Fallece Thomas Feteke, guitarrista de Surfer Blood, a los 27 años de edad

// Por: Natalia Montes

Mar 31 mayo, 2016

Thomas Fekete ex guitarrista de Surfer Blood falleció ayer por la noche. A principios del año pasado anunció que fue diagnosticado de un cáncer bastante raro y por este motivo tuvo que abandonar su banda a meses de haber anunciado su disco 1000 Palms. El cáncer de Feteke se complicó y ocasionó que muriera a los 27 años de edad.

La noticia fue confirmada por su esposa Jessica a través del sitio GoFundMe, en el cual hicieron una campaña para recibir donaciones con el fin de poder cubrir los gastos médicos.

Feteke fue miembro fundador de la banda Surfer Blood en 2009. Con ellos lanzó un EP y tres álbumes de estudio, siendo el más reciente 1000 Palms, estrenado en 2015. Posteriormente, Thomas se dedicó a grabar el disco Burner en solitario, a la par que pasaba por sesiones de quimioterapia. Ese fue su último material.

Sus ex compañeros de banda expresaron sus condolencias a través de twitter al enterarse de esta lamentable noticia:

Esto fue lo que escribió su mujer en la página de GoFundMe: “Nuestro dulce Thomas falleció anoche de manera pacífica mientras dormía tomado de mi mano. Con un último respiro, se  liberó del dolor y el sufrimiento que había estado cargando durante mucho tiempo. Estoy llena de confort al saber que ya es libre y espero el día en el que me pueda reencontrar con él. 

Continuemos todos con el legado de Thomas al ser la mejor versión que podamos ser de nosotros mismos por el resto de nuestros días, y hagamos todo los posible por ayudar a otros en su honor. Si podemos intentar ser la persona que Thomas era, este mundo sería un lugar mejor.

Planeo organizar una celebración de su vida aquí en la playa en South Florida el primer fin de semana de julio, justo después de su cumpleaños el 1ro de julio. Compartiré detalles específicos tan pronto como pueda. Invito a todos aquellos que guarden a Tomas en su corazón que vengan a celebrarlo conmigo.

Fue un absoluto privilegio el pararme junto a Thomas y enfrentarnos ante este monstruo.  Aunque su cuerpo le falló, su mente y espíritu siguieron adelante. Nunca pasó un día en el que no estuviéramos llenos de esperanza. Nunca pasó un día en el que haya considerado tirar la toalla. Tenía un corazón noble, divertido, valiente, con un rayo de luz que todos sabíamos que estaría encendido hasta el día de su muerte. 

Thomas John Fekete, te amo y vivo para ti. Nada me hará más orgullosa que el poder ser tu esposa.

Ahora, mi ángel hermoso, encuentra a Bowie y toquen juntos.”