pero ahora al fin decidiste colocarla en un álbum ¿por qué lo decidiste?

La habíamos estado tocando desde hace ya un tiempo y siempre pasábamos un buen rato al hacerlo. Fue genial tocar una canción tan importante para un pueblo porque funcionó muy bien y a mí me encanta tocarla.

Me apropié de ella, la sentí propia al tocarla y siempre había querido grabarla. Como este disco es más acústico y rebosado, iba más con la naturaleza de mi versión.

¿Por qué empezaste a tocar ésta canción?

Siempre me ha gustado tocar covers. He tocado de Billy Idol, de La Ley, Julieta Venegas, etc. las uso en los momentos reposantes de los conciertos, como un interludio acústico.

Hay una historia muy divertida de ésta grabación. Un día yo estaba tocando en Brasil, muy lejos del estudio en donde mi productor estaba trabajando; ya teníamos una fecha para entregar el álbum cuando él se da cuenta de que había cantado mal una frase. No me quedó de otra más que cantarla al teléfono y que sacaran la grabación de ahí y aquella fue la que escuchas en el disco.

¿Qué opinas de aquella posibilidad de poder hacer música en tu celular o Ipad?

Me encanta, es una gran posibilidad y hay mucha gente que ha podido explotarla, dando su propia personalidad.

Hay un artista norteamericano llamado Ariel Pink que ha logrado formar un método de grabación tan potente como la misma canción. La canción es una cosa, pero el método de grabación es algo que le agrega significado a su música. El grupo Gorillaz grabó un disco en su Ipad y James Blake graba elementos en ProTools, algo que para los ingenieros es pecado.

Es súper bonito y sano poder grabar sin un equipo caro.

¿Has tenido ganas de experimentar con ello?

Claro, desde ‘Las Flores’ que la grabé con el teléfono, hasta la parte instrumental que la grabamos en un cerro. Todos estos casos han sido muy circunstanciales pero otro ejemplo divertido es que toda la batería de ‘Audiovisión’ fue grabada con cuchillos y tenedores porque no habíamos llevado baquetas al estudio. Algo ridículo pero bueno, lo logramos con cubiertos y quedó bien.

Siempre has estado muy interesado en hacer música muy latinoamericana y en colaborar con este tipo de gente, como Wendy Sulca y demás. Creo que al igual que ella, estás construyendo un personaje muy latinoamericano por ser tan colorido, festivo y lleno de estas sonoridades típicas….

¿Tú crees que se está limitando el abanico de las posibilidades de las bandas, o musicales?

Siento que están tomando más influencia e ideas de lo externo, lo anglosajón sobretodo

Ahh claro

Y te quería preguntar si tú ves ésto. ¿No te preocupa que la cultura y los sonidos latinoamericanos empieza a ser reducida y apropiada por ciertos nichos limitados?

Creo que hay un punto de inflexión, de cierta manera los latinoamericanos han tratado de replicar la música del primer mundo. Pero sucede también que a partir de artistas como Diplo ha pasado lo contrario, hay una canción con Little Me que tiene una base de reggaetón e influencias de la India.

Todo se está entrelazando culturalmente. Al parecer el primer mundo y el tercer mundo se están entre tejiendo culturalmente. Que un artista anglosajón extraiga elementos musicales de latinoamérica me parece súper bonito. Igual me parece súper lindo que artistas como J.Balvin sean #1 en países donde el español no es el primer idioma, como en Italia y Alemania.

No me parece malo que la gente latinoamericana esté cantando en inglés; sólo están usando los elementos culturales que hay a su alrededor. En ningún caso siento que un grupo chileno o mexicano tenga que usar aspectos culturales de su aspecto territorial.

En Chile hay un sello que se llama Piloto que usa sólo música tipo Mac DeMarco, pero también hay agrupaciones de gente que hacen música electrónica con música latina. Hay un grupo latino que se llama Dengue Dengue Dengue que entremezcla todo.

Los gringos cantan como coreanos, los coreanos como gringos. Se han abierto las posibilidades.

Mi disco favorito de éste año es el nuevo de Natalia Lafourcade Musa. Que es culturalmente muy significativo debido a que actualizó con los temas, los arreglos musicales y demás a una estética antigüa… música de la década de los 40 o 50. Usó los mismos elementos y los mismos sistemas que se usaban hace 80 años pero con el sentimiento fresco, eso es actualizar un estilo musical y demuestra la sabiduría de una artista como Natalia.

¿Crees que has llegado a eso también?

De alguna manera sí, pero me hace falta bajar los niveles de ansiedad y pensar en todo lo aprendido en éstos 6 discos. Estoy seguro de que algún día voy a hacer un buen compendio de todas las influencias y gustos en función de algo.

¿Cómo has estado luchando contra la ansiedad?, parece que es algo muy importante.

Ahh no, tampoco es algo que me haga tanto daño. Ya lo resolví como parte de mi personalidad, soy yo y he mejorado; por ejemplo, antes si me decían que tenía que esperar una hora para que me atendiera un doctor, yo me iba, no podía estár ahí.

Ahora en el trabajo, como en la música, ya me he dejado ir más por la parte intuitiva. Haber invitado a la Wendy e ir a Bolivia a grabar el video fue algo así, de repente lo decidí. Eso me ha ido resultado hasta ahora pero ya aprendí, gracias a Natalia, que a veces hay que relajarse y estudiar las cosas para entregar algo con mayor valor.